INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Las mujeres de la NASA que hicieron posible la llegada del hombre a la Luna

4 de julio de 2018

Diego Cera



Cuando pensamos en el auge de la exploración espacial, inevitablemente viene a nuestra mente los nombres de hombres como Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins, reconocidos como las primeras personas en pisar la Luna. Incluso entre los más nostálgicos, hay quienes recuerdan con mucho cariño a Laika, uno de los primeros animales en viajar más allá de la atmósfera terrestre. La historia oficial omite la figura femenina cuando se trata de las vicisitudes que sorteó la humanidad para llegar al espacio; sin embargo, sin la participación de las mujeres afroamericanas habría sido imposible el hito de poner un pie en nuestro satélite natural.


El trabajo previo para los lanzamientos de transbordadores espaciales y las fotografías históricas lo fueron todo, excepto sencillos. Para lograrlo, se desarrollaron centenares de distintas investigaciones en materia de aerodinámica, motivo por el cual los físicos y matemáticos del Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica (NACA) eran indispensables en todas las operaciones que tuviesen que ver con estos avances. En sus inicios, el comité se encargaba de realizar los cálculos y planos para la construcción de máquinas de guerra, pero todo eso cambió cuando comenzó la fiebre por conquistar el espacio.




-

Las tareas de los científicos en jefe, de quienes estampan su nombre en un trabajo requieren de meses, quizás años de investigación detrás de sus grandes logros. En el caso del comité estadounidense, las mujeres fueron el cerebro real detrás de elaborados cálculos y ecuaciones necesarias para que el proyecto de la NASA de ir a la Luna llegara a buen puerto. Debido a su ardua labor, la eficiencia y velocidad con que se desempeñaban, estas mujeres fueron conocidas como las "computadoras del oeste". Hasta el momento se desconoce el número exacto de computadoras humanas que colaboraron en el NACA, pero se estima que pudieron ser miles quienes dieron forma a proyectos tan importantes como las misiones Mercury y Apollo.


A partir de 1970, con la expansión de la informática y la llegada de avances tecnológicos que agilizaron el trabajo de matemáticos y científicos, las mujeres tras bambalinas fueron removidas de sus cargos al considerarse que su función en papel comenzaba a volverse obsoleto en comparación con la de las máquinas, que realizaban casi el doble de los cálculos en la mitad de tiempo.



-

En "Las mujeres de la NASA", Nathalia Holt recupera las historias desconocidas de muchas computadoras humanas. Encontrarlas no fue nada sencillo; la autora tuvo que consultar todo tipo de documentos para dar con estas mujeres. A menudo recibía correos de algunas de ellas que estaban interesadas en compartir sus experiencias dentro del comité. 




-

La de Miriam Mann es una de esas historias que marcaron una diferencia para las mujeres de color dentro del NACA. A pesar de que el presidente Franklin D. Roosevelt había aprobado una ley para que la inclusión de personas de color en trabajos federales relacionados con la seguridad nacional, los casos de segregación seguían presentándose incluso dentro de las instalaciones gubernamentales. 



-

En el área de comedores del comité existía un sector marcado con un letrero que decía "computadoras negras", el cual Mann quitaba y guardaba en su bolso. Este tipo de manifestaciones de rebeldía y dignidad era fuertemente reprendido, incluso era motivo de linchamientos mediáticos en distintas partes de los Estados Unidos; sin embargo, ella siguió combatiendo contra la segregación y el letrero, hasta que un día dejó de aparecer. Con estos pequeños actos en el fondo de un búnker financiado por el gobierno en plena Guerra Fría, las mujeres afroamericanas lucharon día a día, noche tras noche, ecuación tras ecuación contra todo pronóstico.


La lucha no fue fácil: el machismo y la segregación podían esperar ante el coraje de Miriam Mann y sus compañeras, las "computadoras negras" que no dieron tregua a los hombres blancos, a los físicos y astrónomos que se colgaban los méritos y triunfos, mientras las culpaban de los fracasos de la frenética carrera espacial y a las supercomputadoras IBM que amenazaban con desplazarlas de su trabajo. 


 




-

Los relatos reunidos en "Las mujeres de la NASA" de Nathalia Holt son apenas un breve ejemplo de miles de historias de mujeres afroamericanas, migrantes, latinas y de cualquier parte del mundo que contribuyeron a que los Estados Unidos sean reconocidos desde la vitrina que tienen hoy.  Se trata de una labor de reivindicarlas como parte imprescindible del progreso tecnológico, económico y social del país más poderoso del mundo está lejos de concluir, más cuando una lucha contra el olvido y el odio se avecina en el corazón de la primera potencia mundial.



TAGS: Feminismo
REFERENCIAS:

Diego Cera


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Famosos que cometieron incesto o fueron víctimas de abuso sexual y no sabías 10 alimentos que te ayudarán a desinflamar tu vientre La oscura historia detrás de la Nana Fine La vida privada de Amy Winehouse en 10 fotografías inéditas de Blake Wood Qué significa ser ninfómana y otras cosas que debes saber sobre esta conducta 20 fotografías del antes y después de Miley Cyrus y su liberación sexual

  TE RECOMENDAMOS