Dismorfia de Snapchat: la cirugía de las personas obsesionadas con los filtros

Miércoles, 2 de mayo de 2018 18:35

|Alonso Martínez
dismorfia de snapchat

Cada vez más personas se están operando para parecerse a sus fotografías. Ese es sólo uno de los problemas que nos ha traído la tecnología.



¿Habrá personas que se vean bien después de una cirugía plástica?


Siempre que alguna celebridad lo hace, por lo general se genera controversia, porque no sólo se nota demasiado sino que parece que en lugar de "arreglar" algo, lo "empeoran". De igual forma, algunos recordarán el programa de MTV, Quiero una cara famosa, en el que personas comunes iban con expertos para parecerse a Britney Spears, Justin Bieber o cualquier celebridad del momento, logrando resultados mediocres que, aunque parecían ser una mejora, les dejaba el rostro lleno de plástico, sin poder moverlo.


dismorfia de snapchat 1


El problema con esas celebridades y con quienes se someten a cirugía estética es que sufren de una especie de dismorfia corporal. Es decir, la perspectiva que tienen sobre sus facciones físicas está fuertemente alterada por distintos factores que han cambiado su psicología. Algunas personas quieren tener las mismas características que vieron durante su adolescencia en las personas famosas; desean tener aquello con lo que no nacieron.


¿Cómo empeora Snapchat esta situación?


Cuando nos tomamos una foto para una red social buscamos lucir lo mejor posible, incluso tratamos de engañar a la cámara para mostrar sólo el lado que nos agrada. Al repetir esta actividad constantemente nos hacemos más críticos con nuestra imagen y lo que presentamos al mundo, esto de acuerdo con el Doctor Tijion Esho, un cirujano cosmético cuya clientela interesada en parecerse a los filtros de Instagram ha incrementado considerablemente desde la llegada de la red social, hace unos cuantos años, lo cual significa que cada vez más personas sufren de un tipo de dismorfia provocado por esas imágenes.


dismorfia de snapchat 2


Según un reporte de 2015, las redes sociales reducen considerablemente el autoestima de las personas; entre otros factores, porque la imagen que muestran en sus fotografías rara vez se parece a la realidad. Esto provoca que se desarrolle la dismorfia corporal y eventualmente hace que quieran parecerse a las imágenes que publican.


Este tipo de dismorfia ha sido apodada "de Snapchat", justamente porque esta plataforma es la que acostumbra a las personas a ver sus rostros de forma distinta.


El Doctor Esho y otros especialistas de la materia afirman que, aunque es preocupante el aumento de personas que buscan cirugía para lucir como los filtros de Instagram, no resulta tan angustiante como cuando llegaban deseando lucir como una celebridad. Los filtros suelen resaltar algunas características como las mejillas y quitar las imperfecciones, así que, básicamente, los cirujanos trabajan creando un ideal del mismo rostro, lo único que no pueden lograr es hacer más grandes los ojos, lo cual es bastante común.


dismorfia de snapchat 3


El problema para los médicos se da cuando la dismorfia provoca daños psicológicos a la persona, lo cual podría hacer que nunca esté satisfecha con las cirugías, haciéndola adicta. Para eso, afirman, se necesita asistencia de un especialista de la salud mental que les ayude a aceptarse como son y alejarlos del quirófano.


dismorfia de snapchat 4


Los filtros parecen ser una buena idea, pero no lo son cuando se convierten en el modelo a seguir. Aunque las operaciones para parecerse a un filtro suelen tener buenos resultados, una obsesión excesiva con la imagen puede traer otros problemas y una adicción a la mesa del quirófano, lo cual podría ser contraproducente. De igual forma, la dismorfia de Snapchat puede orillar a algunas personas a gastar en cirugías baratas que pongan en riesgo su imagen (o su cuerpo, con los efectos secundarios del bótox —que puede provocar ceguera y dificultad para respirar—). Lo mejor que podemos hacer es aceptarnos y ver los filtros como lo que son: una imagen falsa de quienes somos y no una meta a alcanzar.


REFERENCIAS:
Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS