El lado oscuro de la industria farmaceútica y los riesgos de la salud como un negocio
Tecnología

El lado oscuro de la industria farmaceútica y los riesgos de la salud como un negocio

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

17 de noviembre, 2016

Tecnología El lado oscuro de la industria farmaceútica y los riesgos de la salud como un negocio
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

17 de noviembre, 2016




Con el desarrollo de la química, la biología y un conocimiento cada vez mayor del cuerpo humano, el hombre logró superar barreras del tiempo que antes parecían infranqueables. Desde la Edad Media, cuando la esperanza de vida rondaba los 30 años en Europa y hasta inicios del siglo XIX, la posibilidad de superar los 40 años era mínima para la mayor parte de la población.

En la actualidad, el avance de los procedimientos médicos, las prácticas de salud y –especialmente– el desarrollo de la farmacología, lograron un aumento súbito en la calidad y esperanza de vida en todo el globo: A casi un siglo del descubrimiento de la penicilina, la media de vida a nivel mundial rebasa los 71 años y en los países desarrollados se ubica por encima de los 82.

Este salto cuántico en el cuidado de la salud y la prolongación de la vida supone un triunfo de la civilización humana y la ciencia; sin embargo, detrás de cada logro, terapia novedosa, tratamiento contra enfermedades crónicas y todos los medicamentos existentes, se esconde una poderosa industria de la que depende la salud a nivel mundial.

Salud, enfermedad y mercado

industria farmaceutica pildora

Como el resto de actividades y campos del saber humano en la actualidad, la medicina une irremediablemente su suerte a los intereses que dicta el mercado. En el imaginario colectivo y a fuerza de normalización mediática, cada producto o servicio está dispuesto para beneficiarse de él, a cambio de una ganancia que funcione de incentivo para seguir ofreciéndolo.

Así, derechos humanos básicos como la educación, la alimentación o la seguridad se comercializan como mercancías dependientes de la capacidad de compra del individuo, porque en el ideario de millones de personas alrededor del mundo no existe alternativa alguna y dan por hecho que ésa es la única forma de hacerlo.

En materia de salud, la industria farmacéutica se encarga de producir la inmensa gama de medicamentos que se utilizan todos los días alrededor del globo. Desde un analgésico simple, hasta un antibiótico o antirretroviral, cada píldora, solución, jarabe o polvo encargado de la salud mundial es elaborado por alguno de los diez grupos más poderosos de esta industria, que se guía con la máxima del mercado, producir a costos más bajos y vender a un público específico para obtener la mayor ganancia posible.


La salud: un negocio multimillonario

industria farmaceutica dallas

El problema es que la medicina no se trata de cualquier otra mercancía, de un producto novedoso o una tendencia de la moda enfocada a cierto público con capacidad de compra, sino de los activos necesarios para combatir una infección bacteriana, erradicar células cancerígenas o retardar el progreso de una enfermedad vírica en el cuerpo. En suma, se trata de lo más importante para cualquier organismo vivo, la salud.

La industria mantiene un férreo control sobre los principales órganos mundiales de salud, que dictan los procedimientos, las enfermedades, terapias y los medicamentos aceptados, ideales o erróneos para cada caso. La FDA (Administración de Alimentos y Medicinas por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos y la Agencia Europea de Medicamentos están financiadas casi en su totalidad por un lobby que defiende a toda costa sus intereses, sin reparar en la salud del público.

Gracias al poder y dominio de la industria, los medicamentos de patente pueden elevar su precio a cifras estratosféricas y aumentar sus tasas de ganancia de forma indiscriminada. En el resto del mundo, ejecutivos y asesores relacionados con estas industrias participan activamente en altos puestos gubernamentales, influyendo en políticas públicas, campañas y planes de salud con la mira puesta en los beneficios del mismo sector, promocionando de manera indirecta cierto tipo de medicamentos o concretando compras con los gobiernos.

La investigación y el desarrollo en la industria

industria farmaceutica  dallas

No sólo eso, una práctica frecuente de esta industria, que gasta más en publicidad que en investigación es la celebración de acuerdos comerciales con especialistas, consultorios, clínicas particulares e incluso órganos gubernamentales para prescribir recetas con medicamentos de patente, aún cuando no sean necesarios, se desconozcan sus efectos secundarios o un fármaco más sencillo esté disponible en el mercado a un precio mucho más asequible. 

La respuesta de quienes representan a la industria se basa en la apología del modelo de investigación y desarrollo. Desde esta óptica, las empresas no sólo se encargan de producir y comercializar los medicamentos existentes, también invierten sus ganancias en la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos más eficientes y con menos efectos secundarios para ofrecerlos al público. No obstante, la realidad es que la inversión no alcanza ni siquiera el 15 % del total de ganancias reportadas en las diez empresas más poderosas del rubro.

Ante tales hechos, es inevitable la formulación de distintas preguntas: ¿Por qué habríamos de dejar la salud mundial en manos de empresas privadas que sólo persiguen su beneficio? ¿Cuál es el sentido de la ciencia cuando se produce por un grupo y para un fin particular y no social? Las respuestas forman parte de la misma sociedad que elige los combustibles fósiles en vez de las alternativas ecológicas presentes en la actualidad, la que pretende obsesivamente llegar a Marte en vez de revertir el proceso de contaminación y cambio climático en este planeta y la que genera cada vez más individuos aislados y egoístas que niegan la naturaleza de su carácter social ante una competitividad absurda.


**
Referencias:

Canadian Medical Association Journal: Excess in the pharmaceutical industry
Future Science: The dark side of pharmaceutical chemistry
Healthcare: The Dark Side of Big Pharma, How Marketing to Doctor Really Works?









Referencias: