El Dios del que Nietzsche habló ya murió dos veces

El Dios del que Nietzsche habló ya murió dos veces

Por: Xavier B -



 

 

“Toda sociedad necesita tener un ancla que los haga sentir seguros; cuando la ciencia vino a desbaratar todas las ilusorias anclas que existían antes de ella, las sociedades modernas la tomaron como un ancla, y como tal le han dado el valor ilusorio de ser incuestionable cuando la ciencia se basa en cuestionar…”.
Neil DeGrass Tyson.

 


Una de las interpretaciones de la clásica cita del filósofo alemán Friedrich Nietzsche: “Dios ha Muerto”, que es parte de La Gaya Ciencia (Die Fröliche Wissenschaft, 1882), es que “Dios” representa una gigantesca figura paternal que nos protege y en la cual podemos confiar ciegamente; para muchos, Nietzsche se refería a que en su época, la Iglesia estaba perdiendo el poder de representación y el Estado comenzaba a tomar su lugar gracias a los avances del siglo XIX y a la Revolución Francesa con las ideas de los filósofos de la Enciclopedia.




Tras la Revolución Francesa, cuando un individuo necesitaba algo, ya no iba a rezar a la Iglesia, se lo pedía al gobierno o al Estado; las Garantías Individuales y los Derechos Humanos que surgieron tras ésta se convirtieron en los nuevos decretos cuasi religiosos. Ahora, en el siglo XXI, esperamos lo mismo de la Ciencia. Si un hombre tiene una grave depresión ya no acude con un sacerdote para confesarse, va con un psiquiatra; Lo mismo ocurre si una mujer tiene un grave dolor de espalda, hoy no enciende una veladora y reza para que el dolor desaparezca, acude a un médico y si éste le dice que el dolor se le quitará poniéndose cera caliente, ella lo hará sin cuestionar, ¿por qué? Porque es un médico, y aunque ella sea adepta a una religión  no acudirá a la Iglesia o al Estado porque estos Dioses están muertos




La Revolución Francesa, traducida a Estado, asesinó a la Iglesia y en el siglo XXI la Ciencia y sus dioses menores como la Tecnología y la Medicina asesinaron al antecesor.

Nadie confía ya en los políticos y la confianza en los representantes de las religiones está decreciendo; si alguien requiere de algún tipo de información visita Google, si alguien se siente deprimido o enfermo va con un médico y sin importar qué es lo que le diga éste, el paciente (o creyente) lo hará; como el divulgador científico Neil DeGrass Tyson comenta: se trata de la interpretación de la masa en relación con la Ciencia, la Medicina y la Tecnología: un ancla, algo que les dé un sentido de orden y protección.

Es interesante saber que Sigmund Freud recomendaba la cocaína para tratar la neurosis y después se utilizó como anestesia local; la Ketamina era usada como anestesia general hasta que se descubrieron sus efectos alucinógenos y ahora sólo es aplicada a los animales de granja; la medicina, ese Dios que también ha errado pero que al parecer no importa, pues evoluciona y "enmienda" sus errores. 

Otro ejemplo es el del Delysid, nombre comercial del LSD-25, la sustancia que dio origen al arte, estética y cultura de toda una generación durante los años 60, prohibida después por el gobierno de Estados Unidos. Este medicamento era recetado para curar el alcoholismo, el comportamiento antisocial y la homosexualidad en los años 50.

Este tipo de actos han sido llevados a cabo por humanos, y como humanos somos imperfectos; si hago un silogismo, entonces los sacerdotes, gobernantes, científicos y médicos son imperfectos, y como humanos no conocen más de lo que conocen, por tanto, ya sea con las mejores intenciones o por intereses corporativos, actuarán bajo esta lógica y probablemente errarán.


delysid


La pregunta en relación con este nuevo Dios, asumiendo que no es una entidad poderosa sino el conjunto de acciones de seres imperfectos, sería: ¿Qué es lo que la Ciencia, la Tecnología y, particularmente, la Medicina, practican pero en 50 años será obsoleto? Tal vez esto suceda cuando un nuevo Dios venga a asesinarla.


¿Por qué reflexionamos más en la Medicina que en la Ciencia y en la Tecnología? Porque la Ciencia no es comprendida por la mayoría, y en discusiones comunes los argumentos se basan en comentarios como: “lo vi en Discovery Channel…”; en relación con la tecnología, el acceso inmediato a tanta información a través de buscadores nos ha hecho perezosos y el ejercicio de investigación ha hecho débil al criterio; aún así tenemos, si así lo deseamos, la capacidad de ejercitarla, pues a través de Internet podemos potenciar nuestra búsqueda de información para decidir qué es correcto y qué no: Internet es un Dios menor que te da la libertad de no caer en su trampa.

Por otro lado, la Medicina no te da la libertad de no caer en su trampa; sin importar los esfuerzos de herboristas y aquellos que buscan la medicina alternativa —la cual sigue siendo Medicina—, si el médico te receta siete medicamentos lo más probable es que los tomes y si no alguien te dirá “¿Por qué no sigues las instrucciones del médico?”; esta pregunta es el equivalente en el siglo XXI a “¿Por qué no tienes fe?”.


prozac


Hace menos de un año se descubrió que el daño causado al hígado en una persona que fue infectada con chikungunya (enfermedad viral causada por la picadura de un mosquito) no se debía a la enfermedad sino al tratamiento con Paracetamol, medicina que se usa  frecuentemente para bajar la fiebre o quitar dolores musculares; tras esto, el Paracetamol fue remplazado por el Tramadol (un derivado del opio), lo que llevó  a la conclusión, nuevamente, de que los avances médicos también comenten errores y es necesario modificar aspectos de estos.

¿Buscamos realmente curas a las enfermedades o sólo un ancla que nos haga sentir seguros? ¿Una figura paternal antes de sentirnos desprotegidos y huérfanos ahora que la Iglesia, el Estado e incluso la Ciencia y la Medicina nos han fallado como tal?


Si la Ciencia y Medicina son nuestro nuevo Dios y su naturaleza se basa en el cuestionamiento, ¿al cuestionarlas no pierden su posición de Dios?


**
Hay teorías tan extrañas que la Ciencia guarda que no podríamos saber si son ciertas, no por ahora; si eres fan de Stranger Things te gustará saber la que existe entorno a su temática y que podría ser cierta. 




Referencias: