PUBLICIDAD

OPINION

“Después de no tener a veces que comer, esto fue una gran bendición”

Tlaxcalli es el restaurante de comida tradicional que Celeste Jiménez fundo en conjunto con su esposo, y el día de hoy son un ejemplo de trabajo y esfuerzo. Pese a la pandemia, siguen en pie de lucha llevando la sazón de la Huasteca Hidalguense a los paladares de sus clientes.

Por: Daniel Alonso Rodríguez

Amigas y amigos, quiero compartir en este espacio la historia de una gran persona y ejemplo de superación, Celeste Jiménez. Oriunda de Atlapexco, Hidalgo; quien, a causa de problemas de salud de su mamá, los cuales la impedían ver y caminar, inició a cocinar desde los 5 años; recuerda que subía a un cuartillo para alcanzar la estufa o fogón y ahí surgió el gran amor que le tiene ahora a la cocina y al rico sazón huasteco.

Con melancolía recuerda como llevaba a su mami a todos lados en su silla de ruedas pasando por caminos de piedras y de difícil acceso en su región natal. Tras fallecer su mamá decidió mudarse a la Ciudad de México, antes Distrito Federal, para trabajar en empleos domésticos. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A su mamá la recuerda con orgullo y la describe como una guerrera y una gran mujer, fueron sus enseñanzas que la motivaron por vez primera a vender chalupas y pambazos, negocio que después se convertiría en Tlaxcalli, El Sazón de la Huasteca. 

Del primer negocio, nos cuenta que con mucho esfuerzo y con ayuda de su esposo compraron el comal, del segundo platica que después de vender algunas de sus cosas, con ayuda de la familia y trabajo duro, después de una travesía difícil, lograron concretar este gran proyecto que hoy es sustento de cinco familias hidalguenses.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En secreto nos relatan que cuando abrieron Tlaxcalli, un 30 de enero de hace ya casi 5 años, publicaron en redes sociales e invitaron a amigos y familiares, sin espera de que llegara mucha gente, sorpresivamente iniciaron con el pie derecho, “después de no tener a veces que comer, esto fue una gran bendición”.

Posteriormente, con apoyo familiar, sacaron a crédito una moto, y “a la brava” aprendieron a manejar e implementaron el servicio a domicilio, que junto con el volanteo, rindió muy buenos frutos, aún ante esta pandemia y tiempos difíciles para todos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Hoy, pese a las dificultades derivadas de esta pandemia, y que la misma les bajó la clientela en un 70%, siguen de pie, esto gracias a los clientes y al trabajo en equipo de quienes integran Tlaxcalli. 

Ubicados en calle cerezo #127 Fracc. El saucillo, Mineral de la Reforma, Hidalgo, De nombre Tlaxcalli, del náhuatl “Tortilla”, nos invitan a degustar del original y tradicional sabor de la Huasteca Hidalguense, donde podremos encontrar deliciosos platillos como la mojarra empapelada, cecina tradicional, huevos en hoja de plátano, café con piloncillo, pan huasteco y sin fin de exquisitos platillos orgullo del legado gastronómico de la región Huasteca.   .  

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Celeste orgullosa de su origen, su pueblo y tradiciones nos aconseja a generar ideas positivas y aferrarnos a nuestros sueños y lo que nos motive. Un servidor los invita a conocer este magnifico lugar, a deleitarse con el tradicional sabor de la huasteca y sobre todo a consumir local y apoyar a nuestros pequeños y medianos negocios. 

__________________________________________

*Las columnas de opinión de Cultura Colectiva reflejan sólo el punto de vista del autor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD