7 mitos sobre el semen que siempre creíste ciertos

Miércoles, 30 de mayo de 2018 13:46

|Diego Cera
mitos del semen

No importa de dónde vengan, siempre habrá mitos que debes dejar de lado para conocer tu cuerpo de la mejor manera.



Hay quienes aseguran que, al haber sido creados por una fuerza divina o una deidad, cualquier ser vivo guarda dentro de sí una especie de magia o fuerza que puede ser aprovechada de diferentes formas. Así es como la brujería en varias partes del mundo se ha aprovechado de estas creencias para comerciar con partes de animales, plantas e incluso humanos; en mercados como el de Akodessewa en Togo, África Occidental, hay locales en donde es posible encontrar brazos u otras extremidades de personas albinas que son consideradas seres mágicos y poseedores de fuerzas sobre naturales.


mitos del semen 1


Además de los sangrientos "productos", también es posible encontrar fluidos corporales como sangre o semen. A este último se le atribuyen cualidades tan extrañas como la de servir como una especie de crema regeneradora o una protección estomacal infalible. Sin embargo, aun cuando todo esto parece una leyenda salida de un pueblo antiguo y poco civilizado, dentro de las grandes ciudades hay quienes confían ciegamente en en que al menos uno de estos rumores es cierto.


El semen no sólo ha sido considerado como un producto de belleza; de hecho, al igual que la sangre menstrual o el sudor, tiene todo un repertorio de leyendas e historias que lo rodean y que a pesar de tener muchos seguidores, no son nada más que falsas sentencias que sólo demuestran que nunca hemos dejado de ser completamente supersticiosos.



-

La sexualidad de los testículos


mitos del semen 2


En la Edad Media se pensaba que el testículo derecho es productor de células masculinas, mientras el izquierdo era responsable de las femeninas. Así, dependiendo de cuál testículo proviniera cada descarga de semen, se determinaría el sexo de una criatura en caso de tenerla. Sin embargo, hoy sabemos que no importa de qué lado vengan; pues para definir el sexo es necesaria la información genética de la madre.


-

Está hecho de sangre


mitos del semen 3


Durante muchos años se creyó que el cuerpo masculino era capaz de calentarse tanto que comenzaba a coagular su sangre hasta llevarla a un punto en que ésta se convertía en semen capaz de embarazar a una mujer. Esta creencia era apoyada por figuras tan importantes como Aristóteles y no fue hasta la invención del microscopio que esta idea quedó totalmente descartada.



-

La piña y otras frutas cambian su sabor


mitos del semen 4


En efecto, todo lo que consumes influye directamente en el olor y la consistencia de tus fluidos corporales; no obstante, para que ocurra algo como cambiar el sabor de tu semen se necesita comer piña u otro alimento todos los días durante una semana antes de tener relaciones sexuales.



-

Tan nutritivo como las frutas y verduras


mitos del semen 5


Si bien es cierto que el semen contiene proteínas y minerales; la cantidad de éstos es mínima —entre 5 y 25 proteínas por descarga—, de modo que para que una persona se "beneficie" bebiendo esta sustancia, tendría que consumir cerca de un litro diario para poder sentir ese efecto revitalizante que se le adjudica.



-

Es el ingrediente principal de nuestros huesos


mitos del semen 6


No por que tengan el mismo color quiere decir que el semen sea una especie de arcilla líquida con la que —una vez dentro del vientre materno— se puede fabricar toda nuestra estructura ósea.



-

Antidepresivo


mitos del semen 7


Aunque está demostrado que el semen no es precisamente un suplemento alimenticio o una crema rejuvenecedora, un estudio demostró que las mujeres sexualmente activas cuyo tracto reproductivo entró en contacto con el líquido seminal, se sintieron menos deprimidas que aquellas que tuvieron relaciones con condón.



-

No basta sólo una gota


mitos del semen 8


Hay doctores que aseguran que sólo basta una gota de semen para embarazar a una mujer; no obstante eso no es del todo cierto. Aunque en una gota pueden hacer cientos de espermatozoides activos, para transportarse y mantenerse vivos, estas células necesitan de todos los líquidos y sustancias que se expulsan en la eyaculación.


-

Esto probablemente te haga considerar todo lo creías acerca del semen y muchas otra cosas relacionadas con el cuerpo humano, pues así como ocurre con la eyaculación masculina; la menstruación, por ejemplo, también está rodeada de mitos que debes dejar de creer para poder mantenerte realmente informado acerca de nuestras funciones biológicas.


Diego Cera

Diego Cera


Articulista
  COMENTARIOS