¿Es posible que la tecnología reemplace la visita al médico?

Lunes, 11 de diciembre de 2017 11:45

|Victoria Navicelli

Te compartimos las ventajas y desventajas de utilizar el Dr. Google.



Existen espacios virtuales en Internet que brindan información sobre síntomas y enfermedades, sus tratamientos y medicamentos. Es asombroso cómo aumenta el acceso a estos sitios en todo el mundo incluso, en algunos casos, se reemplaza la visita al médico. La WEB es una caja de sorpresas y nos presenta herramientas para todos los gustos. Hablamos de sitios en los que se comparte información de enfermedades y sus síntomas, lo que permite al potencial paciente, tener un prediagnóstico de su estado de salud. El ya conocido Dr. Google es prueba de esto. A sólo un clic de distancia permite "armar el rompecabezas" del malestar. Aunque esto no reemplaza el examen físico ni la visita al profesional, sólo sirve para despejar dudas respecto a las dolencias que, en caso de persistir, merecen una consulta.


Existen aplicaciones y sitios en la red a través de las cuales el paciente puede acceder a la consulta médica sin tomar el transporte, ni sufrir demoras camino al hospital, ni menos perder tiempo de espera en la guardia. Esta mecánica en la atención —que ya se extiende en muchos centros de salud del país y el mundo— "brinda mucha más practicidad, pues la consulta online agiliza lo burocrático del sistema sanitario", comenta Federico Garay, médico residente.


Cabe destacar que Dr. Google es un buscador que brinda datos sobre diferentes síntomas y los vincula con enfermedades, organiza información médica para ser rastreada de manera rápida de acuerdo a lo que la persona busque. Permite elaborar un autodiagnóstico en un tiempo que no supera los 20 minutos; sin embargo, manejarse sólo con estos datos puede ser perjudicial para la salud, ya que no hay nada que reemplace la palabra de un profesional en el campo.



En Google se hacen dos trillones de búsquedas anuales. El 1 % de esas consultas están relacionadas con síntomas de enfermedades, tratamientos y medicación; "no se puede negar que desde que la tecnología se expandió, todo lo buscamos en ella. Googleamos lo que queremos saber, pero la salud es un hilo muy fino. Hay que tener cuidado", agrega el residente. "Lo que la red nunca podrá hacer es escribir un artículo sobre tal o cual enfermedad, nunca será un cardiólogo, ni un cirujano. Y es eso lo que no debemos perder de vista", dice Juan Manuel Martínez, psicólogo y psicoanalista.


Ya no sólo encontramos páginas web con información, sino que podemos acceder a consultas online con médicos dispuestos a realizar dicha tarea. Esto se logra gracias al desarrollo de plataformas que permiten realizar videollamadas —ahora videoconsultas— a través de la misma WEB o de una aplicación. El servicio está orientado a situaciones de salud frecuentes, que bien pueden ser atendidas a través de la pantalla; o sea, podría ser una tarea preventiva.


Riesgos de usar la WEB con fines médicos


En la actualidad, cualquier persona puede abrir su sitio, comentar y compartir información. "Este es uno de los problemas que plantea Internet. Entonces aparece el dilema de la veracidad de la información. Aunque esto siempre existió, la red lo magnifica", analiza el psicólogo. Podemos encontrarnos con un montón de mentiras, pero también hay muchos datos útiles. Internet está ahí, es una herramienta y dependerá del usuario si lo usa para buscar información veraz. El paciente debe preguntarse cómo elegir la información para obtener el dato correcto. 


La idea de consultar en la WEB no es mala, lo es quedarse sólo con esos datos o automedicarse sin una prescripción médica. Colocamos en Google los resultados del último estudio realizado, le damos "enter" y creemos ya saber todo lo que necesitamos, pero no es así. Incluso cuando el profesional nos menciona cierto dato en la consulta que nos crea duda, preferimos buscar en Internet en vez de preguntarle en el momento.



Los números lo dicen todo: de cada cinco usurarios, cuatro busca en la WEB información sobre su estado de salud, lo que nos hace pensar, ¿qué hacen luego de obtener los resultados suministrados por ella?, ¿se automedican?, ¿consultan luego a algún profesional de cabecera?, ¿cómo competir con la comodidad y rapidez que ofrece el "médico virtual" en contraposición al real? Es importante plantear que el Dr. Google y otros espacios surgieron después de reconocer que hay un grupo importante de personas que no quiere ir al médico. Quizá porque temen a lo que pueden descubrir, y "es mejor teclear los síntomas en la computadora en vez de hablar con un facultativo y saber qué es en realidad lo que le sucede", comenta Martínez.



Cambio rotundo de perfiles


Todo esto ha generado un profundo cambio en el perfil del paciente, pues se ha transformado en alguien con conocimientos que antes le eran desconocidos. Con sólo cinco minutos de búsqueda, llega a la consulta médica con datos importantes para poner en común con el profesional de la salud, "tenemos pacientes más informados y también algunos mal informados", dice Juan Manuel. Lo que hay que destacar es que se presenta a la consulta con mucho para decir, "esto genera un química diferente entre médico y paciente", afirma.


Otro que cambia es el facultativo, ya que la tecnología lo invita a adentrarse en estos nuevos procesos, conocer cómo es que funcionan, qué información corre por esos canales y, de ser posible, colaborar con los datos que se comparten en estos sitios. Muchos expertos aseguran que estos servicios no reemplazan el contacto físico con el profesional, pero coinciden en que resuelve situaciones de salud frecuentes o de baja complejidad. En aquellos hospitales que tienen mucha demanda, la idea de la videollamada resulta ser un razonamiento interesante, "porque agiliza la consulta médica para el diagnóstico diferencial, seleccionar las consultas que no son tan necesarias para dedicarle más tiempo a las que sí son más urgentes", aclara el psicólogo. Lo que no es grave se podrá atender vía online y las situaciones urgentes con contacto físico. Por lo tanto, el número de atención aumentará, pero el tiempo de espera disminuirá.



En caso de tener inquietud y visitar la vasta diversidad de sitios sobre salud, es recomendable hacerlo en aquellas páginas confiables avalados por las sociedades científicas reconocidas a nivel mundial: organismos gubernamentales, ONG, laboratorios, entre otros; y luego de navegar por esos espacios, recordar que para garantizar un buen estado de salud, la visita al profesional es imprescindible y el mejor camino para atender con seriedad cualquier situación.


**


La ciencia ha avanzado mucho a lo largo de la Historia; sin embargo, aún existen misterios que no ha podido resolver, como los que te compartimos.



 

REFERENCIAS:
Victoria Navicelli

Victoria Navicelli


  COMENTARIOS