Carta a mis padres para salir del armario

Carta a mis padres para salir del armario

Por: Mauricio Rodríguez -

En el marco del mes Pride, conoce la historia de Mauricio Rodríguez y su carta a sus padres para salir del armario.

En el mes del Orgullo se celebra la aceptación y la inclusión, pero también se protesta por la igualdad y la violencia en contra del colectivo LGBT+, porque a pesar de los increíbles avances legislativos, falta mucho por hacer. Hoy en día, millones de personas alrededor del mundo sufren una constante violación de sus derechos humanos debido a la homofobia.

Por lo anterior, para muchos jóvenes resulta aterrador aceptarse como parte de la comunidad y es por esto que quisiera compartirles esta carta que les escribí a mis padres hace 5 años en el mes del Orgullo. 

Decidí hacerlo de esta forma para darles el espacio y tiempo necesario para procesarlo completamente. Sin duda fue la mejor ruta para nosotros como familia. 

Espero que esta carta te ayude a enmarcar tu propio coming out

Te deseo luz en tu viaje. 

¡Happy Pride! 

orgullo gayFoto: Shutterstock

25 de junio del 2015

Mamá y Papá,

Les escribo esta carta porque quisiera estar seguro de expresarme con las palabras adecuadas, lo cual no fácilmente podría lograr si se los dijera en persona. 

Quisiera reflexionar un poco sobre “el deber ser”, sobre las normas y comportamiento que la sociedad y la familia nos dictan. Todos en diferentes niveles vivimos preocupados por cumplir las expectativas que los demás tienen de nosotros como el trabajo que conseguimos y lo que decidimos estudiar, con quiénes nos relacionamos, a qué edad nos debemos casar, cuántos hijos tenemos o simplemente cómo debemos vestir y actuar; todo lo hacemos en función de pertenecer y ser aceptados por los demás y  nos malgastamos una eternidad pretendiendo ser quien no somos.

Estas normas y patrones de pensamiento que aprendí desde niño, me han afectado mucho. Tenía ideas erróneas plantadas en mi cabeza  y visualizaba mi futuro tal y como me habían dicho que tenía que ser; pero ese futuro que ahora es mi presente, es completamente diferente a lo que imaginé y le doy gracias al a vida porque así sea, porque soy más feliz y auténtico.

Resulta que decidí tomar las riendas de mi vida, me dí cuenta que vivía la mayor parte del tiempo triste y que siempre estaba al pendiente del bienestar de los demás menos del mío. Nunca me sentí del todo cómodo con las reuniones familiares, ni con amigos de la escuela o del trabajo porque no encajaba del todo, alejándome y temiendo que en algún momento fuera a ser juzgado y rechazado por ser diferente. Pese a esto, decidí tener el coraje para seguir lo que mi corazón e intuición me decían.

Hoy les escribo para decirles que soy gay y que después de un largo proceso de aceptación, por fin me siento con la madurez y entereza necesaria para expresarlo sin temor ni culpa, porque ahora soy una mejor versión de mí mismo;  más fuerte y completo.

Les confieso que al principio tuve mucho miedo de ser abierto en el tema por lo que mi salud mental y física se vieron afectadas al igual que mis interacciones con los demás, pero hoy les puedo decir que estoy del otro lado del miedo y del lamento porque hoy lo que único que tengo que lamentar es el tiempo que perdí en reconocerme frente al espejo. Pero bien dicen que nunca es tarde.

Estoy cansado de esconderme y mentirle a la gente que tanto amo como ustedes. Si tan sólo pudiéramos apreciar la perfección y el valor de cada una de las personas a nuestro alrededor y respetar nuestras diferencias, las personas como yo no tendríamos en principio que “salir del closet”. 

Ser gay es una parte de mí que aunque quisiera no puedo cambiar. Ser gay no es algo que elegí y tampoco es una consecuencia de las circunstancias buenas o malas de mi niñez, ni de la educación que ustedes me dieron.  La gente con la misma orientaciòn sexual que yo “nacemos” más no nos “volvemos” y es una condición que no nos hace ni mejores ni peores que los demás. Y aunque aún ser gay en esta sociedad tristemente sigue generando reacciones de repudio y odio, afortunadamente las cosas han cambiado y cada vez hay un mayor entendimiento y apertura a la diversidad.

Ser gay tampoco es lo único que me define como persona y sigo siendo el mismo que ustedes conocen; con valores bien plantados, un hombre responsable y un tanto inseguro, inteligente y soñador; un hombre de pocos amigos pero que no necesita de muchos porque los que tiene mueren en la raya por él; un hombre que odia el maltrato animal y que no entiende el fanatismo de la religión ni el racismo; un hombre que le gusta la fotografía y los festivales de música, que no soporta la prepotencia, que ama a su familia y que nunca duerme lo suficientemente bien por las noches.

Por favor no se preocupen por mí, les prometo que estaré bien, comeré mejor y seguiré persiguiendo mis sueños. Afortunadamente estoy rodeado de gente que me inspira e ilumina mi camino todos los días. 

Hoy les digo que gracias a ustedes soy un adulto exitoso e independiente que toma decisiones para bien o para mal y el haber elegido el camino de la verdad y el amor a mí mismo ha sido y será sin duda una de las mejores decisiones que he tomado en toda mi vida. 

Los amo.

El enano

-

Conoce otros testimonios en el mes Pride leyendo: 

Ya no podía imaginar cómo sería ser novia de una mujer, quería vivirlo con ella

El 99% de mi familia son cristianos, el otro 1% soy yo, la oveja de colores

Referencias: