La farsa detrás de la “vacuna” que cura la diabetes

La farsa detrás de la “vacuna” que cura la diabetes

Por: Samantha Alvarado -

La presentan como una solución mágica y efectiva, pero las instituciones han advertido que no cuenta con un protocolo clínico.


Qué más quisiéramos encontrar una solución definitiva a la diabetes, sobre todo en un país en donde la Alianza por la Salud Alimentaria advierte que más de 10 millones de adultos la padecen. 

Sin embargo, cuando nos enfrentamos a una enfermedad con tanta presencia en la salud pública, existe el riesgo de que la gente comience a tratarla con métodos alternativos y curaciones sin estudios suficientes para calcular las consecuencias. 

Autohemoterapia: ¿una ciencia que ayudará a la humanidad? 

Tal es el caso de la rama alternativa de la medicina llamada autohemoterapia, la cual, como podrás imaginar tal vez por su nombre, consiste en la “reinyección intramuscular o subcutánea inmediata de sangre autóloga recién extraída”, de acuerdo con el Institute of Science

La organización Issels Immuno-Oncology explica que la autohemoterapia fue descrita por primera vez por el médico francés Paul Rabat en 1913, y la técnica básicamente se trata de extraer una pequeña cantidad de sangre de la vena y la reinyección de la misma sangre en un músculo o en una vena. ¿El objetivo? Aseguran que es mejorar la capacidad del sistema inmunológico para combatir enfermedades. 

La farsa detrás de la “vacuna” que cura la diabetes  1

Considerada como medicina tradicional, alternativa y hasta pseudociencia por muchos, lo cierto es que no hay todavía un consenso en la comunidad científica para aceptar este tipo de terapia, así como incertidumbre en cuanto a sus consecuencias y alcances. 

Vacuna contra la diabetes 

La autohemoterapia ha sido utilizada para intentar “curar” enfermedades autoinmunes, y otras como la diabetes. Esto mismo quizo hacer el médico mexicano Jorge González Ramírez quien en 2015 afirmó haber desarrollado una vacuna para curar la diabetes a base de autohemoterapia. 

En su momento, la noticia hizo eco profundo en el país, hasta el punto de que la Secretaría de Salud advirtió a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) que esta terapia no había sido registrada en México por lo que su venta era ilegal. 

Ramírez aseguraba que la vacuna de autohemoterapia era una solución prometedora y que incluso podía revertir los efectos de la diabetes. ¿Cómo era el tratamiento? Consistía en la inyección de una solución formada por cinco centímetros cúbicos de sangre del paciente con 55 mililitros de solución salina, y tenía que estar a una temperatura de cinco grados. Decían que esto corregiría errores genéticos y metabólicos. 

La farsa detrás de la “vacuna” que cura la diabetes  2

Pero la COFEPRIS fue muy clara y tajante en ese momento: presentó cargos en contra del creador de la vacuna y su asociación, advirtió que no tenía protocolo clínico para evaluar la calidad y seguridad del tratamiento, además de informar que no contaba con registro sanitario. 

Se decomisaron más de 2.5 millones de productos. 

Entonces, ¿existe una vacuna para la diabetes? 

Hasta ahora no hay alguna que haya sido aprobada por unanimidad por la comunidad y que se comercialice, pero en junio del año pasado salió un estudio en NPJ Vaccines que aseguraba que la BGC –una antigua vacuna contra la tuberculosis que cuesta menos de un dólar– podría controlar la diabetes tipo 1 como nunca antes. 

La BGC (Bacilo de Calmette-Guérin) es una vacuna hecha a partir de un tipo de bacteria llamado Mycobacterium bovis, el cual causa la tuberculosis en el ganado vacuno y es primo hermano de la bacteria que causa tuberculosis en los humanos. La vacuna fue utilizada por primera vez contra la tuberculosis en 1921. 

Sin embargo, ahora un estudio reciente asegura que puede ser utilizada para tratar de manera efectiva la diabetes tipo 1, la cual se presenta en niños y es considerada una enfermedad autoinmune pues el propio sistema del paciente destruye las células del páncreas encargadas de producir la insulina para tener un equilibrio. 

La farsa detrás de la “vacuna” que cura la diabetes  3

Es por eso que la Dra. Denise Faustman, profesora de Mediana en la Universidad de Harvard y doctora en el Massachusetts General Hospital, ha dedicado años junto con un equipo de científicos a probar que, según ellos, la vacuna BCG ayuda a eliminar la diabetes tipo 1, cosa que ha logrado con relativo éxito en ratones, y ya comenzaron a experimentar con humanos. 

A pesar de los resultados que ha reportado la Dra. Faustman, su vacuna no ha sido aprobada y apoyada por la mayoría de la comunidad, que ve con ojos de recelo el supuesto descubrimiento. 

De cualquier modo, es cierto que deben abrirse vías y posibilidades de cura para una enfermedad contemporánea que merma con fuerza a la población. Y quién sabe, tal vez un día en efecto puedan desarrollar una vacuna que desaparezca este padecimiento como ha pasado con otros. 

*

Podría interesarte: 

Crudas fotografías que muestran la enfermedad que podría regresar con los antivacunas

¡Uno de cada dos en el mundo no sabe que tiene diabetes!

Ébola: el virus mortal que amenaza a Europa y podría desatar otra epidemia