¿Deberíamos eliminar a una especie para salvar la vida de millones de seres humanos?

Martes, 13 de marzo de 2018 9:25

|Carlos Ponce Rojas
mosquitos malaria zika dengue

¿Cuál es el costo real de manipular a las poblaciones de una especie que atentan contra la salud humana?



Hace un par de años los noticieros de todo el planeta alertaron a la población sobre la aparición de una “nueva” enfermedad: el zika. Transmitida por mosquitos, esta enfermedad comparte características en su cuadro clínico con otras enfermedades transmitidas por este animal. El temor aumentó cuando posteriormente se le relacionó con la posibilidad de que en mujeres embarazadas, el piquete podía causar que los recién nacidos sufrieran alteraciones neurológicas. ¿Pero desde entonces qué se ha hecho y cuáles son las medidas existentes para prevenir este tipo de enfermedades?


Empecemos por definir el fondo del problema, que es lo que han hecho los científicos hasta ahora. Aedes Aegypti y Anopheles son las especies de mosquitos más conocidas en el planeta, debido a que transmiten enfermedades devastadoras; y no sólo zika, sino malaria y dengue. Tan sólo en 2015 se reportaron aproximadamente 212 millones de enfermos de malaria a nivel global y cerca de medio millón de muertes. El mecanismo básico de transmisión es similar en todos los casos. Los mosquitos infectados alojan a los virus o parásitos en sus glándulas salivales. Cuando pican a los humanos, los virus o parásitos entran al torrente sanguíneo humano. Entonces, un nuevo enfermo requerirá atención médica en poco tiempo.


Hasta ahora los científicos han tratado de generar vacunas que ayuden a inmunizar a las personas que viven en las zonas más afectadas por estas enfermedades; es decir, en regiones costero-tropicales como el sur de África, el sur de Asia, Centroamérica, Sudamérica y México. Sin embargo, la obtención de vacunas no ha sido sencilla. Como ejemplo, la primera vacuna contra la malaria fue avalada en 2015, con una eficiencia de inmunización del 26 al 50%. En algunos casos el efecto es temporal y tampoco se ha logrado cubrir la demanda en las regiones afectadas.



mosquitos malaria zika dengue 1



Por ello, se ha planteado asumir una actitud preventiva y controlar la enfermedad antes de su aparición. En pocas palabras, borrar la presencia de mosquitos en las zonas más afectadas. Y cuando decimos eliminar hablamos de exterminar las poblaciones de mosquitos, lo cual crea temores ecológicos que discutiremos más adelante. ¿Pero cómo podemos eliminar las poblaciones de mosquitos que tantos problemas ocasionan?


El grupo ISCA Technologies en California, ha ideado tres métodos sencillos y baratos para ser utilizados en cualquier región del mundo. Los mecanismos se basan en el uso de partículas llamadas semioquímicos, partículas odorantes naturales utilizadas para la comunicación y la modificación de la conducta entre especies —un ejemplo de semioquímicos son las feromonas. ISCA Tech ha generado una mezcla de odorantes que simulan el olor humano, el cual es altamente atractivo para los mosquitos. Aseguran que sus métodos evitan otras prácticas, como rociar en exceso extensas áreas de terreno y hace más eficiente la eliminación de los mosquitos. Actualmente, se empiezan ensayos a pequeña escala en Tanzania, Brasil y Estados Unidos.



mosquitos malaria zika dengue 2



El primer método se denomina “la vaca troyana”. Consiste en rociar ganado con los semioquímicos para atraer a los mosquitos. Estos pican al ganado que previamente fue suministrado con agentes tóxicos —como desparasitantes. El resultado es el exterminio inminente de los mosquitos. El segundo método consiste en rociar con los semioquímicos zonas potencialmente usadas por las hembras para reproducirse. Después de la lluvia, las hembras son atraídas y depositan sus huevos que eclosionan y generan nuevas larvas. La mezcla de odorantes rociada contiene además una bacteria llamada Bacillus thuringiensis israelensis, que es capaz de matar selectivamente a las larvas de los mosquitos blanco. El tercer método explota la necesidad de los mosquitos por azúcar —así es, los mosquitos no se alimentan únicamente de sangre. Se han desarrollado mezclas de azucares naturales que mimetizan al néctar, y la propuesta es rociar paredes y cercas con la mezcla pero también con insecticidas.



mosquitos malaria zika dengue 3



Adicionalmente a las estrategias planteadas arriba, existe una nueva inclinación por utilizar mosquitos genéticamente modificados para ser resistentes a los agentes infecciosos. Específicamente en el caso de la malaria, investigadores del Instituto de Investigaciones en Malaria de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins han conseguido generar mosquitos mutantes al gen FREP1 mediante la novedosa técnica CRISPR-Cas9. Dicha técnica permite eliminar genes específicos del genoma con una precisión quirúrgica. La idea es que FREP1 está relacionado con el reconocimiento de los parásitos en el intestino de los mosquitos, y es necesario para la infección. De manera simple, si los mosquitos no expresan el gen FREP1 entonces son inmunes a la infección de malaria. Aunque dichos mosquitos mutantes tienen un crecimiento un tanto disminuido, la idea es poblar las zonas afectadas con los mosquitos mutantes. El resultado esperado es que los mosquitos eventualmente se conviertan en versiones resistentes al plasmodio —el agente infeccioso.



mosquitos malaria zika dengue 4



Los beneficios que estas medidas pueden ofrecer son insuperables desde el punto de vista social y económico. Evidentemente, las tasas de mortalidad y los casos de infecciones disminuirían considerablemente. El impacto económico que ofrece también es inmejorable, ya que reduciría los costos de los servicios médicos —requeridos principalmente para países del tercer mundo, que son los más afectados. Por otro lado, aún hay incógnitas remanentes acerca del uso de estas estrategias de control. La principal es el impacto ecológico y ambiental que pueda tener la manipulación genética de una especie de organismos. No hablemos siquiera de eliminarla por completo. ¿Qué repercusión tendrá establecer medidas de este tipo? Desde la primaria se nos ha enseñado que los organismos vivos establecen relaciones que llevan a un equilibrio ambiental. Eliminar mosquitos que propagan enfermedades que repercuten a los humanos tendrá algún costo seguramente, aunque aún no lo sepamos. Sin duda, mayores esfuerzos son requeridos, no sólo para brindar una opción terapéutica o preventiva para las personas más vulnerables y que han sido azotadas por este tipo de enfermedades durante mucho tiempo. También es necesario reevaluar y elegir de manera responsable las medidas que dañen al mínimo el medio ambiente. 


**


La vaquita marina se suma a la inmensa lista de animales que están a punto de desaparecer. Si te interesa leer sobre cómo se han adaptado los animales para evitar la extinción, te recomendamos este artículo.



Carlos Ponce Rojas

Carlos Ponce Rojas


Colaborador
  COMENTARIOS