¿Por qué Internet es el culpable de que no creas en Dios?

Las afiliaciones religiosas son afectadas por el uso de la Red

Hoy en día el Internet permite transmitir mensajes de cada una de las religiones, creencias y sectas a todos sus seguidores y conectarse con un gran número de personas, pero ¿qué pasa con aquellos que no creen en un ser supremo? Las personas que pasan gran tiempo conectadas saben que no existe una religión correcta, ya que se ven afectadas por la posmodernidad.

Aunque los medios de comunicación benefician a este grupo de personas, ya que les facilita información, libros, noticias, entre otras cosas, también existen los que prefieren otro tipo de información dentro de la web. El Internet abre totalmente nuevas formas de pensar, más a las personas con dudas de este tipo, además de que los de generaciones más recientes no quieren enredarse en temas religiosos y no tienen tantas necesidades espirituales.



A los jóvenes no les atraen las actividades religiosas como leer la Biblia, rezar, orar o ir a la iglesia. Sobre todo nos interesa crear un pensamiento más crítico. Quizá éste es el motivo de que seamos agnósticos o llanamente ateos. Más que insatisfacción en las actividades acostumbradas en una religión, siempre estamos buscando el porqué de todo. Nos cuestionamos cualquier tema y recurrimos a libros, investigaciones y, por supuesto, a información en Internet. Dudamos de la existencia de movimientos a los que personas como nuestros abuelos y nuestros padres siempre han estado acostumbrados a cumplir, de tal manera que nos lo enseñan a nosotros. Aunque cuando cumplimos una cierta edad, tomamos la decisión de continuar con esas costumbres o simplemente dejar de seguirlas porque hemos creado nuestro propio criterio.

La Universidad de Chicago afirma que el uso de Internet y la educación están arriba de la religión en las prioridades de la sociedad. La Red aumentó 80 % mientras que la preocupación por terminar la escuela de 17 a 27 %, dejando a 10 % de personas más sin inclinaciones religiosas.

Allen Downey, profesor de ciencias informáticas de la Olin College of Engineering, dice que los estudiantes universitarios sin afiliaciones religiosas de 1985 a la actualidad han aumentado de 8 % a 25 %. Involucrando también factores como la educación religiosa, la educación y los entornos rurales/urbanos, creando un vínculo entre ellos y dando como conclusión que el uso del Internet provoca desapego a la religión. Downey no acredita esto a una causalidad, pues no hay una causa directa con el uso del Internet y el aumento de personas sin afiliaciones religiosas, pero intenta crear una relación y no encuentra otra explicación.



El Internet y el acceso fácil de información generan un mundo de contradicciones, lo que te da la oportunidad de conocer otras culturas y otras ideologías, en contraste con lo que pasaba en la antigüedad. En la actualidad es más fácil interactuar con personas con otra religión, con dudas morales como las de ellos o simplemente personas que no creen en Dios. Esto se da con mayor probabilidad en comunidades homogéneas, ya que te permite relacionarte con personas de creencias de todo tipo y hace que cuestiones tu propia ideología.

Las innovaciones siempre repercutirán en los temas de interés público (religión, cultura, política, etc.). Mientras pasen los años es una situación que menos se podrá controlar. Las normas, en comparación con las del pasado, han cambiado y ahora las creencias son más libres. Hoy en día es más fácil que la gente se cuestione sobre la existencia de las cosas supremas que nos fomentaron desde chicos y teniendo acceso a la red es un poco más “fácil” que lo resuelvan con sus propias conclusiones o con ayuda de pensamientos de otros. 



Sin embargo, en la actualidad no sólo es el Internet la causa del desapego a la creencia de Dios, también está la ciencia y la filosofía, ya que entre ellos siempre ha existido la rivalidad de la razón y la fe, la delgada línea entre el conocimiento y las creencias. Aunque otra de las razones sea la libertad, una sensación en tu vida gracias a la que crees poder hacer lo que quieres sin ser castigado eternamente, pero todas la razones necesitan de más estudios e investigaciones para ser comprobadas. Creer en un ser supremos no es malo, pero tampoco es malo no hacerlo. En cierto modo todos formamos nuestras propias creencias y nuestros propios criterios basados en ciencia, filosofía o religión, aunque la realidad sea que nunca sabremos quién o qué tenga la razón.

✿✿✿

No creer en Dios te hará una persona más razonable y crítica, pero ¿por qué las personas que creen en Dios son menos inteligentes y más felices?