Tecnología

El Internet y su impacto económico y político

Tecnología El Internet y su impacto económico y político



El –o la– Internet es un sistema global de redes de comunicación interconectadas que utiliza un conjunto de protocolos denominados TCP/IP para transmitir información. La World Wide Web es un servicio que utiliza dicho sistema como medio de distribución de hipertexto o hipermedios, y es en lo que todo el mundo piensa cuando se habla de la Red.

Internet

A pesar de que sólo tiene 27 años de existencia, la WWW tiene más de 3 mil 200 millones de usuarios, esto representa el 40 por ciento de la población mundial. Para la mayoría de ellos, el Internet es algo tan extendido que dan su presencia por sentado, como si se tratara de una fuerza natural. Cada 24 horas los usuarios de este servicio mandan alrededor de 150 mil millones de correos electrónicos y realizan más de 3 mil millones de búsquedas en Google. Con base a estas cifras, y a su potencial ilimitado de crecimiento, no resulta descabellado calificar al Internet como la creación más importante de la humanidad.

En su mejor versión, la Red puede ser un vehículo de transmisión de conocimiento y una forma de eliminar las barreras geográficas, acercando a la gente. Pero tiene también el potencial de convertirse en un instrumento de control al servicio de gobiernos autoritarios o una herramienta de intercambio de productos o servicios ilegales.

Por su ubicuidad y lo complejo de su funcionamiento, ha resultado muy difícil para los gobiernos regular el Internet, pero esto no significa que no lo hayan intentado. El estudio anual “Freedom On The Net” clasifica a los países según la libertad del Internet en su territorio en tres categorías: libres, parcialmente libres y no libres. En la primera se encuentran,  por ejemplo, Islandia, Estonia y Canadá; en la segunda Ecuador, Ucrania y México y en la tercera, con el nivel mínimo de libertad, China, Irán y Siria.

¿Por qué los gobiernos quieren controlar, regular o censurar la Red?

Libertad en Internet
La respuesta tiene dos vertientes principales, una es política y otra económica. El poder del Internet en términos políticos tiene que ver con su capacidad de articular los intereses de diversos sectores de la población y de ser un medio de organización social. Esto se puso de manifiesto con el surgimiento de la denominada “Primavera Árabe” en 2010, cuyas secuelas aún hoy impactan al Oriente Medio. Ésta consistió en una serie de manifestaciones y protestas multitudinarias que forzaron la renuncia de algunos de los dictadores más sanguinarios y que llevaban más tiempo en el poder, como Hosni Mubarak en Egipto (30 años en el cargo) y Muamar el Gadafi en Libia (42 años en el cargo).

El Internet no crea revoluciones pero se ha convertido en una herramienta indispensable para quienes las llevan a cabo. Quizá los cambios que acontecieron en Oriente Medio durante el último lustro tendrían lugar de cualquier forma; sin embargo, los medios electrónicos, y en particular las redes sociales, facilitaron y aceleraron el proceso.

Internet

 

Una ciudadanía descontenta y organizada es un peligro para cualquier gobierno autoritario, es por eso que no han perdido el tiempo en intentar regular o censurar este medio, ya sea a través de leyes –como las fallidas SOPA y PIPA en EEUU–, interrupción de las conexiones –como ha sucedido en Irán en tiempo de elecciones– o del monitoreo de los usuarios y el contenido al que acceden, práctica que lleva a cabo constantemente el gobierno chino.

En cuanto a su dimensión económica, el Internet se ha convertido en una herramienta indispensable para el funcionamiento de los bancos, el intercambio de divisas y las bolsas de valores. Se calcula que el 97 por ciento del dinero total en circulación es dinero creado a través de préstamos otorgados por las instituciones bancarias. Se trata de dinero virtual que no tiene un respaldo material y que depende completamente de la Red. En caso de una hipotética pérdida de las conexiones a nivel global, ese dinero se volvería inaccesible, generando una parálisis del sistema económico mundial.

El valor del Internet en términos económicos no termina ahí. Al explorar el concepto del “Internet de las cosas” o “Internet de todo”, expertos de la industria de las telecomunicaciones le asignan un valor potencial de 19 trillones de dólares en el año 2020 (esto es más que el PIB de EEUU).

¿Qué es el “Internet de las cosas”?

Se refiere a una potencial conexión a Internet de parte de todo tipo de objetos, los cuales podrán interactuar entre sí creando redes cada vez más sofisticadas. Desde autos hasta refrigeradores, libros, lámparas, termostatos, sistemas de riego, tecnología médica o cualquier otro dispositivo, todos serán accesibles a través del Internet y cambiarán la forma en que el ser humano promedio interactúa con su ambiente. Se pronostica que habrá 26 mil millones de ellos –sin incluir PCs, tabletas y teléfonos– conectados a la Red en los próximos cuatro años.

Las oportunidades de negocio que se desprenden del “Internet de las cosas” son casi ilimitadas, es por eso que compañías como Google y Samsung ya se preparan para aprovechar los tiempos de bonanza que se avecinan con tecnología que integra diversos dispositivos. En el caso de Google se trata de Brillo, un sistema operativo que busca ser el centro del hogar conectado, está diseñado para interactuar con todo tipo de objetos a través del Internet. Por su parte, Samsung presentó el sistema abierto SmartThings, que puede conectarse con dispositivos de otras marcas para crear un hogar inteligente en el que la tecnología se hace cargo de todo.

Samsung SmartThings from SmartThings on Vimeo.

 

En menos de tres décadas el Internet se ha convertido en una parte esencial de la vida diaria de miles de millones de personas en todo el mundo. Este proceso de integración no sólo no se detendrá, sino que tenderá a acelerarse durante los próximos años. El uso o abuso de esta tecnología tiene el poder de derrocar gobiernos, generar fortunas  o simplemente hacer más fácil la vida del ser humano promedio. Es difícil saber cuál será el siguiente paso, pero una cosa es segura: Internet llegó para quedarse.

Internet users in the world, Internet Live Stats

Freedom on the net, Freedom House

Strip private banks of their power to create money, Martin Wolf, Financial Times, abril 2014. 

Internet of Things By The Numbers: Market Estimates And Forecasts, Gil Press, Forbes. 




Referencias: