EUA llegó a la meta, pero la URSS ganó la carrera espacial
Tecnología

EUA llegó a la meta, pero la URSS ganó la carrera espacial

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

4 de febrero, 2017

Tecnología EUA llegó a la meta, pero la URSS ganó la carrera espacial
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

4 de febrero, 2017

 

 


Aunque el mundo diga lo contrario, la Guerra Fría no ha terminado.
El enfrentamiento que nació poco después de que terminara la Segunda Guerra Mundial entre la nación americana y soviética, ha sido uno de los más absurdos que el mundo haya presenciado. La reconocida serie "The Americans" hace una crónica de su último periodo, revelando cómo –a pesar de que el mundo vivía en una aparente fachada de paz– bajo cuarteles y casas de espías se llevaba a cabo una batalla con decenas de muertos, paranoia constante y un sinfín de juegos sencillos en que dos naciones robaban información y disponían de una enorme maquinaria ideológica para demostrar qué sistema económico resultaba mejor. Durante el conflicto, la joya de la corona, el indicativo de desarrollo y vanguardia se concentró en sola materia: la tecnología.

Cuando las bombas atómicas demostraron que las batallas con hombres y armas "humanas" estaban a punto de ser obsoletas, se desarrolló una impetuosa obsesión por las computadoras, transmisiones y –curiosamente– tomar control del espacio. A ese último hecho se le conoció como la carrera espacial y aunque los libros digan que Estados Unidos ganó, la realidad es muy distinta.

Cabe destacar que el propósito de los avances tecnológicos enfocados al espacio no estaban pensados precisamente como estrategias bélicas, sino como una forma de atraer la atención de los ciudadanos y asegurarles que vivían bajo el gobierno más eficiente; todo consecuencia de la lucha ideológica socialista y la capitalista. Los soviéticos temían que los americanos establecieran su sistema económico y viceversa; era una guerra paranoica y absurda, pero la carrera espacial era inevitable.

carrera espacial americanos

Quienes dieron el primer paso fueron los soviéticos liderados por Nikita Khrushchev, sucesor de Stalin, quien usando investigaciones y desarrollo de los Nazis, señaló a Sergei Korolev (un político genio) como el jefe del proyecto. Korolev, era como un Steve Jobs de la ingeniería soviética. A pesar de que no era un científico, tenía un poder inusual sobre sus trabajadores, a quienes siempre aseguraba que todo era posible. Ese pensamiento lo llevó a iniciar la carrera despertando tensiones en la unión americana.

El proyecto se llamaba R-7 Semyorka y era un cohete planeado para viajar más de 5 mil kilómetros en un sólo impulso. De acuerdo con la BBC, ese hecho los convirtió en una potencia mundial y en un orgullo para su nación, gracias a la propaganda alabando dicha invención. Los americanos pensaban que construían un misil de largo alcance, pero Sergei tenía otro asunto en mente: mandarlo al espacio, lo cual, despertó un espíritu más nacionalista en la Unión Soviética.

carrera espacial

El éxito del cohete soviético caló hondo en los Estados Unidos y el país de las barras y las estrellas incrementó su trabajo espía en Moscú con el propósito de tomar ventaja en la carrera, pero Sergei Korolev tenía una misión más: poner vida en el espacio y crear estaciones espaciales para que las personas pudieran vivir en ellas. Así que en 1957, el esfuerzo inicial fue el famoso Sputnik, el primer satélite que pudo ser puesto en órbita.

Un hecho gracioso alrededor de ese logro fue que el Sputnik liberaba una transmisión de radio que implementaron los soviéticos para corroborar que pudiesen comunicarse con su trabajo, pero eso despertó sospechas en la unión americana y trataron de decodificar un mensaje que en realidad no existía. Los rusos mostraban su poder y al mismo tiempo, presumían al mundo los avances tecnológicos de una organización socialista, mientras que la Unión Americana se rezagaba incrédula ante tal demostración.

carrera espacial sputnik

Para seguir con su excelente racha, el líder soviético decidió no esperar mucho y encaminar el paso del hombre al espacio. La misión estuvo enfocada en una perra llamada Laika, originaria de las calles de Moscú. No fue la primera en ser lanzada al espacio por la nación, pero sí la que logró entrar en órbita exitosamente antes que cualquier otro.
El animal murió durante el vuelo, pero los líderes aseguraron que duró seis meses viva en la cápsula espacial para causar un impacto más profundo en la opinión pública. Fue una humillación total para los americanos, quienes estaban lejos de llevar vida al espacio y la frustración era notable (ellos no lo lograron sino hasta siete años después con un mono).

carrera espacial laika

Todos hablan de Neil Armstrong y su llegada a la luna en 1969  -y aún sigue generando un sinfín de sospechas-, pero pocos hablan de Yuri Gagarin, el primer hombre que pudo viajar al espacio. Aunque fueron varios los que entrenaron para tomar el papel, el chico atractivo y deportista sería un mejor rostro para los periódicos y convertirse en héroe nacional.
Su viaje fue el 12 de abril del 1961 (ocho años antes de la hazaña de los americanos) y la década estuvo llena de logros similares: En el 63 Valentina Tereshkova fue la primera mujer en hacer el mismo viaje de Gagarin (¿alguien recuerda un nombre femenino en la historia del espacio en Estados Unidos?) y dos años después, lograron caminar en el espacio fuera de sus cohetes. 

La respuesta estadounidense no se hizo esperar: el 12 de septiembre de 1962, John F. Kennedy anunció frente a los medios internacionales que el siguiente objetivo del país de las barras y las estrellas estaba en realizar una hazaña que apenas una década antes era propia de la ciencia ficción: llevar al primer hombre a pisar la Luna y de regreso a la Tierra, sano y salvo. El anuncio coincide con el inicio del resquebrajamiento de la URSS y la traición a la causa que se levantó desde 1917.

Las siguientes dos décadas estuvieron marcadas por pocos avances. Korolev murió, Armstrong llegó a la Luna y el espacio dejó de ser una prioridad hasta los 90, cuando finalmente Rusia decidió colaborar con Estados Unidos –después de años de tratar de robarse sus propias investigaciones–.
El resultado fue la primera Estación Espacial Internacional, que usa tecnología creadas por ambas potencias y sirve como un ejemplo de los beneficios de eliminar la guerra, el espionaje y enfocarse en la cooperación.  Si lo miramos por logros, la URSS ganó la carrera espacial y Estados Unidos obtuvo una pequeña y mediática victoria, pero ¿de qué sirve eso cuando la humanidad misma, sin importar el país ni la raza, debería ser quien sustente los beneficios de la exploración espacial?


*
Referencias:
BBC
NationalColdWarExhibition
 NASA



Referencias: