INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El día que los videojuegos se apoderaron de la medicina y las ciencias

8 de enero de 2018

Carlos Ponce Rojas

Innovaciones como el Kinect se han utilizado en áreas como la Paleontología y la Geología, a pesar de que esa no era la intención original.



Es innegable que los videojuegos se han convertido en una sección de la industria del entretenimiento con enorme impacto en los últimos años. Como ejemplo, el caso más exitoso en ventas de videojuegos es Grand Theft Auto V, lanzado en el año 2013, que en tan sólo dos días de venta logró generar ganancias por arriba de los mil millones de dólares. Dado este éxito, existen áreas de investigación de las diferentes marcas desarrolladoras de hardware y software de la industria, dedicadas a innovar y ampliar el catálogo de opciones que se ofrece a los consumidores de videojuegos. Algunos dispositivos desarrollados por tales compañías han logrado llegar a un mercado más lejano; y, por raro que parezca, se han utilizado para otros fines distintos a jugar un videojuego en la sala de casa.


El ejemplo más claro es el Kinect, accesorio desarrollado y lanzado al mercado en el año 2010 por Microsoft para la consola Xbox 360. El Kinect se creó como una interfaz que permite interactuar con los videojuegos sin necesidad de un control físico. En otras palabras, el Kinect tiene la capacidad de reconocer movimientos, caras, rasgos, gestos, etcétera, y transmitir la información a la consola a la que está vinculado. ¿Pero cómo funciona el Kinect? Básicamente consta de una cámara común para tomar fotos —en 2D como cualquier otra—, y por otro lado tiene un láser infrarrojo que le permite tener una captura de la profundidad del entorno que se analiza. Con la combinación de la cámara y el sensor infrarrojo de profundidad, el Kinect puede reconstruir entornos en tres dimensiones. La resolución del aparato es lo suficientemente buena para reconocer incluso movimientos faciales; es por ello que, en palabras sencillas, el Kinect funciona como un escáner del entorno físico.





Las características del aparato llamaron la atención no sólo de los gamers alrededor del mundo, sino de científicos involucrados en distintas áreas de investigación que vieron un potencial diferente para su uso. La dentista forense Denise Murmann visitaba el Museo Field de Historia Natural en Chicago con su familia, cuando observaron los restos de Sue, un Tiranosaurio Rex que tenía múltiples orificios en el cráneo. Sin embargo, no estaba claro si habían sido originados por la mordedura de algún animal o por alguna infección. Denise pensó que podría responder a la pregunta tal como ella lo hace en su trabajo: investigando mordeduras con un escáner 3D dental. El problema era que los escáneres desarrollados para humanos no pueden ser usados para el cráneo de una bestia con 1.5 metros de largo y un peso de 272 kilogramos. Por ello, la dentista acudió al laboratorio de medios del MIT en Cambridge, donde le sugirieron usar un Kinect como escáner conectado a una laptop.





Así, el investigador Anshuman Das amarró el Kinect a su pecho y caminó lentamente alrededor del cráneo para realizar el escaneo. Aunque la resolución del Kinect es diez veces menor que la de un escáner industrial que podría usarse para el trabajo, los datos obtenidos con el Kinect y la laptop fueron claros y bastante rápidos —una tomografía hecha previamente había tomado 500 horas en realizar el escaneo, el Kinect lo hizo en dos minutos. Dado el ángulo de cada agujero, se concluyó que la marca en los restos no se debía a una mordedura. Además, por las características geométricas de los agujeros tampoco podría ser el resultado de una infección. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista PLOS one en el año 2017.





La velocidad a la que puede trabajar un Kinect no es la única ventaja que representa. Ken Mankoff, un investigador del Departamento de Investigación Geológica de Dinamarca, utiliza el Kinect para modelar mantos glaciares y canales de descongelamiento internos. Estos datos ayudan a entender cómo el descongelamiento de los glaciares influye en el nivel de agua del mar. Normalmente, se utiliza un LiDAR (Light Detection And Ranging) para este tipo de estudios, pero éste puede costar hasta 10 mil dólares. Mientras que el precio de un Kinect es de sólo 150.


El campo adicional en el que el Kinect se ha explotado es el de la investigación clínica y el cuidado de la salud. La ingeniera de la Universidad de Columbia, Marjorie Skubic, utiliza el Kinect para analizar el andar de personas mayores con el fin de identificar y predecir la probabilidad de caídas. Generalmente, utilizaba webcams y computadoras de escritorio para realizar el estudio. Sin embargo, el Kinect logra una mejor resolución y ocupa un menor espacio en los sitios en los que se realiza la investigación. El hecho de que el Kinect se ha convertido en una herramienta poderosa ha logrado que grupos independientes de programadores desarrollen software que permita explotar las cualidades del aparato. Incluso Microsoft lanzó un kit de desarrollo de software para generar aplicaciones compatibles con el Kinect. Una de ellas, por ejemplo, se desarrolló en la Universidad de Wenzhou-Kean en China por el grupo de la investigadora Tiffany Tang. Su grupo desarrolló un programa que permite detectar emociones en niños con autismo.


Finalmente, el Kinect no es la única innovación en el mundo de los videojuegos que se ha aprovechado para realizar estudios científicos. Otros dispositivos, como los mandos del Nintendo Wii, son utilizados en el campo de la Hidrología. La mala noticia para todos los investigadores que han aprovechado de manera ingeniosa estas herramientas es que los aparatos mencionados antes ya no se producen más —el Kinect dejó de producirse en octubre del año pasado. Sin embargo, la velocidad con la que se generan dispositivos nuevos y más poderosos en la industria de los videojuegos seguramente reemplazará y ayudará en formas no imaginadas a futuras investigaciones.


**


Existen muchas personas que hacen todo lo posible por mejorar la condición del planeta y corregir los errores humanos que hemos dejado pasar durante siglos. Si quieres conocerlos, te presentamos a los mejores inventos mexicanos que buscan ayudar al medio ambiente.



TAGS: Creatividad Videojuegos Ciencia
REFERENCIAS: Revista Nature Live Science

Carlos Ponce Rojas


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Fotografías de la deformación canina provocada por el egoísmo humano The Best, The Interesting, And The Please Don't Outfits Of The MTV VMAs 2018 7 frases de la carta del Papa Francisco sobre los menores víctimas de sacerdotes pedófilos Por qué tener bebés fue la peor tragedia de mi vida Dónde están las Voyager ahora mismo y quién recibirá su mensaje Johann Mergenthaler: ¿Qué hace un curador en una feria de arte y fotografía contemporánea?

  TE RECOMENDAMOS