INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La razón científica por la que una mujer gime durante el sexo

18 de junio de 2018

Diana Garrido

¿Recuerdas la primera vez que abriste un video y eran gemidos exagerados y ruidosos?



Seguramente sentiste que tu rostro enrojeció, sudaste frío y no sabías cuál era el botón de volumen, el de apagado o algo que minimizara el ruido. Sin embargo, si algo te causó más conflicto —y no podrás negarlo— fue la exageración con la que se llevaban a cabo los gemidos.



¿De verdad una mujer puede sentirse tan excitada que es capaz de hacer ruidos tan insufribles? ¿Acaso esto prende a su pareja? ¿No se parece más a una obra teatral por el dramatismo que a una sesión de sexo intenso?


No. En realidad es una exageración y así lo aseveran las universidades de Lancashire y Leeds en Inglaterra, quienes en 2011 revelaron en un estudio que la razón por la cual las mujeres hacen sonidos durante el sexo se debe a que desean tener la atención entera de la pareja. De igual forma, es una manera de dominar la situación y al chico en cuestión.



Tal vez suene muy agresivo; sin embargo, no siempre es de manera consciente. En el estudio entrevistaron a un número no especificado de mujeres de entre 18 y 48 años de edad y dedujeron que la sensación corporal que ellas percibían no les provocaba gritar ni gemir, pero al hacerlo, la pareja se motivaba, por lo que al darse cuenta de ello lo asumieron como parte del acto sexual replicándolo en todas las relaciones sexuales posteriores a la primera. Al emitir sonidos, ellos desean tener otro encuentro en el futuro.



Decíamos que no es consciente puesto que el cerebro se programa para que en cada encuentro sexual, ella produzca sonidos, y si nota que te sientes mucho más excitado, no duda en continuar gimiendo para que tú tengas momentos más placenteros.


Se registró también que cuando ellas no gimen, los chicos creen estar haciendo las cosas mal y por ende piensan en cómo solucionarlo, en lugar de dejarse llevar por el momento. Así que si eres hombre, no te sientas mal si ella no gime, es sólo su reacción natural. De igual forma, es biológico que ellas no quieran emitir sonidos cuando llegan al orgasmo y durante la penetración, puesto que los instantes de manipulación del clítoris, el sexo oral y los juegos previos protagonizando las zonas erógenas son los más placenteros.



-

¿Qué tan intensos deben ser los gemidos?


Esto depende de cada pareja. Ten en mente que utilizar los sonidos puede convertirse en un juego sumamente placentero. Dependiendo de cuánto te exciten los gemidos, puedes guiar a tu pareja para que la intensidad suba o baje, sea más larga o más ruidosa. No obstante, debes considerar qué tanto le gusta a ella o no emitir sonido alguno.


Recuerda que el hecho de que ella haga ruidos y gestos no significa que estés haciendo un gran trabajo y tampoco que esté sumamente cómoda, es sólo un reflejo. De igual forma, si no lo hace, no es porque no lo estés haciendo bien; sino porque el cuerpo femenino funciona así, sin ruidos que nazcan de manera natural.



La pornografía, la literatura y el cine han hecho que la mente humana se moldee de tal modo que sus contenidos influyen en el día a día. Por ello parece comprensible el hecho de que ellas crean que es importante gemir y claro, son, al mismo tiempo, los responsables de que tú también lo creas. Ahora sabes que los gemidos de los que tanto te cuidas en Internet no son reales.


TAGS: Sexo Sexualidad Relaciones de pareja
REFERENCIAS: Vanguardia

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

15 libros que retratan la cruda realidad del narcotráfico Actores que tuvieron que ir a terapia despues de acabar la filmación de tus películas favoritas Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology

  TE RECOMENDAMOS