Por qué los genes de la homosexualidad mejoran el sexo de los heterosexuales

Viernes, 2 de noviembre de 2018 15:05

|Alejandro I. López
genes de homosexualidad sexo

Según la investigación más grande al respecto, es probable que los hombres heterosexuales con mucha actividad sexual sean portadores de los genes que predisponen la homosexualidad.


La herencia genética se transmite de generación en generación a través del proceso más acabado que los seres vivos han encontrado para reproducirse: el sexo. La reproducción sexual garantiza la diversificación de los genes, además de ser el vehículo idóneo para crear individuos mejor adaptados al medio, tomando las mejores características de los dos organismos que dan forma a un nuevo ejemplar… pero ¿cómo prevalece un gen aún cuando no se puede reproducir?


Tal es la paradoja de los genes humanos que predisponen a la homosexualidad, pues se enfrentan a una contradicción aparente:


Si la predisposición a la homosexualidad es un mecanismo biológico anidado en los genes, ¿cómo habrá de persistir y aportar en la evolución humana, si la reproducción de las personas gays es cuantitativamente menor que la de un individuo heterosexual?


genes de homosexualidad sexo 1


La respuesta más aceptada al respecto es que estos genes buscan otras formas distintas de la reproducción para transmitirse. Una investigación –la más grande hasta el momento respecto a la genética de la orientación sexual– ha aportado algunas pistas valiosas para comprender lo anterior. Según Antonio Regalado para el MIT Technology Review:


«Los mismos factores genéticos que predisponen a la homosexualidad también pueden aumentar el número de parejas sexuales y el "éxito en el apareamiento" cuando aparecen en personas heterosexuales».


A pesar de que distintos estudios científicos han demostrado la existencia de un componente genético en la homosexualidad –tal y como ocurre con todas las conductas y preferencias humanas–, la identificación precisa de los genes que promueven esta preferencia sexual aún no ha sido posible. De la misma forma, este componente genético no puede aislarse del sinfín de factores sociales y culturales, pues hacerlo abre la puerta a malinterpretaciones y posiciones estrictamente científicas que pueden resultar discriminatorias.


genes de homosexualidad sexo 2


Según Regalado, «la búsqueda seguía dos líneas. Primero, el equipo utilizó los datos de ADN de más de 300.000 heterosexuales que informaron de la cantidad de parejas sexuales que habían tenido. Luego, para encontrar los genes vinculados a lo que los investigadores denominan "comportamiento no heterosexual", el equipo también identificó a unas 28.000 personas que respondieron afirmativamente a la siguiente pregunta de la encuesta: "¿Alguna vez ha tenido relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo?”»


Al analizar los resultados, los investigadores encontraron al menos «cuatro regiones del genoma masculino relacionadas estadísticamente con el hecho de haber tenido relaciones sexuales con alguien del mismo sexo, y cerca de 40 regiones relacionadas con heterosexuales que habían tenido más o menos relaciones sexuales».


genes de homosexualidad sexo 3


No obstante, la preferencia sexual es una elección estrictamente personal e íntima y por lo tanto, imposible de comprobar en términos científicos de la misma forma que una prueba química reacciona una sustancia, o se calcula una magnitud física con exactitud.


A partir de los datos arrojados, es posible plantear que los factores genéticos que predisponen la homosexualidad pueden influir positivamente el aumento de parejas sexuales en personas heterosexuales, pues tal sería una estrategia evolutiva para asegurar el éxito en el apareamiento y por lo tanto, su herencia en las siguientes generaciones.


Por lo tanto, es posible que los hombres heterosexuales con mayor actividad sexual posean más de los genes que predisponen a la homosexualidad y funcionen como una vía para asegurar su herencia. Conoce más sobre el tema luego de leer “Hechos científicos para reconocer que la homosexualidad es genética”.


REFERENCIAS:
Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS