PUBLICIDAD

TECNOLOGIA

La avispa que vuelve zombies a las cucarachas

¡Parece que el 2020 es el año de la avispa!

Aunque compartimos el mismo planeta, algunas veces parece que el universo de los insectos es uno paralelo al nuestro, que se desenvuelve completamente en teorías de ciencia ficción. Estos pequeños seres diario se juegan la vida esquivando potenciales peligros; las cucarachas por ejemplo, tienen un predador que gusta convertirlas en seres autómatas, una especie de “cucarachas-zombie”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Se trata de los insectos conocidos como “avispa esmeralda”, su nombre científico es Ampulex Compressa y su modo de ataque es muy parecido a la imagen conocida que tenemos de grandes felinos acechando y atacando a su presa, en este caso, las impopulares cucarachas. El ataque de las avispas consiste en clavar su aguijón directo en el sistema nervioso de las cucarachas, ubicado en un ganglio torácico, e inyectar veneno que inmovilizará unos segundos sus patas traseras y después inyectar más veneno en la cabeza de las cucarachas, finalmente estas perderán todo sentido y reflejos y únicamente se dedicarán a transportar los huevos de la avispa. Cuando nazcan las larvas, aprovecharán la condición “zombificada” de la cucaracha y la comerán.Foto: D PlayEste comportamiento es bien sabido entre los biólogos y entomólogos, sin embargo, Ken Catania, biólogo investigador de la Universidad de Vanderbilt, recientemente publicó los resultados de una investigación en la cual prueba que las cucarachas tienen un potencial remedio ante el cruel destino inyectado por las avispas, al alcance de sus manos, o patas, literalmente.

A través de observar a detalle el ataque de las avispas esmeraldas hacia las cucarachas, Ken Catania, con ayuda de cámaras con tecnología super lenta y de acercamiento pudo notar que algunas cucarachas lograban evitar el ataque, lanzando una fuerte patada con una de sus patas traseras, después de esto la avispa se retira buscando una cucaracha más pequeña e inexperta. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: UAH

El veneno

Las avispas esmeralda viven al Sur de Asia, África e islas del Pacífico y suelen atacar a tres tipos diferentes de cucarachas; Periplaneta Americana, Periplaneta Australasiae y Nauphoeta Rhombifolia. El veneno que las avispas inyectan en las cabezas de las cucarachas, bloquea los receptores de un neurotransmisor llamado octopamina, es decir, desactiva el centro que coordina los reflejos y la respuesta de huida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las avispas aprovechan la confusión, para cortar las antenas de las cucarachas y conducirlas hasta su guarida y colocarle un huevo en el abdomen. Tres días después nacerá la larva que se alimentará de la cucaracha hasta formar una pupa dentro de la cucaracha de la cual emergerá una avispa.  Pero, si la avispa no deposita ningún huevo en la cucaracha, está podrá recuperarse en cuestión de días. 

Curiosamente algunas investigaciones han determinado que las moléculas de este veneno podrían contribuir en el desarrollo de un tratamiento del Párkinson, ya que una secuencia corta de aminoácidos de este veneno, podría reducir el número de muertes celulares asociadas a esta enfermedad.Foto: Despertar Sabiendo

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ahora lo sabes, si conoces a alguna cucaracha, lo mejor será que le digas que si se topa con una avispa esmeralda, la clave está en darle una patada karateka para minimizar el ataque, y así salvarse de la vida de zombie.

En portada: ABC

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También te puede interesar: 

¿Qué pasa cuando una mosca se para en tu comida?

Por qué abandonar tu tortuga en un río es lo peor que puedes hacer

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

7 parásitos que controlan la mente y obligan a otros seres vivos a matarse

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD