Ya es oficial, te puedes comenzar a preocupar

Ya es oficial, te puedes comenzar a preocupar

Por: Andrea Muhech -

Hoy en día, no necesitamos que nos den órdenes para reaccionar y exigir lo que nos corresponde... somos más solidarios, somos más generosos, nos cuidamos más.

Ya es oficial, te puedes comenzar a preocupar 1Foto: Shutterstock

Luego de una semana de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara que existe una pandemia, un par de días después del primer muerto, y ya que regresaron todos a sus casas del puente y de sus eventos como el Vive Latino o el partido América vs Cruz Azul, México tuvo su primera sesión extraordinaria y se aprobó que la Secretaría de Salud establezca las medidas necesarias para la prevención y control del COVID-19. Ya es oficial, los que pensaban que el tema les quedaba muy lejos pueden comenzar a preocuparse y unirse al gran porcentaje de la sociedad civil que no esperó instrucciones y ya se había movilizado o más bien inmovilizado.

Una de las características de las crisis en todo el mundo es que ponen en evidencia tanto la capacidad o incapacidad de las instituciones y de los estados, como la confianza y aprobación que han generado entre los ciudadanos. Muchas veces los gobiernos se ven rebasados por la sociedad organizada o de manera espontánea y esto se puede dar entre otras cosas por desconfianza o por necesidad.

  Artículos Relacionadoscoronavirus-pandemia-espana-madridopinionCoronavirus: el despliegue del fantasma

Según Mendoza y Alcázar (2017), la sociedad civil independiente y organizada en México surge a raíz del terremoto del 19 de septiembre de 1985 en donde se vieron esfuerzos de rescate y ayuda de forma inmediata, espontánea y orgánica sin esperar instrucciones. En tiempos más recientes y hablando de situaciones a grande escala, pudimos ver lo mismo con el otro temblor en el que cientos de voluntarios y brigadistas se movilizaron y las plataformas virtuales para conectar esfuerzos ciudadanos como @Verificado19s estaban a todo lo que da, con las marchas sobre diferentes temáticas, o con el paro nacional del día 9 en el que el que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) nos tuvo que dar “permiso” porque ya no le quedaba de otra. 

Por otra parte y hablando a menor escala y del día a día, podemos notar a los ciudadanos e incluso a estos que pertenecen al crimen organizado llenando huecos del estado por todos los rincones del país (tocando temas incómodos, con recordar el operativo del que salió libre Ovidio Guzmán y las raíces de esto debe de ser suficiente).

El tema aquí es que el gobierno está completamente rebasado y nosotros como sociedad también estamos rebasados y es por eso que nos ponemos nuestras propias reglas. El COVID-19 simplemente nos los vino a recordar.

  Artículos Relacionadoscoronavirus-cuarentena-espana-madrid-encierroopinionDía 4: #LosDíasDelEncierro de un mexicano en Madrid

Mientras el subsecretario de prevención y promoción de la salud decía que no había evidencia científica que probara que la restricción a los viajes podía tener un papel relevante para proteger la salud pública el 12 de marzo (Semple 2020), algunas universidades como el Tec de Monterrey ya estaban emitiendo el comunicado a sus alumnos sobre la suspensión de clases presenciales. Mientras el presidente decía “hay que abrazarse, no pasa nada”, ya habían cerrado los museos y galerías: Soumaya, Franz Mayer, Jumex, Casa del Lago, Papalote Museo del Niño, Kurimanzutto, y Proyectos Monclova entre muchos otros. Mientras por estar en “fase 1” todavía no eran necesarias las medidas y más de 114 mil personas (Arreola 2020) estaban presentes en los dos días que duró el Vive Latino; decenas de organizaciones de la sociedad civil (OSC), empresas, particulares, escuelas, restaurantes, bibliotecas, foros, teatros, salas, y gimnasios ya habían suspendido actividades públicamente. Mientras que la “clase política” se ponía en evidencia y minimizaba la situación no sólo no diciendo nada y encima oponiéndose a las medidas, cientos de extranjeros regresaron a sus países porque saben que es un hecho que las camas no alcanzarían en caso de emergencia y miles de ciudadanos nos preparamos y encerramos en casa.El lado negativo de la situación es evidente, tanto así que no quiero meter más de lo que ya hay en todos los idiomas y presentaciones a la cabeza del que me lea. Ahora bien, el lado positivo también existe (como siempre) y ese es que en este momento histórico estamos demostrando como sociedad civil ser más conscientes, proactivos, empáticos, y estar más despiertos.

Una gran cantidad de los ciudadanos han demostrado en estos días una vez más que podemos ser un excelente contrapeso al sistema que desgraciadamente está en crisis. Claro está que en un sistema ideal, el gobierno y la sociedad civil van de la mano y son complemento, sin embargo, hoy no es nuestro caso.

Hoy en día, no necesitamos que nos den órdenes para reaccionar y exigir lo que nos corresponde. Hoy en día, somos más solidarios. Hoy en día, somos más generosos. Hoy en día, nos cuidamos más. Hoy en día, estamos reconstruyendo de alguna manera el tejido social.

Desde casa vemos a decenas de personas regalar su trabajo a los demás e impartir rutinas de ejercicio para los días de aislamiento; desde casa vemos al mundo académico dar conferencias en las que comparten su conocimiento y a las universidades más prestigiosas impartir cursos en línea; desde casa escuchamos como los doctores arriesgan su salud por los pacientes; desde casa vemos a las empresas unirse a la causa aunque pueda significar una tragedia económica; desde casa vemos a Venecia llena de delfines y con el agua más clara que nunca; desde casa escuchamos historias de apoyo económico a los empleados; desde casa vemos a la gente reflexionar, meditar, dibujar, bailar… Desde casa pensamos en la gente que queremos; desde casa valoramos lo que ya no está y dábamos por hecho; desde casa reflexionamos sobre lo que es el ahorro y la familia; desde casa pensamos en los que están en una peor situación que nosotros; y desde casa nos reconfiguramos poco a poco.

  Artículos Relacionadosel-cloro-puede-provocar-que-tu-sistema-inmunologico-se-debiliteestilo-de-vida¡Cuidado!: usar cloro en exceso puede debilitar tu sistema inmunológico

Es un hecho que este momento representará pérdidas. Hablando nada más de lo económico, estiman que el costo oscilará entre -4.8% y -6.7% del PIB trimestral -en términos anuales- de acuerdo con los cálculos iniciales y que la caída del PIB del 2020 será de -0.6% a -3.9%, dependiendo de la velocidad de la recuperación (Rodríguez 2020). Hablando por otro lado de lo social, basta con voltear a nuestro alrededor y abrir cualquier medio de comunicación. Sobre ese punto, lo único que considero pertinente decir es que de esta situación no se huye y la magnitud de los costos dependerá de nosotros y que como hemos demostrado y podemos sentir ahora, el tejido social puede contribuir como paliativo.

Como digo anteriormente, el gobierno está completamente rebasado y nosotros como sociedad también estamos rebasados y es por eso que nos ponemos nuestras propias reglas. Eso, nos está sirviendo a muchos como despertar. No permitamos bajo ninguna circunstancia que el día que la tormenta pase se nos olvide lo que estamos construyendo a pesar de la lluvia, no nos demos por vencidos, que no nos rebase la situación, crezcamos en amor y cuidado propio para proyectar eso hacia afuera, y para finalizar, el día que todo esto pase no olvidemos cómo nos sentimos hoy.


Referencias: