INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Donación de óvulos: el sucio negocio que podría hacerte millonaria sólo si eres rubia y de ojos azules

9 de marzo de 2018

Alonso Martínez

¿Venderías una parte de ti por unos cuantos miles de pesos?



Si pudieras elegir cómo se verá tu hijo, ¿le darías un aspecto que no fuera el tuyo o el de tu pareja? ¿Decidirías darle ojos azules, hacer que crezca rápido y una inteligencia mayor al promedio?


Son preguntas que hace años pudiesen haber sonado meramente especulativas; responderlas hubiese sido parte de un juego. Pero en la actualidad, con el desarrollo de la ingeniería genética –con la que se puede manipular el ADN de una persona para prevenir malformaciones, trastornos y enfermedad– es una cuestión lógica que puede convertirse en una realidad.



Pero además de eso, existe otra forma de influir en cómo se verá o qué características tendrá un hijo: la donación de óvulos.


Mientras que en el pasado la donación de óvulos se realizaba solamente para ayudarle a una mujer incapaz de fertilizar los suyos y así tener la oportunidad de tener hijos, actualmente –en algunos países– se ha convertido en un negocio similar al de la donación de semen, en el que las personas ya no sólo se preocupan por poder procrear, sino por tener un hijo inteligente o guapo.


«Soy una mujer de menos de 30 años, cabello castaño, piel blanca, mido 1.61, pero a mi perfil le faltan por lo menos cuatro centímetros de estatura, cabello rubio y ojos claros para poder ser una candidata codiciada de donación de óvulos», escribió Valentina Pérez Botero en una investigación sobre el tema para El Universal. La periodista se adentró en el mercado de gametos para saber cuánto dinero podía ganar una persona vendiendo sus óvulos; lo que descubrió fue que las mujeres que más dinero reciben por sus óvulos son aquellas que son altas, rubias y "las modelos", como le mencionó una mujer que participa en una red de donadoras.



Esto no resulta sorprendente, ya que existen bancos de semen que sólo aceptan a hombres con altos niveles de inteligencia; sus espermas son mucho más codiciados y suelen ser mejor pagados que en una donación tradicional. Sin embargo, cada vez son más las mujeres que participan en la donación de óvulos, principalmente por necesidad, y no consideran los distintos peligros que conlleva o lo complejo que resulta el proceso, en especial ahora que es más popular.


El proceso


Originalmente el proceso se llevaba a cabo a lo largo de múltiples semanas. Primero se tenía que confirmar una donante que pudiese ser compatible con los óvulos. Posteriormente se realizaba una evaluación psicológica (la cual suele ser reprobada por la mayoría de las candidatas, según Pérez Botero) para asegurarse de que la portadora estuviera en buena condición mental para sobrellevar el procedimiento y no buscar la custodia del niño una vez nacido. Después se comenzaba un tratamiento de anticonceptivos con el propósito de coordinar los ciclos menstruales de las involucradas; pruebas de enfermedades, estudios de sangre y demás análisis para que todo saliera a la perfección.



Sin embargo, tanto el reporte de la periodista Pérez Botero como otro tipo de testimonios de algunas participantes, actualmente el procedimiento es tan rápido como la donación de semen. No se realizan tantas pruebas y sólo se extraen los óvulos sin un conocimiento de a quién serán entregados ni qué se hará con ellos. La periodista recibió un pago de apenas 7 mil pesos, pero, según su investigación, existen modelos o mujeres que los venden hasta en 10 mil dólares (más de 150 mil pesos), especialmente aquellas cuyos óvulos ya "funcionaron".



Cabe destacar que ese intercambio monetario oficialmente no es visto como un "pago", sino como una "retribución" que se le da a las mujeres por la molestia del procedimiento. En España, país que se ha convertido en un lugar de visita para las parejas que buscan tener hijos, se le llama "compensación por molestias". En esa nación las mujeres pueden mantener el anonimato, ya que no se exigen registros de quién participa en los procedimientos y su límite de "pago" es aproximadamente de 7 mil dólares (ya que la asociación de medicina considera excesiva una cantidad mayor. En México, por otra parte, no existe una legislación clara, por lo que cada vez se venden más óvulos, y se le paga más a las mujeres atractivas o inteligentes, siempre y cuando sus familiares estén sanos y cumplan con los requisitos (en los lugares en los que se les exigen).


En países como Italia, Alemania o Austria es completamente ilegal, pero existen países en los que sólo es legal si no se recibe un pago y es de forma gratuita. Lo interesante es que, a pesar de los riesgos, muchas parejas prefieren comprar en lugares como México porque, aunque no es de forma completamente anónima, se puede elegir al donante con las características deseadas.



Tanto la extracción como la inseminación pueden ser peligrosas si no se realizan de la forma más óptima. Las donantes pueden sufrir efectos secundarios que van desde molestias en el abdomen hasta infecciones en el área, reacciones alérgicas a los antibióticos y problemas psicológicos. De igual forma, puede que haya efectos a largo plazo, pero no se ha comprobado ya que el campo es relativamente nuevo. Algunos donantes creen que es seguro realizarlo constantemente, pero eso puede provocar aun más problemas en el cuerpo.



-

Internet se ha convertido en un mercado enorme sin regulación. Personas venden sus órganos por necesidad y actualmente este negocio podría ser la próxima misión de aquellos que quieran un ingreso extra. A pesar de que se puede ganar dinero de esa forma, serán aquellos con características físicas más atractivas y niveles de inteligencia altos los que puedan generar una mayor ganancia. Es el futuro de la procreación, y demuestra que las personas están obsesionadas con el físico perfecto y no dudarán en gastar miles de dólares para tener un hijo rubio, alto, inteligente y de ojos azules.


TAGS: América latina México Mujeres
REFERENCIAS: El Confidencial Faro de Vigo New York Times El Universal

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Günter Grass, no sólo escribió "El tambor de hojalata", estas son otras de sus obras The Coolest Street Markets In NYC You Should Hit Up This Weekend Te explicamos la diferencia entre blush, bronzer e iluminador 5 Skills You Need To Develop To Become A Successful Blogger Imágenes inéditas de la grabación del último disco de los Arctic Monkeys Dark Truths Hiding Behind The American Dream: The Photo League’s Radical Photography

  TE RECOMENDAMOS