El día que Carl Sagan dijo que Jesucristo era alien y otras incoherencias sobre la vida extraterrestre

sábado, 9 de septiembre de 2017 14:18

|Rodrigo Ayala Cárdenas




-¡Te digo que Jesucristo es extraterrestre!



Con un puñetazo en la mesa que hizo que los cubiertos tintinearan, Carl Sagan remató la frase ante la mirada atónita de sus acompañantes y algunos de los comensales del restaurante ubicado en la ciudad de Bloomington, Indiana en la década de 1950. Anteriormente, el divulgador científico ya había manifestado la teoría de que los grandes iluminados y seres divinos de la Tierra venían de otros planetas. Milagros descritos en la Biblia y adjudicados a Jesucristo como resucitar al tercer día, devolverle la vista a un ciego, revivir a un muerto o convertir el agua en vino, además del milagro hecho por Moisés de abrir las aguas del Mar Rojo, eran resultado de sistemas tecnológicos altamente avanzados que parecían ajenos a este planeta, pero que en otros eran perfectamente normales.


Carl Sagan


Carl Sagan fue un incansable buscador de vida inteligente en otros sistemas solares. Desde su niñez estuvo convencido de que en la vastedad del Universo debían haber otras manifestaciones de vida y sus palabras dan fe de ello: «Si estamos solos en el Universo, seguro sería una terrible pérdida de espacio». Perteneció a esa estirpe de científicos para los que la inmensidad estelar escondía algo más que frías galaxias, como el italiano Giordano Bruno, quien afirmó que «existen innumerables soles… Tierras… seres vivos que habitan esos mundos».


Por desgracia, mientras Sagan aplicó a sus investigaciones conocidas como SETI (siglas en inglés de la “búsqueda de inteligencia extraterrestre”) todo el rigor de la ciencia, la obsesión por encontrar vida fuera de este mundo a toda costa llevó a ufólogos o pseudocientíficos de todo el planeta a la invención y aseveración de teorías conspirativas e historias absurdas. Revisaremos a continuación algunos de esos cientos de relatos que han circulado en todo el planeta en torno a uno de los fenómenos más cautivantes y extravagantes de todos los tiempos.


-

Abducciones extraterrestres



Son muchas las personas que afirman haber sido secuestradas por platillos voladores a partir del boom de los ovnis con el incidente de Roswell, Nuevo México. La mayoría han presentado nulas o pocas pruebas consistentes que le den credibilidad a su relato. Una abducción se presenta sobre todo ante la vista de ningún espectador, en zonas apartadas como montañas o bosques y suelen ser generalmente de manera individual, aunque también han existido casos de secuestros de dos o más personas, como el ocurrido en 1976, conocido como "las abducciones de Allagash". Cuatro personas (Jack Weiner, Jim Weiner, Chuck Rak y Charlie Foltz) fueron supuestamente abducidas mientras pescaban en el río Allagash, en el estado de Maine. Los cuatro afirmaron haber visto un disco sumamente brillante flotando encima de las copas de los árboles.


Los cuatro abducidos del río Allagash


Al parecer, impactados por el hecho, los hombres regresaron a sus casas olvidando el acontecimiento, sin embargo, años después los cuatro afirmaron tener pesadillas similares en las que se veían desnudos en cuartos blancos ante la presencia de seres extraños que tomaban muestras de sus tejidos y sus fluidos corporales. Al acudir ante el experto en ovnis Ray Fowler, éste les sugirió la idea de someterse a regresiones para recordar enteramente su experiencia. No sólo fueron sometidos a sesiones de hipnosis sino a un detector de mentiras en el que se confirmó que los hombres no mentían. A pesar de contar con “pruebas”, éste es uno de tantos casos de abducciones que se han quedado más como una leyenda que como una prueba concluyente de contacto extraterrestre. Por desgracia, los abducidos sólo cuentan con su testimonio verbal para probar una verdad que necesitaría de videos o fotografías para demostrar su certeza.


-

Misteriosas figuras en Marte



El planeta rojo es uno de los territorios del Sistema Solar más observados e investigados por la NASA debido a su cercanía con la Tierra y la posibilidad de hallar vida extraterrestre en él. En 1976, una fotografía realmente curiosa y enigmática tomada por la sonda Viking 1, en la que se observaba supuestamente un rostro de tres kilómetros de longitud en la región bautizada como Cidonia, le dio la vuelta al mundo. Los entusiastas de la ufología y los adeptos a los temas enigmáticos no tardaron en señalar la imagen como prueba de que, en algún momento, existió una civilización en Marte. Tras varias investigaciones científicas se determinó que tan sólo se trataba de un montículo rocoso cuyas sombras le daban la apariencia de un rostro.

Años después, en 2007 específicamente, el rover Spirit captó la imagen de una supuesta figura femenina que caminaba por las arenas marcianas. El ojo humano y el cerebro están educados para adjudicar formas conocidas a las figuras que observa; así es que, tal y como sucedió en 1976, se vio en una simple roca una presencia totalmente inexistente. La NASA se encargó de desmentir lo que para muchos era otra prueba de que en Marte había vida.  


-

George Adamski y los “extraterrestres nórdicos”


El “Maestro errante” en una de tantas entrevistas que concedió


Este sujeto fue uno de los grandes “investigadores” del fenómeno OVNI en la década de 1950. Afirmaba que tenía contacto cercano con “extraterrestres nórdicos” de los que recibía constantes visitas. Se hacía llamar a sí mismo el “Maestro errante” y fue autor de diversos libros que le hicieron muy popular entre los aficionados al fenómeno de los visitantes de otros mundos. Fue autor de una buena cantidad de fotografías de supuestos OVNIs construidos con materiales caseros que más tarde fueron desenmascaradas y señaladas como falsas. Adamski afirmó haber viajado a otros planetas a bordo de naves espaciales y haber visitado la cara oculta de la Luna: «Mientras miraba (la Luna), un pequeño animal cruzó la zona que observaba. Pude ver que tenía cuatro patas y piel, pero su velocidad me impidió identificarlo», relata en su libro Inside the Space Ships (Dentro de las naves espaciales, 1955).



Este hombre aseguró haber tenido su primera experiencia cercana en el desierto de California el 20 de noviembre de 1952, cuando afirmó que conoció a Orthon, un residente de Venus de apariencia rubia, bien parecido y cuerpo atlético. A partir de ahí, el profesor Adamski, como le gustaba que le dijeran, comenzó a tener contacto con otros seres de este Sistema Solar y otros mucho más lejanos. Sólo los muy fanáticos sobre la vida extraterrestre creen con fe ciega en las descabelladas palabras del “profesor”, un tipo con una imaginación muy despierta y una fe inquebrantable en que la verdad está allá afuera. 


-

Los misteriosos círculos de los campos de cultivo



Los ciudadanos británicos David Chorley y Doug Bower llevaron a cabo una de las bromas que más tumultos generaron a partir de 1978 hasta la década de 1990 en el mundo de la ufología. Durante las noches llevaban a cabo extrañas figuras geométricas en los campos de cultivo ingleses de una belleza y una imaginación increíbles que no tardaron en ser calificadas como de origen extraterrestre. Los estudiosos, que bautizaron estas figuras como agroglifos, también afirmaron que estos trazos podían tratarse de mensajes secretos puestos por inteligencias superiores para comunicarse con los terrícolas.


Doug Bower muestra los materiales con los que llevaba a cabo los agroglifos


Sin embargo, existe un buen número de creyentes que desacreditan las palabras de Chorley y Bower («Dijeron que habían sido hechos por una “inteligencia superior”, ése fue el argumento que nos dio más risa de todos») y sostienen que los autores no estarían capacitados para hacer en tan poco tiempo figuras tan abstractas. Como muestras de que la presencia alienígena es la responsable de estas maravillas, los ufólogos mencionan lo siguiente: las plantas no están quebradas ni dañadas, más bien deformadas por una especie de radiación; además presentan un crecimiento anormal, alteraciones electromagnéticas y una emisión de radiación residual. Mentira o no, son inexistentes las pruebas que demuestren que estas figuras son trazadas por entidades ajenas a este planeta.


-

Las mentiras de la NASA respecto a la “vida inteligente” en Venus


En un planeta plagado de montañas y volcanes es fácil querer ver pirámides por doquier


Entre los grupos de ufólogos y los científicos de la NASA siempre ha existido una disputa debido a la absurda creencia de los primeros de que los segundos ocultan información acerca de la vida extraterrestres; los segundos los miran por encima del hombro tachándolos de pseudocientíficos. En 1990, la sonda Magallanes captó fotografías de lo que parecían ser pirámides en Venus, lo que daría a sospechar que en dicho planeta pudo haber existido una civilización avanzada capaz de erigir monumentos o edificios, al igual que en Marte. Los ufólogos comenzaron a señalar que desde el principio de las investigaciones espaciales, la NASA se ha dedicado a ocultar información vital para la humanidad en torno a su relación con vida inteligente en otros planetas.


La Tierra vista desde Venus


La realidad es que, al igual que con las imágenes de Marte en que el ojo humano ha querido ver lo que en realidad no está ahí, estas “pirámides” son piedras y rocas de gran tamaño debido a que el 85 % de la superficie de Venus son volcanes. Sin embargo, los conspiradores afirman que estas estructuras claramente geométricas no pudieron formarse de manera natural. En el presente es impensable que Venus pueda albergar vida: su temperatura de 864 grados, su superficie volcánica activa y una atmósfera principalmente de dióxido de carbono lo hacen impensable. Las sospechas sobre la existencia de una civilización en el pasado recaen en que millones de años atrás, Venus pudo haber tenido condiciones similares a las de la Tierra.


-

El inspector del FBI de la famosa serie de ciencia ficción The X Files, Fox Mulder, decía que «la verdad está ahí afuera». Pero ¿qué tan afuera puede estar que la ciencia aún no ha sido capaz de obtener verdadera información acerca de una hipotética vida extraterrestre? ¿Por cuánto tiempo tendremos que conformarnos con teorías conspirativas y mentiras de algunos oportunistas en cuanto al tema OVNI? La respuesta, evidentemente, sobrepasa nuestra capacidad o interés. Si este artículo te ha gustado seguramente disfrutarás de la teoría que afirma que las culturas antiguas confundieron a los extraterrestres con dioses y de la deprimente teoría que explica por qué los extraterrestres nos ignoran.


**

Bibliografía

Poundstone, William. Carl Sagan, una vida en el cosmos. Ediciones Akal.

Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS