PUBLICIDAD

TECNOLOGIA

‘Lady Edison’, la joven que inventó objetos comunes y ganó millones

Beulah Louise Henry creó varias decenas de inventos, desde máquinas para hacer helado hasta sombrillas y muñecas.

En los años 30, Beulah Louise Henry era una de las inventoras más prolíficas de Estados Unidos. Sus ideas brillantes se materializaron en más de 100 inventos, entre ellos una máquina para fabricar helados en menos tiempo y la máquina de coser sin bobinas. Y aunque su ingenio la llevó a ser apodada “Lady Edison”, la verdad es que ella fue su propia persona: una científica e inventora autodidacta que triunfó en el mundo de la tecnología y logró vivir de eso.

Beulah Louise Henry nació en Raleigh, Carolina del Norte. Desde niña mostró un gran talento para la música y el dibujo, además de que era sumamente inquisitiva: como muchas niñas, preguntaba el porqué de todo. Y después pensaba en formas de mejorar el funcionamiento de las cosas que ya existían. A los 25 años recibió su primera patente, una máquina helado que incluía una cámara congeladora, rodeada por una estructura aislante, con la que era posible fabricarlo con mínimo gasto de hielo y además enfriaba agua rápidamente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sus inventos eran, muchas veces, pensados para hacer más fácil la vida de las mujeres. Inventó un rizador de cabello, un neceser de belleza, un portajabones de esponja de caucho y un bolso con cubiertas intercambiables. De esa manera, las mujeres que lo usaban no tenían que comprar muchos que combinaran con su atuendo, sino uno solo que pudieran adaptar fácilmente. También estuvo presente en los juguetes infantiles: no inventó las muñecas, pero sí un método para rellenarlas y hacer que pesaran mucho menos.

Beulah Louise Henry inventó varios paraguas. Uno de ellos podía plegarse y ocupar un espacio mínimo (o, al menos, mucho menor en comparación a los parasoles de la época), además de que su mango desmontable servía también como un estuche de maquillaje. Otra de sus patentes, de 1924, era similar a la del bolso con cubiertas intercambiables: una sombrilla con doseles que podían cambiarse para combinar indistintamente y, además, impedía el paso del agua. Todos estos se comercializaron a través de su empresa, Henry Umbrella & Parasol Company, en la que ganó mucho dinero y fue nombrada una de las científicas más destacadas por la revista Scientific American.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Además de productos de belleza y múltiples y útiles paraguas, Beulah Louise Henry inventó juguetes para niñas y niños, como muñecos resistentes al agua que podían cambiar de posición (y volver inmediatamente a la posición original), muñecas que podían abrir y cerrar los ojos y cambiarlos de color o radio-muñecas que podían “hablar”. También un juego llamado Cross Country, en el que se usaba un trompo sobre un mapa para atravesar las líneas ferroviarias de un país (una forma en la que los niños y niñas aprendían sobre geografía y las rutas de los trenes).

Beulah Louise Henry murió en 1973, pero dejó todo un legado de inventos que varias empresas usaron y de los que sí recibió el crédito. También se convirtió en una inspiración para todas las mujeres que, así como ella, quieren aprender por sí mismas y encontrar soluciones a los problemas de la vida cotidiana.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD