¿Son los seres humanos infieles por naturaleza?

sábado, 15 de abril de 2017 9:11

|alejandro lopez



La poligamia podría ser el estado natural de la sexualidad humana. Se trata de un principio lógico que aumenta la probabilidad de crear descendencia en términos cuantitativos ahí donde domina el sexo: mientras existan más ejemplares de hembras copuladas y más machos intentando conseguirlo, las probabilidades de un aumento en la tasa de individuos de esa especie aumentan dramáticamente.

Esto explica el efecto Coolidge, que acorta el periodo refractario (lapso de "recuperación" después de un orgasmo donde es imposible tener relaciones sexuales) en los machos cuando experimentan con una nueva pareja sexual y podría ser un principio de supervivencia definitivo. También puede funcionar como una posible explicación al porqué menos del 5 % del total de especies animales que se reproducen sexualmente presentan un comportamiento monógamo. 

infidelidades segun la ciencia

No obstante, frente a la práctica polígama como el status quo de las especies sexuales, las investigaciones científicas que suponen a la monogamia como el estado natural del ser humano marchan en un sentido distinto, con graves implicaciones para lo que llamamos amor: 

Para comprenderlo, primero hay que empezar por poner de cabeza la regla que siempre creímos cierta. Siglos de ataduras morales conducen a todo el mundo a dar por cierto que el amor conduce al sexo; sin embargo, la ciencia tiene los argumentos suficientes para repensar la fórmula y concluir que ocurre exactamente al revés: el sexo es el mecanismo por excelencia de la vida para abrirse paso. Un intrincado proceso evolutivo de cientos de miles de años ingenió este revolucionario tipo de reproducción y entre todas las estrategias que pone en marcha para empujar hacia su práctica, el amor puede ser la más acabada y valiosa.

infidelidades segun la ciencia

El pequeño porcentaje de especies monógamas en el reino animal coincide en una capacidad mayor de receptores sensibles a la oxitocina y vasopresina en sus estructuras cerebrales, hormonas fuertemente relacionadas con la sensación de apego, añoranza y generación de vínculos entre individuos. Este cóctel hormonal es el encargado de forjar relaciones sociales que en los humanos son más complejas y están influidas por la dinámica social de un grupo determinado, como el amor. 

Esto coloca al amor como la principal consecuencia del sexo y al mismo tiempo, formula una explicación coherente con los mecanismos evolutivos que a través de la acción de este cóctel hormonal, estimulan positivamente a los individuos para procrear y asegurar su descendencia. La diferencia entre poligamia y monogamia no depende en sentido estricto del amor por una pareja, la capacidad para mentir ni la fidelidad hacia un grupo, sino del papel que la vasopresina, oxitocina y dopamina juegan en el cerebro de cada especie sexual.

infidelidades segun la ciencia

En el caso de los humanos, habría que prescindir de la noción de una supuesta "naturaleza" propia para alcanzar conclusiones más acabadas sobre la sexualidad humana. Más allá de buenos o malos, infieles o leales, priman las relaciones sociales como la plataforma sobre la que se modifica la conciencia y a través de ella, la concepción del mundo. No sólo la religión y las leyes emergen de ella, también la producción científica del mundo. 

Por lo tanto, hablar de infidelidad en el terreno biológico y evolutivo resulta contradictorio. El término responde a condiciones sociales específicas y relaciones que intervienen directamente con la producción material de la vida de un grupo de personas. Sin embargo, tratar de comprender las conductas sexuales monógamas o polígamas a través de la interacción hormonal con la dinámica es un paso más hacia una respuesta que quizá siempre estuvo ahí y sin importar la complejidad del contexto y las construcciones sociales de conceptos como el amor, apunta directamente hacia la vida como el único objetivo a seguir por el sexo.


*
Referencias:

Scientific American

Intense, Passionate, Romantic Love: A Natural Addiction?



TAGS: Amor
REFERENCIAS:
alejandro lopez

alejandro lopez


  COMENTARIOS