NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

7 cosas sobre las mentiras que siempre creímos ciertas

9 de diciembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Descubre la mentira que se encuentra tras las mentiras y derriba muros que siempre creíste verdaderos…



Es muy probable que en las horas (o minutos) que precedieron a la lectura de este texto, hayas dicho ya varias mentiras.


¿La razón? Científicos de la Universidad de Massachusetts descubrieron en un estudio realizado en 2002 que un 60 % de las personas miente en una conversación de tan sólo 10 minutos. En ese lapso, dicen en promedio de dos a tres
mentiras
. Otra investigación hecha por la Universidad de California arrojó que, en promedio, decimos una mentira cada tres interacciones sociales. Imagínate la cantidad de mentiras que se llegan a decir en un solo día de trabajo o de escuela. Incluso en la comida que compartes con tu familia es muy probable que tus padres, hermanos u otro familiar diga mentiras (incluyéndote en ese círculo, por supuesto).


«En la mentira, hay una persona que tiene el propósito deliberado de engañar a otra, sin notificarla previamente de dicho propósito ni haber sido requerida explícitamente a ponerlo en práctica por el destinatario», dice el psicólogo pionero en el estudio de las emociones y su expresión facial, Paul Ekman. Los datos anteriores y la definición de Ekman resultan acertados, sin embargo, hay otros que durante muchos años se han tomado como ciertos y resultaron ¡mentira! Descubre la falsedad que se encuentra tras ellos y derriba muros que siempre creíste verdaderos… Recuerda que la mentira se encuentra detrás de todos lados…


-

Los detectores de mentiras son infalibles



Falso. La idea de que los aparatos para detectar mentiras en los interrogatorios son infalibles es una historia propuesta por el cine y la ficción en general, ya que en la realidad su efectividad no es del 100 %. Una persona que sepa cómo eludir las respuestas o que esté mentalmente preparado para dar las respuestas convenientes puede engañar a estas máquinas. Alguien que esté sometido a un interrogatorio puede estar tenso o nervioso no porque esté mintiendo, sino por el simple hecho de ser examinada.


-

Los niños pequeños no mienten



Los expertos señalan que a partir de los dos años, en promedio, comenzamos a decir mentiras de manera consciente. La razón es que a esa edad los seres humanos ya somos plenamente conscientes de las consecuencias de nuestros actos y estamos condicionados a recibir castigos a causa de las malas acciones. Aunque, como veremos en el siguiente punto, tampoco es algo del todo negativo…


-

Mentir es de personas poco inteligentes



En realidad, los expertos señalan que los mentirosos patológicos tienen más materia gris en la corteza prefrontal del cerebro, ya que tienen una habilidad natural para asociar complejas ideas entre una mentira y otra que para todos resultan plausibles. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Toronto, en Canadá, reveló que los niños que suelen decir mentiras a temprana edad alcanzan un buen desempeño laboral e intelectual en el futuro, ya que esto es sinónimo de inteligencia y agilidad cerebral. En los niños, las mentiras son más comunes de lo que se piensa y no debería ser causa de alarma, siempre y cuando se traten de mentiras que no oculten hechos graves.


-

Al mentir, la nariz o las orejas se ponen rojas



Más bien ocurre lo contrario: cuando se hace un esfuerzo por mentir, la temperatura del rostro desciende al contrario de lo que ocurre en los episodios de ansiedad, donde la temperatura se eleva. Así que ese “efecto Pinocho” es algo que habría que desechar de los mitos populares en torno a las mentiras.


-

Mirar arriba y a la izquierda es signo de mentira



No siempre. Este mito es uno de los más recurrentes cuando se habla acerca de cómo detectar una mentira. Cada persona tiene una manera muy particular de expresarse verbal o no verbalmente al mentir; la manera de ver o el lado al que mueve los ojos no está precisamente relacionada con ello. La investigadora Caroline Watt y sus colegas de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), llegaron a esta conclusión a través de tres estudios donde se percataron de que mirar hacia la derecha o izquierda no puede tomarse como una referencia real para saber si una persona está mintiendo.


-

A las personas honestas se les puede engañar con facilidad



No es así. Ellas son más hábiles de lo que creemos al detectar cuando alguien está mintiendo, según lo confirmaron Científicos de la Universidad de Toronto (Canadá). Así que desecha la idea de engañar a tu amigo honesto si estás pensando hacerlo. Entre más honesta es la persona, mayor es su habilidad de detectar a un embustero. Más bien son éstos los que resultan presa fácil de las mentiras.


-

Una persona que miente esquiva la mirada



Falso. Un buen mentiroso te sostendrá la mirada al estar convencido de su treta o al tener la sangre fría para mentir sin escrúpulos. Para ellos, sostener la mirada mientras habla es una forma de convencer al otro de que lo que dice es cierto.

 

-

Para saber más…


Un truco infalible para detectar a un mentiroso es pedirle que cuente la misma historia pero al revés. Al no tener memoria sobre los hechos que acaba de inventar le será casi imposible relatar las cosas de la manera en que lo hizo la primera vez.

 

-

La vida está plagada de grandes mentiras que aprendimos como verdad en la escuela y que es necesario descubrir para no vivir engañados o desinformados. Sin embargo, algunas crudas verdades como las que se esconden detrás de todos los secretos que Facebook sabe de ti a veces preferiríamos ignorarlas para no saber cómo el poder juega con nuestras vidas.



TAGS: Personalidad Ciencia Datos curiosos
REFERENCIAS: Espacio 6 y 2 La Capital

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cómo saber si eres víctima de abuso psicológico en tu relación de pareja 8 razones por las que los productos orgánicos mejorarán tu salud La explicación científica detrás del mito de la sangre azul Cosas que no sabías sobre Ron Howard, el director de 'Han Solo' Cómo funciona la mente de un envidioso 7 series y películas con las que puedes conocer a Meghan Markle

  TE RECOMENDAMOS