7 cosas que te convierten en un activista de sofá
Tecnología

7 cosas que te convierten en un activista de sofá

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

1 de febrero, 2017

Tecnología 7 cosas que te convierten en un activista de sofá
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

1 de febrero, 2017

Escribe tu mierda sarcástica desde tu habitación oscura
porque eso es lo que se estila hoy en día.
-"The Social Network"


Con la llegada de las redes sociales se creó una nueva era de mala información.
Aunque pensemos que Facebook es una plataforma en la que los problemas mundiales se solucionarán si tan sólo se atrae la atención de más gente, la realidad es muy distinta. La red social nos encierra mucho más de lo que pensamos. Cuando damos like a nuestros gustos y tenemos a los amigos más cercanos, es poco probable que se nos presente una perspectiva ajena a todo lo que conocemos. Ese hecho ha influenciado el nacimiento de los llamados activistas de sofá. Aquellos que piensan que usando Internet salvarán al mundo y se niegan a ver lo ineficiente que resulta su esfuerzo.

activista de sofa matrix


Estos activistas de sofá suelen tener distintas ideologías basadas en algunas cuantas citas no verificadas de Marx, Lenin o el propio Ernesto Guevara y no poseen ningún conocimiento serio sobre política o economía (práctico o teórico) más allá de lo que ven en las noticias de TV o en los artículos falsos que encuentran en Internet –la gasolina que enciende su pasión guerrera–. Si conoces a alguien que asegura que con otro millón de firmas en Change.org el presidente dejará su cargo, creamos una lista de unas cuantas de sus características:


-
No van a las marchas

activista de sofa

Un básico. Su principal atributo es su inactividad en la vida real. Se limitan a compartir los videos de los protestantes y hacer una cobertura a cada minuto de lo que sucede en las calles. Se enorgullecen, pero tienen miedo de salir y situarse a la vanguardia y enfrentar el problema. Además, desconoce que las marchas tienen el propósito de generar una acción disruptiva, no sólo gritar sobre lo poco que se sabe o transformar al mundo.


-
No tienen conexión alguna con otros grupos

activista de sofa

Guerreros individuales detrás de monitores. Sus únicos compañeros son aquellos con los que hacen amistad en redes sociales y no tienen ni idea de cuáles son las distintas personas y organizaciones que trabajan afuera día a día por un cambio. No generan propuestas y no tienen una ideología clara. Cuando se encuentran con otros grupos de personas, es probable que se alejen si no concuerdan en todas sus ideas.


-
Sólo comentan en redes sociales y se rehúsan a debatir

activista de sofa tecnologia

Aquellos que escriben párrafos en cada una de las noticias de Facebook desde la comodidad de su cama, son activistas de sofá. Creen que sus comentarios e insultos hacia el gobierno harán una diferencia, pero no sirven de nada. Los individuos con la inteligencia suficiente, sabrán que las redes sociales tienen un alcance y ayuda limitada y que si no se generan propuestas que se materialicen en acciones concretas, sólo parecen niños gritándole al muro.


-
Creen que siempre tienen la razón

activista de sofa mr robot

Aunque su opinión o solución esté llena de problemas y sólo sea realizable en un mundo de fantasía, todo el tiempo estarán convencidos de que tienen la razón y de que aquellos que no estén de acuerdo –incluso los que tengan mejores propuestas– son idiotas o más soñadores que ellos. Tiene que ver con un complejo de superioridad (consecuencia del uso de Facebook) y es inevitable encontrar a estos individuos en cada post político.

-
Comparten noticias sin corroborar la fuente

activista de sofa internet

Error principal. Caen en casi todas las trampas de otro tipo de parásitos de Internet –quienes sólo se encargan de difundir noticias falsas para mantener enojados a todos los grupos sociales–. Creen fantasías que en ningún universo serían posibles sólo porque un sitio web lo publica y explica otra característica: su constante manejo ineficiente de los datos.


-
Son fervientes seguidores de la teoría de la conspiración

activista de sofa hacker

Tienen la creencia de que cuando muere alguien famoso u ocurre algún accidente, se trata de una cortina de humo para ocultar trabajos sucios del gobierno. Piensan que los líderes tienen una sincronización perfecta con los hechos del mundo y que todo es una conspiración, en lugar de utilizar el pensamiento crítico para ir más allá de la simple especulación y no sólo formular el problema, sino establecer sus posibles soluciones.

-

Creen que Change.org cambiará el mundo y que es fácil ser Anonymous

activista de sofa anonymous

En general piensan que el poder de Internet es interminable y que convertirse en hacker es asunto de dos días. Quizás es un pensamiento positivo, pero en realidad no ocurre así. A pesar de ser un espacio reconocido para expresar una inconformidad sumaria, Change.org es sólo un sitio web con buenas intenciones que no tiene relación alguna con las figuras jurídicas de plebiscitos o referéndums en ninguna legislación nacional. Puede haber cien millones de firmas en la red, pero no significa que un presidente renunciará –ni siquiera un funcionario menor– si el activismo virtual no salta a la realidad, a las calles.


-
Cuando decimos "parásitos de Internet" nos referimos a que sin esa herramienta mediática, esos peculiares personajes no serían nada. Serían personajes molestos leyendo el periódico, pero sin el valor de salir a las calles a expresar su molestia. Los activistas de sofá se ocultan bajo una manta, seguros en su línea de defensa, pues cuando alguien no está de acuerdo pueden apagar la pantalla y ganar la batalla. Quién diría que personas que buscan tanta libertad estén tan encerrados en una jaula hecha por ellos mismos.




Referencias: