Qué es la ciencia según Leonardo da Vinci
Tecnología

Qué es la ciencia según Leonardo da Vinci

Avatar of Evelio Mtz

Por: Evelio Mtz

22 de junio, 2017

Tecnología Qué es la ciencia según Leonardo da Vinci
Avatar of Evelio Mtz

Por: Evelio Mtz

22 de junio, 2017


Leonardo da Vinci es uno de los grandes genios del pensamiento Occidental. El florentino nos ha legado grandes obras de arte, así como un tesoro en forma de cuadernos en los que reflejó sus inquietudes e intereses; algunos que abarcaban temas aplicados como la anatomía, la dinámica de fluidos, la dendrocronología o las matemáticas; otros más teóricos como la naturaleza y la utilidad de la ciencia.

Se calcula que se conservan más de seis mil páginas de cuadernos de Leonardo, repletos de anotaciones, esquemas y dibujos; algunas de éstas se han publicado en español en formato de libro. Una de las ediciones que nos permiten asomarnos a la riqueza de pensamiento del pintor es "Aforismos", editado por Eduardo García de Zúñiga y puede consultarse en la página de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. De esta obra se extraen algunos fragmentos que nos muestran la concepción que da Vinci tenía de la ciencia, y cómo esto le llevó a enfrentarse a lo que él denominaba "ciencias ocultas". 


contra las ciencias, Leonardo da Vinci


La idea que tiene Leonardo de la ciencia está en consonancia con el periodo histórico en el que vivió: el Renacimiento. Por eso para él sólo era aquella actividad que dependía de los sentidos y podía ponerse a prueba a través de ellos: 

"Pero vanas y llenas de errores me parecen aquellas ciencias que no nacen de la experiencia, madre de toda certidumbre, ni terminan en una noción experimental; es decir, tales que ni su origen ni su medio ni su fin pasan por ninguno de los cinco sentidos".

"Pero las verdaderas ciencias son las que la experiencia ha hecho penetrar por los sentidos imponiendo silencio a los argumentadores y no nutriendo de sueños a sus investigadores; las que, sobre los primeros principios conocidos, proceden sucesivamente y con verdadera ilación hasta el fin, como se ve en los elementos de las matemáticas, o sea en el número y la medida (en la aritmética y la geometría), que tratan con suma verdad de la cantidad continua y de la discontinua".

"Todo nuestro conocimiento nos viene de las sensaciones".

La importancia de la experiencia, de la participación de los sentidos, para la adquisición de conocimiento implica para Leonardo que hemos de desconfiar de aquellos que intentan imponernos sus criterios, sus opiniones con base a su autoridad:


aforismo leonardo da vinci


"Muchos creerán razonablemente poderme censurar, alegando que mis pruebas van contra la autoridad de ciertos hombres, dignos de gran reverencia para su juicio inexperto, sin considerar que ellas vienen de la simple y mera experiencia que es la verdadera maestra".

"Quien discute alegando la autoridad, no aplica el ingenio sino la memoria".

Leonardo expresa esa desconfianza hacia la fuerza de la autoridad y remarca que la ciencia, la certeza sobre los asuntos, no puede obtenerse mediante un simple esfuerzo de razonamiento alejado de la experiencia:

"Si tú dices que las ciencias que empiezan y terminan en la mente son verdaderas, ello no puede concederse, sino, antes bien, negarse, por muchas razones, y ante todo porque en tales discursos mentales no interviene la experiencia, sin la cual no existe ninguna certeza".

"Ninguna certeza existe allí donde no puede aplicarse alguna de las ciencias matemáticas o de las que están unidas con ellas".



La concepción de Leonardo sobre lo que es la verdadera ciencia es incompatible con algunas actividades humanas, que el genio florentino identifica como “ciencias ocultas”, expresión con la que hacer referencia a la investigación sobre temas como la existencia de Dios:


"Si dudamos de cada cosa que pasa por los sentidos, cuánto más debemos dudar de las cosas rebeldes a esos sentidos, como la esencia de Dios, la del alma y otras cuestiones similares, sobre las cuales siempre se discute y es disiente. Y sucede en verdad que, cuando falta el razonamiento, se le suple con palabrerío, cosa que no ocurre cuando se trata de cosas ciertas. Diremos, pues, que si hay ruidosas discusiones no hay verdadera ciencia, porque la Verdad tiene un sólo término, el cual una vez hallado y hecho público, el litigio queda destruido para siempre y, si resurge, es porque sólo hay ciencia mentirosa y confusa y no certidumbre nata".


leonardo da vinci afroismos y ciencia

Leonardo es especialmente duro con lo que él denomina nigromancia:

"Pero la nigromancia es verdadero estandarte y bandera echada al viento, para servir de guía a la necia multitud, que muestra con sus clamoreos los infinitos efectos de tal arte. Circulan libros llenos de afirmaciones referentes a la acción de los encantamientos y de los espíritus, que hablan sin lengua y sin aquellos instrumentos orgánicos indispensables para la palabra; y no sólo afirman que tales espíritus hablan, sino que les atribuyen la capacidad de transportar grandísimos pesos, de provocar lluvias y tempestades, y de convertir a los hombres en gatos, lobos y otras bestias; ¡por más que, en calidad de bestias, deberían, en primer lugar, contrastar los que semejantes cosas afirman!".


El genio florentino se pregunta cómo es que, si tan notorios podrían ser los beneficios de contactar con y dominar a los espíritus, nadie ha dado muestras de haberlos obtenido:


"Cierto es que si existiera la nigromancia, como lo creen los pobres de espíritu, no habría sobre la Tierra nada que la igualara en daño o en provecho del hombre. En efecto, si en ella residiera la facultad de turbar la tranquila serenidad del aire, convirtiéndola en nocturno aspecto; la de poder desencadenar vientos y rayos, acompañados de horribles truenos y fulguraciones en las tinieblas; la de echar por tierra altos edificios y arrancar de cuajo los árboles de las selvas con vientos impetuosos; o exterminar los ejércitos, dispersándolos y aterrándolos, o, finalmente, causar perturbaciones atmosféricas que arrebaten a los agricultores el premio de sus fatigas: ¿qué sistema de guerra podría concebirse que tanto perjudicara al enemigo como arruinar sus cosechas? ¿Qué batalla naval se asemejaría a la que libraría quien tuviera a los vientos bajo su comando y en sus manos la ruina y naufragio de cualquier flota? A la verdad, quien disponga de un poderío tan avasallador será señor de los pueblos, y ningún ingenio humano resistirá a su fuerza destructora. Los tesoros ocultos, las gemas escondidas en el seno de la Tierra, le serán todas reveladas. Se hará llevar, a través de los aires, de Oriente a Occidente, para gozar de todos los más opuestos aspectos del Universo…".

"Pero, ¿a qué extenderme todavía más? ¿Qué cosa es la que no podría ser realizada con ayuda de ese artificio? Ninguna casi, excepto librarse de la muerte. Y si ella existe de veras, ¿por qué no se ha quedado por ninguna divinidad? Pues sé de muchos que, por satisfacer su apetito, no dudarían en abolir a Dios junto con todo el Universo".


contra las ciencias, Leonardo da Vinci


"Si no ha permanecido entre los hombres, siéndoles tan necesaria, es porque nunca existió ni existirá jamás".

Y por si no hubiera quedado claro:

"No me ocuparé de la Fisiognomónica ni de la Quiromancia, porque no hay verdad en ellas, simples quimeras sin fundamentos científicos".

Leonardo, como cualquier ser humano, era hijo de su tiempo. Por ello, algunas de sus creencias sobre qué es la ciencia o cómo se obtiene el conocimiento, quizá serían matizadas por nuestros científicos modernos. Aun así, su crítica a las “ciencias ocultas” y su defensa de la ciencia dan para pensar y reflexionar.




**


Estos son los 9 mitos sobre el México prehispánico que siempre creíste ciertos.

**

Referencia:
Cervantes Virtual



Referencias: