INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Es más dañino que el cigarro y otros mitos sobre el vaping que debes dejar de creer

21 de junio de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

El uso de cigarrillos electrónicos ha generado debates en la comunidad científica: ¿es el preámbulo para que una persona se vuelva adicta al tabaco?


Vapear es una de las últimas tendencias que se han instaurado en las redes sociales y en la vida diaria de diversas personas: a través de un vaporizador personal o un cigarrillo electrónico que aplica calor a un líquido se inhala vapor de agua que tiene la apariencia de humo. Éste es casi inodoro y permite "fumar" una sustancia en apariencia inofensiva que carece de nicotina o que la contiene en cantidades mucho más bajas que los cigarros tradicionales. Una gran mayoría de científicos parece estar de acuerdo: el vaping no es dañino, sin embargo, puede ser una puerta de entrada para que alguien se convierta en un degustador asiduo del tabaco.



Los vaporizadores personales nacieron como una alternativa al tabaquismo en la década de 1960, cuando el farmacéutico chino Hon Lik inventó un dispositivo que no generara daños en el organismo, al contrario de los cigarros tradicionales que llevaron a su padre a morir de cáncer en el pulmón. Su invento carecía de olor, no dejaba mal aliento, evitaba las quemaduras, no generaba cenizas y las cantidades de nicotina eran muy bajas.



Hoy, los vaporizadores son una de las alternativas más recurrentes para quienes quieren dejar el cigarro de manera definitiva o para quienes no desean consumirlo en lo absoluto, pero quieren probar la experiencia de inhalar y exhalar un humo con sabor. También favorece a los fumadores pasivos, quienes no tienen que padecer los riesgos de inhalar el humo del cigarro común que pone en riesgo su salud. El vapeo cuenta con detractores y con personas que aseguran que es una práctica más sana: todos los frentes han generado mitos y controversia.



¿Qué diferencias hay entre las sustancias de los vaporizadores y el cigarro común?



El vapor que los vapers inhalan es mucho menos ofensivo que los cerca de 7 mil químicos (100 de ellos cancerígenos) que tiene un cigarro común. Fiona Measham, profesora de Criminología en la Escuela de Ciencias Sociales Aplicadas de la Universidad de Durham, descubrió que «los jóvenes no consideran al vaping como un método de inhalación de nicotina», la gran mayoría lo consideran un pasatiempo distinto al hecho de fumar.



Con el cigarrillo electrónico se introducen en el cuerpo vapores de una sustancia que tiene propilenglicol, glicerol (o glicerina, de origen vegetal), aromas alimentarios y nicotina en menor grado que han sido probadas y se encuentran en multitud de productos de consumo humano. Todo ello provoca una diferencia abismal entre consumir cigarrillos tradicionales y electrónicos: el Ministerio de Sanidad británico y el Real Colegio de Médicos del Reino Unido, tras una década de estudios científicos para conocer las diferencias entre uno y otro, han determinado que los vaporizadores representan un 95 % de menor riesgo de contraer enfermedades típicas del tabaquismo como enfisema pulmonar.



Carmen Escrig, doctora en Biología Celular y Genética por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora internacional de MOVE, una iniciativa a favor del vapeo respaldada por científicos de todo el mundo, afirma: «Jamás, en ninguna circunstancia, un "vaper" podría llegar a tener un problema grave por intoxicarse con nicotina. Antes de llegar siquiera a tener unos efectos tan graves, el "vaper" lo notaría. Notaría una aceleración de su ritmo cardíaco, notaría un dolor de cabeza… Nunca llegaría a más».



Sin embargo, hay una realidad: a pesar de que los vapores de los inhaladores no son dañinos, deben ser consumidos con moderación. En el afán de sentir más el sabor de la nicotina o confiadas en los nulos riesgos de ésta, algunas personas podrían cometer el error de utilizar en exceso los vaporizadores o aumentar la potencia de los mismos, provocando un daño en su organismo y el aumento de sustancias tóxicas o incluso cancerígenas como el formaldehído o las acroleínas. Aunque estos efectos son de nueva cuenta puestos en duda, ya que el formaldehído tiene un sabor tan fuerte y desagradable, que cualquier persona que esté fumando y lo percibiera de inmediato se abstendría de continuar inhalando la sustancia.



La asesora de la Oficina Nacional para el Control del Tabaco de la Secretaría de Salud, doctora Lourdes García, afirma que los efectos a la salud, a corto y largo plazo, de los vaporizadores personales son en las vías respiratorias, pues finalmente el cuerpo está recibiendo vapores y sustancias que le son ajenas: «En el cigarro electrónico las concentraciones de nicotina inhaladas no están reguladas, por lo que es necesario hacer más investigaciones al respecto», afirma para el medio Expansión.



México, donde la venta de estos dispositivos se mantiene aún en los terrenos de lo prohibido, se ha vuelto uno de los mercados principales en la fabricación de e-líquidos, las sustancias y esencias que se colocan dentro de los cigarros electrónicos y que generan sabores y aromas tan diversos como mango, piña, naranja, plátano y más.


Los vapeadores se han constituido en una nueva subcultura que se deleita con los aromas de los cigarrillos electrónicos. Si tú formas parte de ella sólo cuida que aquello que estás inhalando sea seguro y que tu cuerpo no esté resintiendo ningún efecto que le pudiera hacer daño. Te conviene saber que los vaporizadores personales no son la única vía para dejar el cigarrillo: también hay una dieta que todo fumador debe llevar para limpiar sus pulmones que tal vez puedas adoptar.


TAGS: salud cuerpo tabaquismo
REFERENCIAS: El Diario Hopkins Medicine Expansión

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS