INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Cuáles son las diferencias entre las inflamaciones y el cáncer?

26 de octubre de 2017

Cultura Colectiva


Texto escrito por Magyber Miranda


La próxima vez que tengas una afección médica evita la pena de ir al médico a que te diagnostique. Muchas veces sólo es una simple inflamación. ¿Qué tienen en común las palabras faringitis, laringitis, colitis, conjuntivitis, y más itis y titis??: el"tis" es un sufijo que identifica una inflamación a menudo relacionada con una enfermedad. Así, la faringitis sería algo como una inflamación en la faringe y la inflamación en la laringe sería diagnosticada por tu médico como una laringitis.


El término inflamación proviene del latín inflamatorio, que significa encender o hacer fuego. Biológicamente es una respuesta indeterminada frente a las agresiones del medio. En este proceso están implicados muchos agentes y compuestos proteicos de nuestro cuerpo. La respuesta sólo ocurre en tejidos conectivos vascularizados, es decir, en uniones de tejidos que a través de vasos y conductos sanguíneos reciben sangre —casi todo el cuerpo—.


Según el tipo de células y su sensibilidad, las inflamaciones pueden ser causa de lesiones en tejidos y órganos sanos. Como se mencionó antes, muchas enfermedades están relacionadas con una inflamación, aunque la conjuntivitis no se refiere a la inflamación de un conjunto, y la gripa o cáncer no tienen sufijos o prefijos que relacionen a estas dolencias, también en ellas sucede un proceso de inflamación.



Un raspón; una inflamación


Los procesos inflamatorios son muy comunes. En el área en la que se produce una herida tan simple como una raspadura, la inflamación tiene lugar, lo que se puede apreciar a simple vista es una alteración de las condiciones morfológicas normales del tejido en el que participan mediadores químicos como plaquetas, terminaciones nerviosas, glóbulos, etcétera.


En un proceso de inflamación los cambios morfológicos se dan por lo general en vénulas y se caracteriza por cuatro signos principales: rubor, tumor, calor y dolor; sin embargo, aunque se discute si fue Virchov, Sydenham o un tal Galeno, quien acuñó el término, se añadió un quinto signo: la functio laesa —el trastorno funcional—.


Cuando un tejido sufre daño, las células que lo componen liberan una sustancia de nombre histamina, que produce una dilatación en los vasos sanguíneos; entonces una gran cantidad de sangre llega al área afectada y provoca una inflamación. A esto se añade un exudado inflamatorio que, de acumularse en los tejidos, puede imposibilitar la función del órgano o región afectada. Si el daño es muy intenso y se llega a los capilares, ocurre una extravasación por rotura. Además, si ésta es patológica puede ocurrir necrosis en los tejidos.



De la inflamación a los tumores, de los tumores al cáncer



Ahora que sabemos lo que es una inflamación y las implicaciones que trae consigo, podemos tratar de entender otras enfermedades más complejas como el cáncer. Tumores y cáncer son palabras de las que se habla mucho, distintas áreas de investigación se enfocan en estos temas con el fin de entender los procesos y vías de desarrollo de tumores y tratar de proponer terapias para combatirlos. Antes del cáncer, están los tumores. La inflamación es uno de los principales estimulantes de desarrollo de tumores, especialmente en modelos de colitis asociada a cáncer de colon.


De la misma manera, los factores y vías de procesos de autoreparamiento de tejidos u órganos después de un daño —cicatrización— también promueven tumorogénesis, de esto que una inflamación crónica, por ejemplo, de la mucosa y el daño de tejidos puede llevar al desarrollo de algún tipo de cáncer intestinal o pulmonar. Un cáncer es una propagación incontrolada de células. Algunos científicos lo relacionan a vejez y muerte celular programada; debido a que el mecanismo de reparamiento tisular —en el que se induce proliferación celular— puede tener errores, una inflamación da lugar a un tumor y este a su vez al desarrollo de cáncer.


Un tumor afecta las condiciones de función y forma normales del tejido u órgano afectado. Busca captar alimentos para subsistir, induce factores que le permiten formar nuevos conductos sanguíneos en su derredor que le consienten los nutrientes. Las células de un tumor inducen la expresión de genes que nuestras células normales ya no usan. Es como si un nuevo organismo se formara en tu interior, ¿puedes imaginar eso?; sin embargo, estos genes son los que permitieron hace millones de años a las células unicelulares conglomerarse para formar conjuntos pluricelulares. Después de que el tumor ha inducido la formación de vasos sanguíneos, las células tumorígenas —de forma y tamaño anormales— pueden deslizarse a torrente sanguíneo y migrar a cualquier parte del cuerpo en un proceso denominado metástasis, para luego instalarse donde ellas quieran y formen nuevos tumores. En este punto es cuando propiamente se habla de cáncer.



Existen factores químicos, genéticos, ambientales entre muchos otros que inducen la formación de tumores y cáncer. Así también, hay diversas pruebas y exámenes para diagnosticarlo de manera oportuna y evitar complicaciones severas. De la misma manera, la lucha contra el cáncer —como se ha llamado a esta búsqueda de tratamientos para inhibirlo o curarlo— avanza más y más en el campo de la ciencia y la investigación.


En torno al cáncer, deambulan múltiples sucesos, las personas enfermas luchan para sobrevivir, otras tantas mueren. Hay quien dice que jamás se encontrará la cura a menos que los monstruos farmacéuticos lleguen al acuerdo de quién ha de venderla; lo cierto es que se invierten cientos de miles de pesos en investigación y se hace ciencia, todo en un intento, a veces desesperado, para entender cómo funciona el cáncer y la manera más adecuada para remitirlo sin dañar nuestro cuerpo.


Así que mejor consulta a tu médico cuando creas necesario.


**


La ciencia cada vez avanza más y es posible entender muchos de los mitos que se creía sobre la herencia genética, como estos cuatro que siempre creíste eran ciertos.


**


Las fotografías que acompañan al cuerpo pertenecen a Melina - Alberta.

TAGS: Datos curiosos Consejos
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

The Bizarre Theory That Claims Your Cellphone Is Conscious La Ciudad de las Ideas: el evento que reunirá a la robot más avanzada y las mejores mentes del mundo Gorka Lasaosa es Héctor "El Güero" Palma en Narcos de Netflix Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”, que niega ser narcotraficante Nelson Mukhuba: el artista que asesinó a su familia y después se quemó junto a su obra Surutato, la joya turística de Badiraguato, tierra de "El Chapo", "El Mayo" y "El Azul"

  TE RECOMENDAMOS