El impacto ya está, pero la respuesta es lo importante

El impacto ya está, pero la respuesta es lo importante

Por: Andrea Muhech -

El coronavirus se está convirtiendo en una de las peores crisis globales actuales y desafortunadamente el clima político no es el mejor y la cooperación internacional es limitada

El impacto ya está, pero la respuesta es lo importante 1Foto: Shutterstock

En tiempos de emergencia, los gobiernos deben poner en pausa sus desacuerdos más pequeños y coordinar las políticas nacionales hacia un bien global. Como se ha demostrado en crisis pasadas (ejemplo: la financiera del 2008 en la que gracias a la cooperación se evitó, después de un año difícil, una segunda Gran Depresión) (Wright y Campbell 2020), la respuesta siempre tiene una mayor importancia que el impacto inicial. En todos los niveles del sistema, las dificultades van a existir perpetuamente; sin embargo, lo importante es saber identificar los distintos grados de riesgo que estas representan y asumirlos.

El coronavirus se está convirtiendo en una de las peores crisis globales actuales y desafortunadamente el clima político no es el mejor y la cooperación internacional es limitada. El escenario que vemos hoy es más autoritario, nacionalista, xenófobo, unilateralista, anti-establecimiento y anti-experiencia que en tiempos anteriores (Wright y Campbell 2020). El estado que tienen ahora la política y la geopolítica empeora la situación y sin duda, falta priorizar y tomar los temas con la seriedad que requieren. Hay momentos en los que la cooperación y poner en pausa otros problemas por un bien mayor es necesario. Hoy el bien mayor es la vida y la especie humana, por más dramático que pueda sonar.

  Artículos Relacionadosalimentos-fortalecer-defensas-prevencion-coronavirus-covid-19comida5 alimentos para fortalecer tus defensas y combatir el Coronavirus 

En Wuhan no se reconoció la magnitud del problema desde un inicio y se perdió tiempo valioso. Por otra parte; el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aborda el brote a través de su reelección, abolió (desde antes) la oficina que tenían dedicada a combatir epidemias, minimiza el riesgo diciendo (él y sus funcionarios) que el virus podría tener un final muy bueno o impulsar los empleos y que todo está bajo control (Wright y Campbell 2020), y evade el tema sobre su posible contagio (para los que no sabían, Trump estuvo con un ministro brasileño infectado en Florida).

Finalmente y para no irnos tan lejos; el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sigue viajando y dando abrazos por todos lados, diciendo que estamos preparados, ignorando lo que pasa con la economía, declarando que tenemos recursos para defender a nuestra gente, ocultando información, lavándose las manos diciendo que no es “todólogo”, y desprestigiando a sus críticos con afirmaciones que nos polarizan como sociedad. Señores, ¿no ven lo que está pasando? ¿apoco van a aceptar el tema hasta que no les quede de otra? Lo que sucede dentro de sus fronteras no lo es todo, ganarle a sus adversarios no lo es todo, y pararse en sus “mañaneras” a echarle la culpa a los demás y a llenar su país de paja mucho menos.

  Artículos Relacionadoscierran-la-torre-eiffel-de-paris-por-el-coronavirusviajesUn recinto más: cierran la Torre Eiffel de París por el coronavirus

La economía cae dramáticamente. La gente se contagia. La crisis profundiza la tendencia hacia la desglobalización. Las empresas cierran. Los hospitales se llenan. La gente muere. Nos volvemos intolerantes.

El turismo disminuye poco a poco. Las escuelas se detienen. Hay desinformación. Hay burlas. Las tiendas y farmacias se vacían. Hay pánico. En fin, hay todo menos cooperación.

El impacto ya está, pero la respuesta es lo importante 2Foto: Shutterstock

El mundo pide a gritos respuestas internacionales y muchos gobiernos, desafortunadamente, deciden minimizar el riesgo. Los líderes y sus asesores más hábiles deberían debatir y acordar las mejores prácticas para contener la propagación del virus en todo el mundo y no solo dentro de sus propias fronteras. Esto incluye dejar a un lado la lucha de poderes, comprender los límites de las prohibiciones de viaje, pensar en instituir una iniciativa económica, y emprender un esfuerzo masivo para encontrar la vacuna y garantizar que se distribuya ampliamente (Wright y Campbell 2020). Esto incluye pensar como sistema, priorizar, y simplemente pausar los temas menores. Ya habrá momento para otras cosas.

De acuerdo con Wright y Campbell (2020), el coronavirus se está convirtiendo en la tercera gran crisis del periodo posterior a la Guerra Fría después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y el colapso financiero de 2008 y podría cobrar un precio mayor que las otros dos. Por otra parte, esta demuestra los límites del populismo como forma de gobierno y refleja la verdad sobre las sociedades. La experiencia, instituciones, y la comunidad global (que existe aunque se les olvide) importa. Las respuestas, la cooperación y la confianza en las instituciones (que por algo fueron creadas) son más importantes y necesarias que nunca.

  Artículos Relacionadosnovela-predijo-el-coronavirus-the-eyes-of-darkness-koontzletrasLa escalofriante novela que predijo el coronavirus casi 40 años atrás

A nivel macro; este es el momento de aceptar la situación, dejar el orgullo a un lado, de que que los estados más fuertes apoyen a los de menor capacidad aunque sean adversarios (algunos expertos sugieren hasta levantar algunas sanciones temporalmente), y de no tomarse las  fronteras tan enserio porque las pandemias definitivamente no lo hacen. A nivel micro; llegó la hora de comprometernos, de informarnos, de acatar reglas, y de asumir la crisis de una manera responsable y sin pánico. Como dije antes, la respuesta siempre tiene una mayor importancia que el impacto inicial y los problemas reflejan la verdad sobre las sociedades. Internacionalmente, se deben esperar respuestas a la altura, individualmente, te la dejo a ti.

Sigue a Andrea Muhech en sus redes socuales:

Twitter: @andreamuhechg

Instagram: @andreamuhech

Referencias: