NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

14 datos pesimistas sobre la felicidad que te harán una persona más madura

7 de febrero de 2018

Alonso Martínez

Negarse a ver lo negativo en el mundo no influye en la felicidad, sólo nos ciega ante las circunstancias y nos impide pensar de una forma genuinamente objetiva.



Hemos aprendido a no ser felices.


Es decir, nuestros padres y ancestros nos han enseñado que todo lo que ellos creían que conformaba la felicidad era sólo una mentira. Ellos creían que el matrimonio, los hijos, el amor, el poder y el dinero nos podían hacer sonreír por la eternidad, pero los hemos visto fracasar, sabemos que una pareja no nos asegura la calma, tampoco los hijos, que el amor quizá no existe, que el poder corrompe y que el dinero se va.


Hoy, lo único que vemos es un mundo en el que parece que es imposible hallar un poco de paz. Toda nuestra generación se hizo pesimista y, al igual que nuestros antepasados, tratamos de encontrar satisfacción genuina donde quizá nunca la hallemos: likes de Facebook, nuevas experiencias, o a través de rutinas alternativas, pero lo cierto es que la felicidad depende de distintos factores y algunos de ellos están fuera de nuestro control.




Así, para contrarrestar el pesimismo que nos inunda constantemente, usaremos otro tipo de negatividad: la de la ciencia, la cual siempre ofrece una explicación lógica a los fenómenos que nos suceden constantemente. Desde hace poco la psiquiatría y la psicología han tratado de explicar en qué consiste la felicidad, y aunque no hay una sola respuesta concreta, hay distintas conclusiones a las que han llegado y que nos revelan, para nuestra poca fortuna, que una parte de la satisfacción que buscamos no depende de nosotros y que quizá nuestros padres y ancestros tenían la razón...


-

La felicidad es subjetiva, cada quien tiene su propia definición y muchas veces es difícil saber cuál es la nuestra.


-

El 40 % de la felicidad se controla por los pensamientos, acciones y comportamientos que tenemos todos los días.


-

El 50 % de la felicidad está determinada por factores biológicos. Lo que significa que nuestra alegría depende de nuestros genes. Puede que estemos "programados" para ser muy felices, pero también es posible que lo estemos para sentirnos insatisfechos.



-

Sólo el 10 % depende del entorno o las circunstancias en las que nos encontremos. Como nos acostumbramos a las situaciones conforme pasa el tiempo, no es tan importante su influencia en nuestro nivel de felicidad.


-

La felicidad es una habilidad y podemos "ejercitarla", pero si nos rehusamos a "entrenar", jamás lograremos sentirnos a gusto con nosotros mismos.


-

Negarse a ver lo negativo en el mundo no influye en la felicidad. Sólo nos ciega ante las circunstancias y nos impide pensar de una forma genuinamente objetiva.



-

La felicidad no llega cuando cumplimos una meta deseada. Si nuestros pensamientos no encuentran "paz", no nos sentiremos satisfechos.


-

Las adversidades ayudan a aprender y a conocernos mejor para ser felices. Forma nuestra identidad y nos ayuda a ver un futuro más optimista.


-

Las personas que afirman que su vida importa o significa algo son más propensos a ser felices, ya que tienen estados de animo más estables y suelen involucrarse con otras personas para reforzar su relevancia. Algunos eligen dedicar su tiempo al trabajo, otros a la religión, a tener hijos o seguir metas que los ayuden a sentirse mejor con sus ideales.



-

La felicidad depende de qué tanto tiempo compartimos con otras personas. Aquellos que pasan de 6 a 7 horas con sus amigos o familiares se sienten con menor cantidad de estrés.


-

Las personas que expresan gratitud hacia otras personas o un ser superior han reportado mayor nivel de felicidad.


-

Si no apreciamos las pequeñas cosas es menos probable sentirnos mejor con nuestro entorno, por lo que no podríamos sentirnos más felices.



-

Los países que reportan mayor nivel de felicidad hasta el 2017 son: Noruega, Dinamarca, Islandia, Suiza y Finlandia, ninguno de esos países se encuentra en el continente Americano (pero tampoco ninguno de los menos felices). Esto está influenciado por el producto interno bruto de cada nación.


-

Uno de los factores más importantes es tener el apoyo social de nuestros amigos o tener a alguien con quién contar (un familiar, pareja, hijo, etc), así que si no tenemos uno, no lograremos encontrar la felicidad tan fácilmente.



-

Así es. Las personas que tienen hijos, pareja o un amigo, y hasta religión puede que sean más felices. Claro que no es una generalización, pero se ha demostrado que esos factores sí influyen en la satisfacción de una persona. Tal vez nuestra generación aprendió de la forma errónea y nos hicimos pesimistas en lugar de encontrar alternativas razonables, conociéndonos más a profundidad. Esos datos no sólo son informativos, sirven como buenos consejos para sentirnos más cómodos y finalmente encontrar la felicidad que tanto buscamos.



TAGS: Mente Ciencia Datos curiosos
REFERENCIAS: Elite Daily Happify Tech Review

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

8 cosas que puedes hacer para conocer lo mejor de México en una semana 20 fotografías eróticas para tirar el machismo mexicano a la basura 5 días del año en los que es más probable que termines con tu pareja Duchas vaginales: el anticonceptivo más usado en la historia 7 mitos sobre la impotencia sexual que te hacen infeliz en la cama y debes dejar de creer La enfermedad que le impide al 20 % de las mujeres llegar al orgasmo

  TE RECOMENDAMOS