Tecnología

Por qué no puedes entrar a Facebook esta mañana

Tecnología Por qué no puedes entrar a Facebook esta mañana


La caída de Facebook de la mañana del 5 de diciembre se suma al menos a otras dos fallas globales durante la última semana, lapso en el que distintos usuarios han manifestado en otras redes sociales su imposibilidad de acceder a la página principal, o bien iniciar sesión en la red que concentra más de 2 mil millones de usuarios activos a mediados de 2018.


El problema no sólo afecta al sitio principal de Facebook, también a Whatsapp y Workplace (la plataforma para empresas de Facebook), cuyo servicio funciona actualmente de forma intermitente. El sitio no ha emitido ningún comunicado al respecto. 



Un año negro


post-image


Estas caídas han mermado en la confianza de los usuarios y suman a la crisis del gigante de la red, cuyo número de nuevos usuarios experimentó una desaceleración sin precedentes en el segundo trimestre de 2018, en medio del escándalo de Cambridge Analytica que puso en el centro del debate la ética y los términos de uso de los datos personales por parte de Facebook, alcanzando su cumbre en las comparecencias de Mark Zuckerberg frente al senado norteamericano.


Además, sus ingresos crecieron al menor ritmo de los últimos 3 años e incluso, Facebook tuvo tiempo para romper un récord en Nueva York: la red social firmó la caída más estrepitosa en la historia del mercado bursátil en un sólo día, cuando el pasado 26 de julio perdió casi el 19 % de su valor en bolsa (más de 120 millones de dólares).



¿Está cerca el fin de Facebook?


post-image


La historia de Internet está llena de ejemplos de plataformas que comprendieron el momento histórico y tecnológico de entonces, resultaron funcionales para los usuarios y dominaron la web para caer estrepitosamente y desaparecer algunos años después. AOL, MSN Messenger, Hi5 y MySpace son algunos recordatorios de que la red es efímera y que lo que hoy es uno de los mayores imperio del mundo virtual, podría desaparecer en menos del tiempo del que creemos.


Referencias: