La absurda teoría sobre la caída de YouTube que deberías dejar de creer

Miércoles, 17 de octubre de 2018 18:11

|Alejandro I. López
caida youtube video reptilianos

No: los “reptilianos” no existen y YouTube no se cayó por su culpa. Las dos horas que el sitio de videos más popular del globo se mantuvo offline fueron tiempo suficiente para que la parte menos valiosa de todo el contenido que alberga creara una absurda teoría de conspiración.


YouTube estuvo fuera de funcionamiento la noche del martes durante al menos un par de horas, cuando distintos usuarios reportaron problemas para entrar al sitio, iniciar sesión o reproducir algunos videos. La falla tuvo mayores consecuencias en América, mientras que el efecto se replicó en algunas ciudades de Europa, Asia y Oceanía.


La página propiedad de Google desde 2006 recibe más de mil 800 millones de usuarios activos mensualmente y forma un ecosistema único en la red, donde YouTubers, artistas, productores de contenido, aficionados y canales especializados se dan cita para compartir videos y generar comunidad; al grado que Google puso en marcha en 2011 el programa “YouTube Partner”, que ofrece ingresos a los creadores de contenido a partir de su alcance y número de reproducciones.


No obstante, no todo es positivo en el gigante de los videos en la red. YouTube también es un sitio donde se dan cita las teorías de conspiración, canales pseudocientíficos y un sinfín de canales que consiguen seguidores a cambio de videos sensacionalistas o noticias falsas.


caida youtube video reptilianos 1


La caída de ayer alimentó una teoría conspiranoica que ha sido replicada en distintas redes sociales y medios sin el más mínimo resquicio de un sano escepticismo.


A pesar de que la explicación para el fallo no es demasiado complicada (se trató de un Error 503, que provoca la indisponibilidad temporal del servicio) la versión de que un “video revelador sobre los reptilianos” fue subido a YouTube y alguna institución como el FBI o la CIA –nadie sabe con precisión cuál– tiró la página para evitar que la verdad se difundiera en la red. La historia fue acompañada de un video de mala calidad, donde se observa un cuerpo humano bañado en algo similar al lodo.



Pero el bulo y la imaginación no terminan ahí. Como si se tratara de una pésima historia de ciencia ficción, las distintas versiones también involucran a Hitler, pseudociencias como la ufología y criptozoología e instituciones de gobierno. La teoría de los reptilianos es quizás el punto más alto en el escalafón de conspiraciones que carecen de sustento alguno. Es necesario usar el escepticismo y mirar con sentido crítico cada publicación que aparece en Internet, además de verificar la información antes de compartirla para evitar reproducir teorías como la anterior, que no hacen más que propagar noticias falsas en la red.


REFERENCIAS:
Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS