PUBLICIDAD

TECNOLOGIA

Historia del ADN: el lenguaje de la vida



 El ADN, estructura molecular invisible para nuestros ojos, contiene toda la información de nuestra vida. Somos únicos e irrepetibles. No se trata de una descripción poética de nuestra persona, sino una aseveración científica.Por eso, la historia del ADN es algo que se debe conocer.

Apenas hace poco más de 50 años, James Watson y Francis Crick, revolucionaron la manera en que nos percibimos a nosotros mismos y al resto de los entes vivientes dando un giro completo a la historia de la ciencia. Otorgaron una forma a esa composición milimétrica que contiene no sólo nuestra información, sino la de nuestros antepasados. La vida condensada en una compleja cadena de polímeros entrelazada en forma de hélice.



Cabe recordar que el conocimiento científico, ávido de buscar explicaciones del mundo y de nosotros mismos, se nutre y crece ofreciendo respuestas a preguntas planteadas con anterioridad. Es un diálogo constante de preguntas y respuestas entre generaciones humanas. El conocimiento se logra a través de errores y teorías hechas añicos por nuevos descubrimientos, es verdad, pero también de aportaciones que aciertan a describir un pedazo de realidad.  En ciencia tampoco hay generación espontánea. Para el hallazgo de esta pequeña estructura tuvieron que pasar varios cientos de años en los que hombres y mujeres aportaron su saber a este descubrimiento.

La historia del descubrimiento del ADN puede remontarse hasta el nacimiento de la agricultura, momento en el que el hombre intuye -y más tarde sabe- que, de una semilla en particular, devendrá algo específico. Aunque nos sorprenda, tuvieron que pasar varios siglos para entender, posteriormente, cómo funcionaba el nacimiento de los propios humanos. Desde su procreación hasta su nacimiento, así como las características de los nuevos seres y la similitud con sus estirpes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 “Toda vida sale de vida”, se concluyó luego de echar por tierra las  hipótesis de la generación espontánea propuesta en la antigüedad y más tarde desarrollada por científicos modernos.

Fue hasta la llegada de Gregor Johann Mendel cuando se descubrió que las características de lo naciente no son aleatorias, más bien corresponden a un patrón y reconoce el papel de los ascendentes. Pese a no ser tomado enserio en su momento, Mendel sentó las bases de la genética moderna desde 1865 aunque su teoría fue retomada a inicios del siglo XX. Aunque sus aportes siguen siendo válidos  en nuestros tiempos, pasó su vida en el anonimato de un monje agustino católico.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También es importante recordar el papel de Friedrich Miescher, quien descubriría la nucleína, sustancia que aisló advirtiendo que era única en su tipo, así como  la aportación de Charles Darwin, quien reconoció también los factores progresivos que permanecían en los seres vivos en el transcurso de las generaciones.



Posteriormente, Thomas H. Morgan descubrió en 1910 que el diformismo sexual en la mosca de fruta tenía su explicación a un nivel cromosómico. En 1927, el biólogo y genetista Hermann Muller, logró realizar mutaciones derivadas de la intervención de rayos X, lo que confirmaba la idea de que el nivel celular condicionaba la manifestación exterior de determinadas características.

Será también gracias a los aportes en la primera mitad del siglo XX de Frederick Griffith, los hallazgos de Oswald Avery y los experimentos de Alfred Hershey y Martha Chase en 1952 que darán más luz sobre la composición que reside en lo más mínimo de nosotros. Más tarde, la aportación de Theodore Levene estribaría en demostrar que cuatro bases nitrogenadas, desoxirribosa y un grupo fosfato, forman la composición del DNA, sin llegar aún a una descripción de su estructura y función.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un año antes de la publicación de Watson y Crick en la revista científica "Nature”, la científica Rosalind Franklin y su colega Maurice Wilkins, pudieron obtener Rayos X de ésta molécula, lo que ayudó a la construcción del modelo posterior. El papel de Rosalind Franklin, lamentablemente, quedó relegado.

El nacimiento de la biología molecular moderna no es, como vemos, algo azaroso. Miles de años, coincidencias, descubrimientos, errores e intuiciones tuvieron que transcurrir antes de dar con la estructura de doble hélice del ácido desoxirribonucleico, que revolucionaría, para siempre, la manera en la que nos percibimos como seres vivos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Actualmente, continúan sin cesar las contribuciones para entender el ADN. Algunos estudios afirman que la elección de nuestra pareja, nuestra manera de pensar,  la propensión a adicciones, y la manera en que percibimos emocionalmente el mundo, es el resultado de esta diminuta estructura. 


*
Referencias:

Lagos y Foradori, La larga historia de una molécula: el ADN, Revista Chilena de Pediatría, 2003, Chile.


Podría interesarte
Etiquetas:datos curiosos
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD