INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que el cambio climático nos ayudará a descubrir el origen de la vida

2 de agosto de 2018

Hegel Rivera

Los desastres naturales de los últimos años nos han dejado grandes enseñanzas sobre el origen de la vida.



El pensamiento que la humanidad ha tenido sobre el origen de la vida puede ser un fenómeno que sucede porque en un principio no existe otra respuesta más lógica. Darwin realizó un gran trabajo para demostrar que la Iglesia tomó ventaja sobre las creencias del origen de la vida; sin embargo el tema todavía causa mucho debate ¿Quién podía imaginar que la llegada de grandes huracanes nos ayudaría a responder mejor tan controversial duda?


En México, como en gran parte del continente americano, la idea de que Dios creó el mundo y el hombre surgió de Adán predomina. Las culturas nativas de América poco a poco perdieron sus raíces y sus creencias. F. W. Hegel hizo la mejor definición de Dios al decir: "Dios es eso que trata de explicar todo y no se define con nada". Las religiones originarias de México eran politeístas —creían en muchos dioses—, para ellos cada fenómeno natural estaba relacionado con un Dios; mientras la religión monoteísta del Cristianismo entiende que todo lo existente es creación de un Dios.





Pero uno de los grandes descubrimientos que ha cambiado de manera radial el pensamiento del hombre es el de que algunos simios son, prácticamente, parientes nuestros. El mérito de dicho descubrimiento se los debemos al biólogo Charles Darwin, quien al recolectar y comparar huesos de muchos animales logró inducir que todos los humanos tenemos un ancestro común. Hasta donde sabemos la vida empezó en el mar, y la ciencia trata de averiguar cuáles son los factores que provocaron la aparición de la vida.


La realidad es que la Biblia ofrece una solución sencilla para entender el origen de la vida y la ciencia trata de saber con precisión qué pasó. De acuerdo con la Biblia, la Tierra tiene aproximadamente 6 mil años y la humanidad 4 mil. Pero por otro lado, la geología nos permite entender que nuestro ciclo de vida es bastante corto comparado con el de los planetas, y pese a que la edad de la Tierra sólo es un cálculo, 6 mil años quedan bastante lejos de la realidad; de la misma manera, 4 mil años atrás nos remontan a los tiempos de esplendor de la cultura en Mesopotamia. Pero la realidad es que han sido billones de años los que han tenido que transcurrir para que la primera forma de vida orgánica evolucionara hasta convertirse en algo tan complejo como lo es el ser humano.





El año pasado, la ciencia tuvo la oportunidad de medir aproximadamente la velocidad de la evolución en las islas Turcas y Caicos en el Océano Atlántico, al este de Cuba. El investigador Danihue de la Universidad de Harvard fue a medir lagartijas a las islas, porque quería estudiar los cambios que presentan una vez que se eliminan las ratas que el turismo ha llevado. Cuatro días tuvo el investigador para medir docenas de lagartijas, ya que poco después de que el investigador llegó a las islas, el huracán Irma tocó Tierra. 15 días después, fue el turno del huracán María. Es la primera vez que somos testigos de huracanes tan devastadores. En el mes de octubre, el investigador de Harvard volvió a medir docenas de lagartijas y se llevó una gran sorpresa: el promedio del tamaño de los dedos aumento un 6% a un 9%, las piernas delanteras aumentaron un 2% y las traseras disminuyeron 6%.


Los cambios en las lagartijas son casi invisibles para el ojo humano, pero el método científico fue capaz de confirmar los cambios. Donihue se dedicó a recolectar pruebas que confirman la evolución; sin embargo, es la primera vez que hay pruebas tan rápidas, de una generación a otra aparecieron cambios morfológicos significativos. A los investigadores les resultó normal que los dedos y las piernas delanteras aumentaran de longitud, dado que aquellas lagartijas vivieron un mes en un ambiente con mayor cantidad de agua. Lo que fue una gran incógnita fue la reducción de tamaño en las patas traseras. Los expertos creen que debido al aumento del nivel del mar, las lagartijas pasaron más tiempo del habitual nadando y, a la vez, se vieron obligadas a vivir en ramas y troncos, por lo que sus habilidades para escalar aumentaron. Se piensa que la reducción de las patas traseras se debe a que en ese mes las corrientes de aire eran muy violentas, y las piernas de atrás perdieron tamaño para no generar mucha resistencia con el aire.





La conclusión más lógica ante el rápido cambio del tamaño de las lagartijas, es que las lagartijas han sido víctimas de uno de los peores desastres naturales de los últimos tiempos. Parece coherente creer que como esos huracanes han sido muy grandes, entonces las consecuencias de su paso son igual de grandes. Pero lo mejor de la ciencia es que cuando creemos que ya resolvimos alguna duda, aparecen más. Los estudios de Donihue están abriendo camino a nuevas investigaciones, las cuales proponen que nada es permanente en la existencia y todo está en constante cambio.


**


La vaquita marina

 se suma a la inmensa lista de animales que están a punto de desaparecer. Si te interesa leer sobre 
cómo se han adaptado los animales para evitar la extinción
, te recomendamos este artículo.



TAGS: cambio climático desastres naturales crowdsourcing
REFERENCIAS:

Hegel Rivera


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Hacer mucho ejercicio puede afectar tu salud mental, según este estudio La escena de "La casa de las flores" que fue censurada durante su filmación Un cuento para entender que no podemos huir de los errores del pasado Enamoramiento, esquizofrenia y otros misterios del sentido del olfato que no conocías 5 Benefits Of Aloe Vera You Should Know To Start Using It Errores que cometes al vestir y te provocan muslos rozados

  TE RECOMENDAMOS