INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Todo lo que debes saber sobre tus neuronas reflejo y cómo estimularlas

25 de abril de 2018

Magyber Miranda

Imagina que estás sentado bajo un árbol mientras admiras un hermoso paisaje, la calma te invade; cierras los ojos y respiras de manera profunda. De pronto, escuchas un fuerte estruendo y aparece ante ti un aterrador y voraz depredador que amenaza tu vida —bien podría ser algún animal salvaje o un ladrón (que en todo caso también es muy salvaje y animal)—. Así, cómo responderías ante cualquier otro estímulo, tu sobrevivencia en este ejemplo especulativo —para nada aproximado con la vida real— depende en identificar los estímulos pertinentes y responder adecuadamente ante ellos.


La habilidad de responder ante un estímulo se conoce como irritabilidad. Es en esta propiedad fundamental de la vida que el sistema nervioso basa su principio. La respuesta a un estímulo puede ser tan simple como la de una pulga de agua que evade una sustancia nociva en el charquito en que nada felizmente, o procesos tan complejos como la capacidad de pensamiento y la coordinación motriz. Los estímulos capaces de provocar una respuesta pueden ser ambientales, cambios en temperatura, luz, olores, movimientos etc.; que indican la presencia de una presa o un depredador. Aunque también pueden ser internos, como cuando tienes hambre o cambia tu presión sanguínea.



Al recordar el ejemplo de hace un momento, ¿qué sucedió? ¿moriste o lograste escapar? Independiente si sobreviviste o no, la acción que tomó lugar en ese momento se conoce como conducta refleja. El término reflejo se define como la respuesta motriz, secretoria o nutritiva inmediata provocada por determinado estímulo. Dicha respuesta puede ser o no consciente. La acción refleja es entonces una respuesta específica y estereotipada ante un estímulo adecuado. Y bueno, ¿dónde están las neuronas en todo esto? Para empezar recordemos un poco de lo aprendido en nuestros maravillosos cursos de preescolar uno.


Las neuronas son células nerviosas especializadas en transmitir información eléctrica y química. Por medio de una red compleja de ellas, todos los animales —excepto las esponjas— reúnen información sobre las condiciones corporales y del ambiente para procesarla e integrarla en respuestas o comandos a los músculos y glándulas corporales. Las vías del llamado arco reflejo están constituidas por una neurona aferente —sensitiva— y su receptor. Como cualquier otra célula, las neuronas realizan funciones celulares normales, pero también analizan y ordenan sistemáticamente la información procedente de los tejidos y de los telerreceptores, conducen impulsos nerviosos o estados de excitación generados por ellas o en otras estructuras para comandar una respuesta ante un estímulo.


Seguro has visto en televisión o experimentado en alguna visita al médico cierta escena que involucra lo siguiente: una persona sentada, un martillo de los reflejos, un golpecito en la rodilla y la acción mecánica de levantar el pie como dando una pequeña patada. Lo que has visto es un ejemplo de reflejo miotatico o de estiramiento, en el que el estímulo —el golpecito— activa a los receptores situados a nivel muscular permitiendo que el tendón golpeado se estire y en consecuencia se produzca una contracción muscular brusca.



En el mundo animal, el sistema nervioso es el más importante con el que se cuenta para regular —en colaboración con otros sistemas como el endócrino— muchos comportamientos y procesos fisiológicos. Aunque, en teoría, la información sensorial de la visión, oído, gusto, olfato y tacto —sin dejar de lado otras entradas sensoriales como frío, calor, vibración y dolor— se procesa de manera similar en todos los animales, te sorprenderías cuán enrome es la diferencia entre los mundos sensorial y de percepción de cada uno.


Cada animal tiene herramientas sensoriales particulares que son producto de una elegante y refinada selección natural. El oído de un elefante, la visión de un Gecko o la inteligencia humana son algunos ejemplos. El modo en que los humanos percibimos el mundo es único, y no se comparte con ningún otro animal —ni viceversa—. ¿Imagina que pudieras percibir el mundo como lo hace tu animal favorito? ¿Qué te parecería tener la agudeza sensorial del mejor predador —no el de la película, pero el de una serpiente o una lechuza—? ¿O puedes imaginar la manera en que tu mascota mira el mundo?



**


Si estás interesado en saber qué más hacen tus neuronas o cómo funcionan, entonces te compartimos estos datos curiosos que no sabías de las neuronas y cómo es que la ciencia derrumbó el mito más grande sobre las neuronas y nos otorga la explicación para regenerarlas.




TAGS: Mente Ciencia Consejos
REFERENCIAS:

Magyber Miranda


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

9 errores que cometes con tu look y te hacen lucir como adolescente Ahora ya pueden pagarte por stalkear a alguien en redes sociales La bebida contra el acoso sexual que tienes que pedir cuando necesitas ayuda What We Think About Kylie Jenner's New Birthday Collection Thierry Noir, The Artist Who First Used The Berlin Wall As His Canvas To Defy Repression ‘Better Call Saul’: todo lo que tienes que saber acerca de la temporada 4

  TE RECOMENDAMOS