Las pandemias que no han terminado

Las pandemias que no han terminado

Por: Daniel Alonso Rodriguez -

Covid-19 la pandemia que agudizó la violencia, la pobreza y las demás problemáticas sociales de nuestro país, pandemias que no han acabado.


La situación actual por la que atraviesa el mundo derivada por el virus SARS-COV-2 ha puesto en jaque a gobiernos e instituciones y ha demostrado la debilidad y fragilidad que como humanidad representamos ante la inigualable fuerza del orden de la madre naturaleza. 


Ante esta situaciones de tal magnitud, se nos ha pedido el poner en “pausa” nuestras actividades de corte social en los espacios públicos; agudizando las problemáticas sociales por la cuales nuestro país atraviesa, reflejando un aumento significativo en los casos de desempleo, al llegar a un punto donde distintas empresas optaron por despedir a trabajadoras y trabajadores para poder resistir la crisis económica que se avecina.


Distintos estudios señalan que los casos de pobreza en nuestro país podría llegar a más de 9 millones de personas que se sumarían al umbral de población que no puede adquirir una canasta básica, y de hambre, al agudizarse las desigualdades y la no seguridad alimentaria de millones de personas en América Latina.


Los casos de violencia presentes en los hogares mexicanos, para recuento de ello, los reportes señalan que en el mes de abril las llamadas telefónicas para denunciar violencia intrafamiliar aumentaron en un casi 50% con respeto a los reportes del mes anterior, a lo cual se suma la baja tasa de denuncia presente en México y la gran brecha de desigualdad presente en muchas regiones de nuestro país donde además, las víctimas no tiene acceso a herramientas que le permitan hacer una denuncia desde el hogar, o información misma que les presente la alternativa de hacer uso de estos mecanismo. 


Esta situación—la pandemia nos ha demostrado la gran necesidad presente de no detener las acciones en pro de los derechos de todes, de la dignidad y de la paz. Desgarra el corazón y llena de rabia el saber que jóvenes como Diana en Nayarit, se le arrebató la vida mientras cumplía las indicaciones de aislamiento social voluntario; llena de impotencia el saber que nuestra hermana indígena, Leonila, perdió la vida de igual forma en su hogar, asesinada por su cobarde esposo mientras vivió bajo el estigma y la plena violación a su derechos y de las más de 9 mujeres que diario son asesinadas en este país por el simple hecho de ser mujeres y de todas las voces que llaman al apoyo y la justicia y no son escuchadas. 

Las pandemias que no han terminado 1

La lucha por los Derechos Humanos no está en pausa, la lucha por los derechos de la población LBGBTTTIQ+, la lucha por la paz y la dignidad siguen de pie pues esta es una pandemia de constantes violaciones a los derechos humanos, la pandemia de hambre en millones de hogares, la de inseguridad que le roba la tranquilidad a comunidades enteras, la de discriminación, la pandemia de odio y racismo que segrega a millones de personas, la de clasismo, la del patriarcado y la de la desigualdad que condena a millones, siguen activas en todas las regiones de México. 


Desafortunadamente, las “curvas” de casos no se ha podido disminuir y tristemente se han normalizado y tolerado, todos los días distintos sectores con su accionar nos han intentado hacer creer que ver un México de derechos y justicia es cada día mas lejano, sin percatarse que la sociedad civil es quien se levanta para poder seguir construyendo este maravilloso país día con día, que millones de niñes, jóvenes y adultos desde su esfera construyen a esta nación y hacen frente a todas estas problemáticas que limitan y vulneran el pleno acceso y ejercicio de nuestros derechos, demostrando que México sigue vivo, que la sociedad civil se mantiene en una constante resistencia ante la injusticia, la represión y la violación a los derechos de los todes. 


DARP

#MéxicoEnPaz.

Referencias: