NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El viaje de psicodelia que inspiró a los más grandes creadores de arte y tecnología

29 de enero de 2018

Cultura Colectiva

El descubrimiento del LSD se dio en el año 1943, mientras el químico Albert Hofmann experimentaba con este ácido y, por error, sintió sus efectos mientras iba en bicicleta camino a su casa.



En la cultura popular se le conoce como “ácido” o “ajo”, pero su verdadero nombre es dietilamina de ácido lisérgico o LSD. Entre sus efectos se producen alucinaciones en cuanto a colores, tamaños, movimientos, formas, distorsión del tiempo, entre otros; el efecto dura entre ocho y doce horas, dependiendo de la cantidad consumida. El hecho de que sea una droga psicodélica, sintética e ilegal ocasiona diversas opiniones y puntos de vista cuestionables en la actualidad. Es mayormente conocida por ser una droga recreativa y peligrosa entre los jóvenes, ¿pero realmente la historia detrás de su origen y utilidad resulta tan perjudicial?, ¿qué tanto o de qué manera se conoce su contribución en todo los sublime del arte?





El descubrimiento del LSD se dio en el año 1943, mientras el químico Albert Hofmann experimentaba con este ácido y, por error, sintió sus efectos mientras iba en bicicleta camino a su casa. Este hecho histórico se conmemora el 19 de abril, conocido como “el día de la bicicleta”. El lisérgico tuvo su mayor distribución e influencia en los años 60, época en la que nació el arte psicodélico, se empezaron a difundir sus corrientes, características y se abrió camino hacia una interpretación menos banal del LSD, relacionándolo entre lo químico y lo espiritual.





Una gran variedad de artistas y personas reconocidas alrededor del mundo han compartido sus experiencias al adentrarse en el mundo psicodélico para dar a entender la trascendencia que produce. “Tomar LSD fue una profunda experiencia, una de las cosas más importantes en mi vida. El LSD te muestra que hay otro lado de la moneda, y no puedes recordarlo cuando el efecto desaparece, pero tú lo sabes. Esto reforzó mi sentido de lo que era importante, creando grandes cosas en vez de ganar dinero, aplazando cosas en la corriente de historia y de la conciencia humana tanto como yo pudiera”, mencionó alguna vez Steve Jobs. Si bien no se ha logrado analizar ni utilizar de manera correcta la perspectiva que adquiere el LSD, se ha afirmado que no resulta tan superficial su concepto e incluso su línea de acoplamiento en un contexto artístico. La sinestesia es un estado muy curioso en donde se manifiesta una fusión de sensaciones, como saborear colores o ver sonidos. Y éste es uno de los efectos más misteriosos de las experiencias con la droga, y una de las maneras más simples de explicar su relación directa con los sentidos. Así, se logra evidenciar la fusión que ha llegado a tener con la música, la literatura y la pintura.





En un contexto musical, se conocen experiencias de bandas como The Beatles, Pink Floyd o el músico Jimi Hendrix. Hendrix llegó a comentarle a sus cercanos que no tocaba notas, sino que “tocaba colores”. En cuanto al mundo de las letras, escritores como
William S. Burroughs manifestó
que a pesar de todas sus experiencias con otras drogas, el LSD significó un aporte más real entre la conciencia y la espiritualidad. Las obras de arte se catalogan por medio de una gran variedad de exposiciones, uno de los más reconocidos por manejar el arte psicodélico es el pintor Alex Grey; quien se caracterizó por plasmar las sensaciones de éxtasis entre movimientos, conexiones, alteración de tamaños y mezclas llamativas e intensas de colores.





De esta manera se puede entender el tipo de relación entre su consumo y la creatividad. Por otro lado, el uso inadecuado del LSD trae consecuencias como el
malviaje
, distinguido como un estado de miedo y terror al percibir la distorsión de las alucinaciones en un entorno real producido por los psicodélicos. Además, su abuso puede traer otros riesgos que no son favorables, como cualquier sustancia en exceso. Al hablar de un “viaje” de LSD, se trata de un asunto subjetivo; en él influye el estado de ánimo, las personas que te rodean y el ambiente en el que se estás. Se “viaja” a otro plano existencial y desconocido, fuera de sí mismo. Es difícil de explicar, cuando pasan sus efectos, lo único que se conoce con certeza es que no se puede manifestar de manera adecuada el entorno en el que se estuvo, la particularidad que adquiere el mundo o el nuevo nacimiento sensorial que se experimentó.





Gracias a la intensificación de los sentidos, se logran guiar y sentir los colores como hilos conductores de la vida, la transparencia y el arte. El cuerpo y la naturaleza crean una conexión casi instantánea, se denotan los movimientos de cada cosa como si fueran respiraciones y los patrones parecen gotas de lluvia que caen sin prisa. La profundidad y la ligereza en los detalles se vuelve indeleble, estas intenciones trascienden a los sentidos como acuarelas y el mundo se convierte en la belleza de la cual nace la pasión. ¿Cómo puede semejante inefabilidad no inspirar a las más grandes creaciones?





**



El texto anterior fue escrito por Natalia Ramírez.


**


Las cosas que ocurren en tu cerebro cuando consumes drogas

 podrían ayudarte a 
superar tu depresión
. Si tienes curiosidad y te sientes listo para vivir esta experiencia, aquí te compartimos 
los mejores lugares en el mundo para usar hongos alucinógenos
.



TAGS: Drogas LSD Grandes artistas
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

10 outfits que puedes intentar si crees que tus senos son demasiado grandes Datos que no conocías sobre el signo de Géminis 10 fotografías para entender la violación en El Congo Ilustraciones de las fantasías sexuales con las que sueña una pareja 'El Resplandor' fracasó aunque mostró la decadencia humana La ruta que debes hacer para conocer los mejores sitios de Chiapas en una semana

  TE RECOMENDAMOS