8 datos curiosos que no conocías sobre el sudor

Miércoles, 20 de diciembre de 2017 11:51

|Alejandro López

No, cuando sudas no pierdes grasa. El sudor tampoco tiene mal olor y no está demostrado que atraiga al sexo opuesto.



Está presente en muchos de los momentos más importantes de nuestras vidas y sin embargo, lo negamos continuamente. Es molesto. Tratamos de evitarlo, de reducirlo al mínimo, de ignorarlo y hacer como si no ocurriera. Su presencia delata nerviosismo y ansiedad. Si fracasamos en el intento, lo ocultamos, cambiamos su apariencia y olor con un sinfín de productos especializados.


Nos hace sentir mejor después de una larga noche de fiebre y escalofríos; su sola presencia después de ejercitarse es síntoma de esfuerzo y constancia, pero ¿qué tanto de lo que sabemos sobre el sudor es real? Conoce 8 datos curiosos sobre este fluido y desenmascara algunos mitos que siempre creíste ciertos:



+ En promedio, una persona adulta suda diariamente cerca de 700 mililitros diarios, la mayor parte de las axilas y las palmas de los pies.


+ El sudor no tiene olor. En realidad, el mal olor que prototípicamente acompaña a este fluido se debe al contacto entre la humedad y la flora bacteriana de nuestro cuerpo.



+ A pesar de que has escuchado hasta el cansancio que cada gota de sudor que derramas en el gimnasio contiene algo de grasa, es imposible sudar lípidos. En realidad, se trata de agua combinada con elementos químicos como algunos metales y compuestos como sales minerales, urea y lactato, no de grasas.


+ El sudor carece de color. Gran parte de las manchas oscuras o amarillentas que suelen aparecer en las prendas con el paso del tiempo se deben esencialmente a la reacción de este fluido con desodorantes y las bacterias de la piel.



+ La transpiración emocional se debe específicamente a una exposición asociada con el miedo, la ansiedad, el estrés, la vergüenza u otros estados de alerta e incomodidad. Ésta ocurre principalmente en las manos, la frente y las plantas de los pies.


+ A pesar de la creencia popular de que el sudor contiene pequeñas sustancias conocidas como feromonas, capaces de influir en el comportamiento de otras personas (como la atracción sexual recíproca o el miedo), la realidad es que aún no es posible detectar la primera feromona humana, no así de los animales, de las cuales algunas son bien conocidas.



+ El trastorno de sudar de forma excesiva es conocido como hiperhidrosis y se cree que afecta a poco más del 3 % de la población mundial.


+ Los sudores nocturnos son aquellos incontrolables que ocurren durante la madrugada, cuando la persona que los sufre debe cambiar su ropa una o varias veces después de que despierta y está completamente mojada. Se trata de un síntoma clínico que puede dar cuenta de enfermedades u otros trastornos. Las causas más comunes son menopausia o la ingesta de algún antipirético u otro medicamento; sin embargo, otras más graves ameritan una visita al médico de cabecera.



*

Ahora lee:


8 razones por las que las bacterias son los seres más fascinantes que existen

¿Qué es tu microbioma y por qué podría ser la clave de tu felicidad?


REFERENCIAS:
Alejandro López

Alejandro López


Editor de Historia y Ciencia
  COMENTARIOS