INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Las diferencias entre la mente de un homosexual y un heterosexual

4 de abril de 2018

Alonso Martínez

El análisis de la mente homosexual ofrece una respuesta más clara sobre si una persona "nace" siendo gay.



«¿Nacen o se hacen?», dice la absurda pregunta de algunos conservadores que aún creen que la homosexualidad se desarrolla por distintos factores del entorno de una persona. «Lo criaron como niña». «Se juntaba sólo con hombres». «Es un sensible afeminado, por eso es gay». Son algunas de las declaraciones más superficiales que suelen sonar en las calles y que demuestran la ignorancia con la que se sigue tratando el tema.


Para finalizar de una vez por todas con esa pregunta, lo diremos: se nace siendo homosexual. No es una elección y no es algo que se pueda cambiar.



Basta con ver la estructura de los cerebros de las personas gay para darse cuenta de que su preferencia sexual es un factor biológico y que su cerebro es diferente al de los heterosexuales, por lo que es completamente natural, libre de cualquier influencia externa. Sin embargo, esto no significa que tenga algo mal, sino que está compuesto de forma distinta.


Según investigadores del Instituto Karolinska, y otros estudios similares, los hombres homosexuales tienen un cerebro más parecido al de una mujer heterosexual, mientras que el de las mujeres lesbianas se asemeja al de un sujeto con preferencia hetero.



En sus investigaciones encontraron que los hombres heterosexuales y las mujeres lesbianas poseen un hemisferio derecho ligeramente más grande que el izquierdo, mientras que ambos hemisferios de las mujeres y los hombres gay son simétricos. De igual forma, señalaron que hay más los nervios que conectan los dos lados del cerebro en las mujeres hetero y en los hombres homosexuales.


El mismo estudio de la institución sueca también halló que los patrones de conectividad de los nervios cerebrales son similares en los hombres gay y las mujeres heterosexuales, principalmente en las partes responsables de los sentimientos de miedo, ansiedad y depresión. Por otro lado, los hombres hetero y las mujeres gay comparten las mismas reacciones de "pelea" y del enfoque a la acción.



Esto significa que los cerebros suelen tener funciones similares que no están directamente vinculadas con la preferencia sexual, lo cual puede explicar por qué algunos hombres gay son vistos como afeminados y las mujeres lesbianas como más fuertes y valientes. Cabe destacar que no es una generalización y que las investigaciones aclaran que no son conclusivas, sino sugestivas.


Otros estudios han encontrado diferencias en el cerebro de los homosexuales y los heterosexuales. Simon LeVay halló que una parte del cerebro encargada de los comportamientos sexuales en algunos animales es más grande en las personas gay. Sandra F. Witelson halló que el cuerpo calloso (encargado de hacer que ambas partes del cerebro funcionen en conjunto) es más grande en las mujeres y en los hombres gay. Asimismo, Laura Allen descubrió que los hombres gay tienen una comisura anterior más grande, lo cual está vinculado con las habilidades de pensamiento y lenguaje.



Algunos de los investigadores citados afirman que la sexualidad se define cuando se está formando el cerebro y su composición, lo cual podría explicar por qué algunas personas nacen siendo homosexuales, sin embargo no hay una prueba clara de cuál es el factor ni porque sucede. Lo que han encontrado sólo sugiere similitudes entre la mente de una persona homosexual y su contraparte heterosexual, pero eso no define la personalidad de alguien.



-

Lo cierto es que estas investigaciones explican que la homosexualidad sí es biológica y natural, y comprueba que su cerebro no tiene deficiencia, sino sólo es diferente. Se necesita realizar más investigaciones para tener conclusiones claras, pero al menos tenemos una idea de por qué algunas personas son de esa forma y que no es una enfermedad ni algo que se deba cambiar.


TAGS: Mente homosexuales Orgullo Gay
REFERENCIAS: National Geographic News Scientist Version Daily Time Time

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

De sangre a champaña, ¿de dónde viene la tradición de romper botellas contra los barcos? 24 tatuajes que debes llevar según tu horóscopo chino Cómo descubrir quién eres realmente según los diarios de Ernesto "El Che" Guevara 15 fotografías de Betty Laura Zapata sobre la vida de las mujeres colombianas después de sufrir un ataque de ácido Qué es lo que pasa en tu cerebro mientras ves porno, según la ciencia 8 series tan confusas que sólo los más expertos podrán entender

  TE RECOMENDAMOS