Cosas que debes saber sobre los ciclos hormonales masculinos

Jueves, 23 de noviembre de 2017 9:38

|Diego Cera

A pesar de que para muchas personas no son otra cosa más que un juego, los ciclos hormonales masculinos son una realidad que afecta a muchos hombres en varios aspectos de su vida.


Entre algunos hombres, es común escuchar a manera de insulto o como una broma pesada frases del tipo «ya estás de hormonal» o «¿estás en tus días?», especialmente cuando algún miembro de un grupo de amigos comienza a presentar cambios bruscos en su comportamiento. Ira, tristeza o melancolía son siempre los estados más comunes que un varón experimenta justo antes de ser invadido por esta serie de comentarios que, aunque a primera vista parezcan no tener sentido y ser parte de un contexto machista, en realidad son mucho más certeros de lo que pensábamos...



Sentirse mal o con los ánimos por los suelos no es algo por lo que una persona deba avergonzarse. Sin embargo, cuando uno comienza a presentar esa sensación de desinterés y poco aprecio por todo lo que le rodea "sólo porque sí", algo dentro de cada individuo parece entrar en un estado de alerta para analizar todas las posibles causas de esto. Pocos son los que se detienen a pensar en que de hecho todos los comentarios que sus amigos les hicieron alguna vez con la intención de molestarles, no estaban tan equivocados después de todo.



Más que tratarse de un ciclo hormonal como el que ocurre con el cuerpo femenino durante la menstruación, dentro de un varón este tipo de procesos aparecen con mayor frecuencia y aunque también es posible calendarizarlos, pocas veces sus efectos físicos y sensoriales son tan notorios como ocurre con una mujer. Aunque si hay algo en que todos los científicos están de acuerdo es que, de hecho, el organismo masculino es mucho más hormonal de lo que todos pensamos; sin embargo, debido a la dificultad que tenemos para distinguirlos, ni siquiera estamos conscientes de cuán complejo puede llegar a ser.


-


Los ciclos hormonales de los hombres varían a lo largo de su vida. A diferencia de las mujeres, estos no son del todo regulares y no tienen que ver con la reproducción.



-


Cuando los hombres producen menos testosterona, vuelven a un estado de infancia hormonal en la que la sensibilidad hacia ciertos aspectos de su entorno se vuelve cada vez mayor. De hecho, hay científicos que aseguran que durante esta etapa, un individuo es capaz de leer expresiones faciales con mayor facilidad.



-


El ciclo hormonal del hombre dura 24 horas. Esto quiere decir que todo ocurre durante un día: por la mañana, los varones presentan mayor actividad sexual, ya que sus niveles de testosterona están al tope por lo que incluso se comportan más agresivos; durante la tarde todo se regula y realizan sus tareas a la perfección. Finalmente, en la noche los niveles de dicha hormona descienden y es cuando llega la fatiga desaparece el apetito sexual.



-


También hay un ciclo mensual masculino similar a de las mujeres. Sin embargo, este aparece hasta los cuarenta años, cuando los niveles de testosterona comienzan a disminuir haciendo que un hombre se vuelva más irritable y sensible. Incluso su hambre aumenta considerablemente.



-


Algunos doctores recomiendan usar gel de testosterona cuando se presenta el padecimiento conocido como 'Síndrome del hombre irritable' descrito en el punto anterior. A través de este método es posible contrarrestar los cambios de humor que provoca esta baja hormonal.



-


Contrario lo que pasa con el cuerpo femenino, la también llamada "regla del hombre" es un proceso que inicia desde el nacimiento, cuando el bebé comienza una etapa conocida como "pubertad infantil". En ella, el infante produce tanta testosterona como si fuese un adulto, esta es utilizada para dar paso a procesos neuronales que definen tanto la conducta como el sistema motriz del niño.



-


Existe también un ciclo hormonal anual, mismo que va cambiando conforme las estaciones y sus climas. Esto quiere decir que en invierno, más que sexo, un hombre busca sentirse abrigado o acogido por su pareja. En cambio, cuando llega el otoño, la actividad sexual aumenta respondiendo a un instinto primitivo de reproducirse en verano, así nuestra descendencia aprovechará el calor del verano para fomentar su crecimiento.



-


Al final de cuentas parece que los insultos que algunas personas utilizan para referirse a los cambios de humor en un hombre, son afirmaciones que, a pesar de ser hechas inconscientemente, describen una realidad de la que pocos tienen conocimiento. 


Diego Cera

Diego Cera


Articulista Senior
  COMENTARIOS