El feminismo no es mame

El feminismo no es mame

Por: Violeta Verdú -

Suena insólito y triste pero es verdad: han pasado años y seguimos luchando por los derechos de las mujeres

El feminismo no es mame 1Foto: Shutterstock

Llevo ya tiempo teniendo la sensación de estar sobre informada de todos los temas que acontecen a mi alrededor. Supongo que es algo que nos pasa a todos los usuarios de redes sociales y que estamos permanentemente bombardeados con más y más, y más, y más datos, y más, y más, y más posturas sobre un tema u otro.

El tema que en particular me hace mella es todo, todo lo que se dice a favor y en contra, en videos, en posteos, en memes, en tweets, respecto de la lucha de las mujeres en pro de nuestras garantías individuales. Soy mujer, claro está. Y soy mexicana y pertenezco a este mundo y me duele ver cómo mientras, como ciudadanas que somos, estamos intentando hacer algo, desde nuestras posibilidades, para detener estas masacres de género, todo a nuestro alrededor se vuelve más y más polémico. Todos hablan. Todos tienen algo más inteligente qué decir; todos opinamos  y hasta hoy, nada ha podido detener los tremendos actos de violencia perpetuados contra el género femenino, por haber nacido así.

  Artículos Relacionadosvioleta-verdu-blog-estimada-vecina-de-abajoopinionEstimada vecina de abajo… 

Dentro de este universo de luchas, hay posturas a favor y en contra -¿no se sienten tan perdidos como yo en el mar de circunstancias?- pero me llama la atención que el otro día un hombre, bastante empático con el tema, podría afirmar incluso que tiene la dosis mínima de machismo me decía que, esta moda del feminismo es cada vez mayor.

Volteé la mirada rápido buscando algún objeto para poder lanzarle pero, quiso la fortuna que no lo encontrara. Y respiré (después de todo, es lo que nos toca siempre, ¿no?: respirar, ser prudentes, no incomodar demasiado, en alguien tiene qué caber la cordura y siempre debe ser en nosotras). Respiré pero como no suelo quedarme con las cosas le aclaré que no, no es una moda; y que estoy segura que ninguna mujer del mundo hace esto por gusto, o como el meme de chucky: "Ay, qué aburrimiento. ¿Y si cerramos las calles pidiendo que dejen de matarnos?". Lo hacemos porque a lo largo de la historia hemos tenido que luchar a brazo partido por todo aquello que a los hombres se les otorga por derecho de nacimiento:

Todo ha sido una lucha para nosotras: estudiar, tener derecho al voto, conseguir mismas condiciones salariales,  a tener mejores condiciones laborales, tener derecho a la salud, a decidir sobre nuestro cuerpo. Cada cosa que a un hombre le tocan por definición, ha significado años de lucha y sacrificio para miles de mujeres que han dado, literal, la vida, para que yo hoy tenga el derecho de escribir lo que escribo. Entonces, visto así, le decía al macho alfa que se me fue achicando conforme la plática circulaba, no, no es una moda. No quiero ir a presumir mi camiseta morada el 8 de marzo ni me tomaré como día vacacional el 9.

  Artículos Relacionadoslaura-dern-discurso-oscar-2020-feminista-vioverduopinion¡Laura sí está!

Me molesta que hasta la fecha las cosas sigan tan mal como al principio. Me molesta saber que vivo en un país donde mi situación y mi seguridad se ven vulneradas porque soy mujer. Nada más por eso. Así que no, no se trata de modas, se trata de sumarnos a un grito que, independientemente de la corriente filosófica a la que pertenezca tiene una finalidad: que se nos respete en todos y cada uno de los sentidos.

Hay quienes dicen que ya están hartos del tema. Pues resulta que más hartas estamos nosotras, y no, así como las mujeres en los años 60 quemaban sostenes y escandalizaban al mundo usando minifalda, estamos dispuestas a seguir gritando, desde donde sea para ver si un día, la lucha por los derechos de las mujeres no es más que un episodio más de los libros de historia. Así debería de ser hace años pero, maldita sea, todavía queda mucho por hacer. Y sí: es tarea de todos.

                                                                                                                                      ¡FELICES PASOS!


Referencias: