¿Cómo estuvo tu semana?

¿Cómo estuvo tu semana?

Por: Licho -

Las primeras semanas de clases mostraron todos los puntos flacos de la segunda versión de "Aprende en Casa"


Mientras la tarde del domingo llega a su fin después tres semanas de "clases" (recordemos que era un repaso del ciclo pasado), miles y miles de familias se siguen preguntando si podrán sostener este ritmo de trabajo impuesto sin consulta y sin preparación alguna para los estudiantes (y madres, particularmente ellas).

Lo mismo sucede en la casa de los profesores y profesoras que, cual aprendiz de novillero, fueron lanzados al ruedo con solo sus ganas de hacerlo bien.

Las quejas no solo están en las redes sociales: cientos de medios de comunicación en todo el país reportaron durante la primera semana el caos, la molestia, y hasta la solicitud de cancelar el ciclo escolar; y es que, como lo mencioné en este espacio hace varias semanas, la SEP estaba más preocupada por cerrar un acuerdo con las televisoras para la transmisión de los cursos, que por explicarle a los interesados cómo se desarrollaría esta primera parte del ciclo 2020 - 2021

Ya sé, no les estoy contando nada que no sepan, pero quiero detenerme en este punto que tiene unas cuantas aristas. En primer lugar, las quejas dirigidas al cuerpo docente obvian que los maestros y maestras de escuelas públicas no han sido capacitados en el uso de herramientas tecnológicas como podría suceder con los y las que imparten clases en colegios privados. Aquí les compartí que, durante un mes, la preparatoria en la que ahora doy clases, trabajó con nosotros para subsanar esta posible carencia de habilidades y conocimientos. 

  Artículos Relacionadosya-sabes-como-tomara-clases-tus-bendiciones-hijos-educacion-television-internet-nuevo-ciclo-alicia-guzman-lichoopinion¿Ya entendiste cómo tomarán clases las #bendiciones?

  Artículos Relacionadosnueva-normalidad-regreso-clases-opinion-alicia-guzmanopinionLa "nueva normalidad" y el regreso a clases

Honestamente, ¿de qué o por qué los culpan? Muchos de ellos, personas mayores, están haciendo su mejor y mayor esfuerzo. Decoraron la pared detrás de ellos para que tuviera un toque más a salón de clases, pidieron ayuda a los integrantes más jóvenes de la familia para aprender a usar una computadora y aplicaciones como Zoom o Meet, se disculpan cada tres segundos con los chicos por su "torpeza", y buscan crear un ambiente que permitan a sus estudiantes seguir aprendiendo.

Durante todos esos días, el estómago se me hizo nuditos con cada agresión lanzada desde las redes sociales en contra de los "profes"; sin embargo, puedo entender el enojo de la contraparte... la molestia de las madres.

Cada uno de los más de 30 millones de alumnos y alumnas que regresaron a clases el lunes 24 de agosto están siendo acompañados, en su mayoría, por su mamá; una mujer que seguramente lleva las riendas del hogar y también debe tener un empleo, tema que ya hemos comentado en este espacio. No puedo imaginar el cansancio que las acompaña hasta que logran cerrar los ojos y concilian el sueño cada noche.

Y en medio de estos dos escenarios, hay un tercero, conformado por madres que son maestras o maestras que son madres, y que han creado iniciativas basadas en su experiencia. Este es el caso de Julia Cuéllar, co-creadora de Bitácora52, quien, a sus actividades como docente suma las clases de sus dos #bendiciones.

¿Cómo estuvo tu semana? 1

Bitácora52 - empodera tu emoción nace de la necesidad de encausar las emociones, porque es regla en nuestra sociedad guardar lo que sentimos, "maquillarlo", no dejar que el otro o los otros lo vean; sin embargo, para Julia y Mónica, su socia, lo importante es darle una salida creativa los sentimientos. ¿Por qué traigo a colación esto? Resulta que muchas mujeres están sumando frustración y enojo a todo lo demás que están sintiendo durante este encierro. 

Hace algunas semanas decidieron publicar tips para apoyar a las mamás en el regreso a clases. Ella remarca lo que he venido planteando respecto a que muchas mujeres, además, trabajan, y tienen que repartir su tiempo entre las labores del hogar, salón virtual - tareas, y todo lo que usted, lector/a/e, deseé agregar.

Ellas, junto con las mujeres que integran este círculo de confianza que tiene su sede en León, Guanajuato, se han percatado que todo lo ganado en estos últimos años, equidad de género en el trabajo y en la casa, se está diluyendo. "Vuelve la vieja escuela de asumir que a la mamá le tocan la cocina, la casa, los hijos... la escuela y, además, el trabajo". 

A todo esto se suma que, en muchos casos, hay por lo menos cuatro personas tratando de conectarse y hacer sus actividades. Julia pone en el acento en este punto, y menciona que nadie pensó (ni la SEP, ni las escuelas privadas, ni las empresas) en repartir horarios. Por ejemplo, "si los adultos trabajan en la mañana, pasemos la escuela a la tarde", pero "esto de construir todo en un mismo espacio y en un mismo horario, nadie lo pensó". 

  Artículos Relacionadosaprende-en-casa-sep-clases-en-linea-educacion-a-distancia-alicia-guzman-lichoopinionLas diferentes caras de las clases a distancia (2)

  Artículos Relacionadosclases-en-linea-cursos-online-sep-esteban-moctezuma-aprende-en-casaopinionLas diferentes caras de las clases a distancia (1)

La realidad es que la planeación no es nuestro fuerte como país.

Cada escuela, cada docente, cada familia lo ha ido resolviendo como puede y como mejor le parece. Y, aunque hay escuelas que han sido "conscientes" y no ponen horarios, sino fechas de entrega para alivianar la carga, el mensaje subyacente en la mayoría de los casos es "la mamá debe estar al lado"; lo cual significa que alguien asumió que las mujeres no trabajan y que pueden dedicar tooooodo su tiempo a estar con los niños durante sus clases y entregas, olvidando que hay una parte profesional y personal que también deben atender.

Podríamos, literal, escribir cientos de libros al respecto y no acabaríamos de contar las miles de historias de estas mujeres que, además de ser madres, ahora también son maestras. 

No se trata de echar culpas, sino de entender que todos y todas estamos aprendiendo a transitar por nuevos espacios y tiempos. Cada vez que nos venga a la mente un improperio contra la maestra o el maestro que todavía no son duchos con las nuevas tecnologías y que los tiempos los rebasan, pensemos que nosotros estamos, probablemente, en la misma situación.


__________________________________________

*Las columnas de opinión de Cultura Colectiva reflejan sólo el punto de vista del autor.

Referencias: