La gran farsa detrás de Steve Jobs y los "grandes genios" de Silicon Valley

La gran farsa detrás de Steve Jobs y los "grandes genios" de Silicon Valley

Por: Alejandro I. López -



Al sur de San Francisco, de cara a los caprichosos bordes donde la bahía se conjuga con el Pacífico, se encuentra una región resguardada entre las colinas donde se levantó la ciudad del amor y la libertad, un espacio abierto entre las cordilleras costeras donde cada primavera miles de árboles frutales dan cuenta de la principal actividad económica que ahí prevaleció hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuando el sitio se consideró idóneo para montar naves industriales encargadas de fabricar armas de guerra, cubiertas y motores de barco.

genios de silicon valley skyline

Se trata del Valle de Santa Clara, conocido en la historia reciente como Silicon Valley gracias al silicio, material semiconductor que por su abundancia y bajo precio es la base de los circuitos integrados, llamados chips. A partir de los años 50, la llegada de empresas informáticas, además de la influencia de las universidades cercanas, posicionó a la región como un polo de desarrollo tecnológico sin precedentes en la historia contemporánea.

"Larry Page y Sergei Brin, fundadores de Google, Chad Hurley y Steve Chen, creadores de YouTube, o el mismo Mark Zuckerberg en solitario. ¿Qué tienen sus historias en común? En apariencia, todos soñadores, rebeldes y de orígenes humildes, con la firme decisión de ser sus propios jefes y revolucionar la industria".


En pleno siglo XXI, el pedazo de tierra conocido como Silicon Valley es mundialmente reconocido como la meca de la innovación tecnológica y las grandes ideas que prometen revolucionar al mundo con ayuda de Internet. El Valle del Silicio aparece ante nuestros ojos en artículos, películas, series y libros como un espacio donde todo es posible, sólo hace falta un poco esfuerzo diario, el trabajo de una gran idea en mente, la dosis de rebeldía y atrevimiento que caracteriza a todo emprendedor y el genio creativo suficiente para crear un gigante informático con ganancias multimillonarias de la talla de Apple, Google o Facebook.

genios de silicon valley google


El sustento de esta concepción se encuentra en las distintas historias de éxito, genialidad y riesgo de quienes se atrevieron a "pensar diferente". Ejemplos sobran: Larry Page y Sergei Brin, fundadores de Google, Chad Hurley y Steve Chen, creadores de YouTube, o el mismo Mark Zuckerberg en solitario. ¿Qué tienen sus historias en común? En apariencia, todos soñadores, rebeldes y de orígenes humildes, con la firme decisión de ser sus propios jefes y revolucionar la industria. La mayoría decidió hacer a un lado sus estudios para trabajar en sus proyectos y desde la nada, fundaron empresas reconocidas mundialmente.

"En la cultura popular, Steve Jobs es a la tecnología en el siglo XX lo que Picasso al arte, Chaplin al humor o Jordan al básquetbol. Un genio consagrado, inspiración de películas, libros y charlas motivacionales".


Pero existe un nombre en especial, cofundador de una de las compañías más ricas del mundo, con mística propia y enorme aceptación de los consumidores, sinónimo de innovación y eterno ejemplo de "pensar fuera de la caja". En la cultura popular, Steve Jobs es a la tecnología en el siglo XX lo que Picasso al arte, Chaplin al humor o Jordan al básquetbol. Un genio consagrado, inspiración de películas, libros y charlas motivacionales que no dudan en presentarlo como el emprendedor por antonomasia, el chico rebelde que decidió seguir firme a su idea a pesar de sus supuestas limitaciones económicas y fundar la legendaria Apple.

gates jobs genios de silicon valey

A partir de su deceso en 2011, el mito se convirtió en leyenda y toda persona parte de la sociedad global presenció cómo el mundo se deshizo en elogios desmedidos, catapultando su nombre hasta darle el estatus de "genio", "visionario", o comparándolo con verdaderos pensadores como da Vinci, Newton o el recientemente valorado Tesla. La parafernalia alrededor de la firma que fundó, sustentada en la elegancia, simpleza y superioridad de sus productos, encumbró a Jobs como vanguardia del suceso de Silicon Valley, forjando el mito del garage, nombre con el que se conoce a todas las historias que se validan como verdaderas sobre el éxito de los emprendedores que compartieron estas características en común, cuyo ícono de supuestos orígenes humildes está en el garage, espacio que los identifica por excelencia y acrecienta la idolatría alrededor de sus figuras.

Este tipo de historias suelen replicarse como verdad sin ningún análisis crítico de por medio; sin embargo, la realidad detrás de la cara de éxito de Silicon Valley, de los admirables valores que persiguieron alguna vez los jóvenes soñadores en consonancia con el sistema actual, está lejos de la idílica generación espontánea de riqueza e innovación que pretende contar al público. Desde los Hewlett-Packard hasta Zuckerberg, cada uno de los "genios creativos" contó con factores en común que influyeron en gran forma para su éxito: buenas relaciones con agentes inversores, contactos influyentes en la industria, educación en las universidades estadounidenses destinadas para la élite y unos orígenes mucho menos humildes que los pretendidos.

"Los dos compañeros que rentaron un garage donde desarrollaron Google o el sudafricano dueño de Tesla Motors que abandonó sus estudios para fundar PayPal, todas son historias que no resisten al más mínimo escrutinio de la realidad".


Desde esta óptica, el mito del fundador de Apple que abandonó sus estudios por falta de recursos y decidió emprender un viaje espiritual a India para volver y crear la primer Mac, la historia de un chico rebelde que decidió huir de Harvard y junto con un grupo de jóvenes soñadores e igualmente inteligentes creó Facebook, los dos compañeros que rentaron un garage donde desarrollaron el buscador más poderoso de Internet o el sudafricano dueño de Tesla Motors que abandonó sus estudios para fundar PayPal, son historias que no resisten al más mínimo escrutinio de la realidad.

genios de silicon valley solo jobs

Mientras Jobs obtuvo de su estancia en HP y Atari, además de las ideas de su rival Microsoft y los constantes engaños a Wozniak, la consecución de la primera Mac, Zuckerberg junto con un grupo de los jóvenes más ricos de Estados Unidos fundó la red social más grande del mundo. El último integrante de Silicon Valley, Elon Musk, fue apadrinado por un maestro y director ejecutivo de una compañía de investigación y desarrollo de motores eléctricos; al tiempo que Hurley y Steven, fundadores de YouTube, eran socios de PayPal y el suegro del primero estaba bien parado en la industria como fundador de Netscape Navigator, mientras que los creadores de Google confesaron que para cuando rentaron el famoso garage, la compañía estaba respaldada por cerca de un millón de dólares de inversores.

¿Qué es lo que mantiene viva la ficción sobre el mito del garage y sus principales representantes? En realidad, se trata de un paradigma que la cultura occidental gusta reproducir por estar en comunión con sus valores: el libre mercado, la ficción de que todo es posible siempre que la ambición y el trabajo estén por delante y la visión positivista de la historia como un progreso ininterrumpido, guiado por mentes brillantes que de vez en cuando aparecen para dar saltos cuánticos en el conocimiento.

genios de silicon valley jobs wozniak

La lógica del mito de garage, acompañada de la jerga correspondiente al lenguaje de los emprendedores (innovación, liderazgo, retos) y una serie de adjetivos que pretenden ubicarlos como los héroes del siglo XXI (temerarios, valientes, arriesgados, creativos, visionarios, triunfadores), se conjuga a la perfección con el ideal del sueño americano, la máxima de la movilidad social, ficción del capitalismo que reza que "todo aquel que lo desee, sin importar su raza o clase social, puede llegar tan lejos como se lo proponga con un poco de esfuerzo", omitiendo por completo que el conocimiento es un proceso estrictamente social, una construcción cooperativa de siglos que requiere de la aportación de distintos saberes para concretar el progreso técnico, la imaginación y el avance de la tecnología en un producto acabado, como lo son el microchip y las invenciones que se desarrollaron a partir de éste en la tierra soñada, donde conviven inversiones millonarias con gigantes con pies de barro, Silicon Valley.


-
Si quieres conocer más detalles sobre la vida del fundador de Apple, lee las frases de Steve Jobs para darte cuenta que el corazón y la intuición son las claves del éxito. A pesar de la falsa etiqueta de genio, el talento de Jobs como vendedor y publicista es innegable. Descubre el camino y la historia que recorrió Apple: los orígenes de un gigante tecnológico.








Referencias: