Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

TECNOLOGIA

¿Pagarías en una tienda con fotografías íntimas?

Por: Carolina Romero 19 de septiembre de 2017

Hay una manera de comprar sin gastar un sólo centavo pero —al mismo tiempo— resulta ser la más costosa. Se trata de una especie de autocomercio: vender el alma y el cuerpo propios. No es una exageración.

En Londres se encuentra la primera tienda del mundo donde el dinero no sirve para nada: The Data Dollar Store. Este pequeño negocio ha puesto a la venta productos exclusivos creados por Ben Eine —el famoso artista callejero que ha llenado las calles de Londres, París y Estocolmo de tipografías gigantescas— entre ellos, se pueden encontrar tazas, playeras y otros artículos.

A cambio, los clientes no gastan un solo peso, el pago es compartir alguna parte de sus datos personales: capturas de pantalla de sus últimos 3 mensajes de texto, fotografías del carrete elegidas al azar, mensajes de WhatsApp de los contactos más frecuentes, etcétera.

A primera vista, esta idea resulta fantástica. Adquirir artículos exclusivos de uno de los artistas urbanos más importantes de Europa sólo compartiendo aspectos triviales de la vida íntima parece un buen negocio. Sin embargo, segundos antes de la transacción ocurre algo curioso: los posibles clientes se retractan. Antes de revelar sus datos comienzan a dudar "¿de verdad puedo compartir esto? Es muy íntimo", "esta fotografía dice mucho de mí", "estos mensajes tienen información sobre mi vida, no puedo dárselos a desconocidos", piensan.

Contrario a lo que podría pensarse, antes de “pagar” los asistentes se ven sorprendidos a sí mismos por un sentimiento incómodo de desconfianza al dar a cambio de algo material algo privado, íntimo.

Para la revista Engadget, el artista explicó la causa este extraño efecto:

«Esto es algo que regalamos libremente todo el tiempo. Pero cuando se pide que cambiemos esta información privada por algo de valor monetario, la gente dice: “¿Qué es lo que realmente está en mi teléfono?”, “¿Cuáles son los mensajes que he enviado?” Da un poco de miedo».

Tal es precisamente la intención de The Data Dollar Store:

«Quiero que la gente se preocupe por la información que están regalando […], después se dan cuenta de que están dando esta información todo el día, todos los días».

¿En realidad es así? ¿Todo el tiempo se comparte información íntima y privada? Sí. Y lo peor, no se hace de manera inconsciente. La mayor parte del tiempo los usuarios dan este tipo de información indiscriminadamente: en redes sociales —dónde están, qué están comiendo y con quién—. Al final, estos datos son recogidos y recopilados por las empresas de marketing para que los anuncios publicitarios estén perfilados de acuerdo a cada persona y tengan más éxito de ventas.

-

¿Cuánto valen los datos personales?

Según una investigación del Financial Times, esta información se vende por una fracción de centavo por persona. Sin embargo, al sumar la información de millones de perfiles, los datos personales valen varios billones de dólares.

Las empresas saben desde los datos más generales: sexo, edad, estado civil, ubicación; hasta aspectos más personales como preferencias de bebidas, comidas, religión y ejercicios. Incluso también conocen si la persona está pasando por una separación sentimental o si espera un nuevo hijo, si comprará un nuevo coche o si planea salir de vacaciones a Europa. Incluso, el citado medio ha elaborado una calculadora para determinar cuánto valen los datos según el caso.

«Al igual que el arte, los datos tienen valor. Pero no puedes ver, ni tocar, ni mantener ese valor. Es intangible», insiste Ben Eine desde el sitio oficial de esta inusual tienda que destaca que la importancia de este tipo de experimentos no estriba tanto en hacer un cálculo exacto de cuánto cuestan los datos personales sino la manera indiscriminada y peligrosa en la que se comparten.

Y es que, luego de comprender este experimento, suena lógico e inseguro compartir datos personales —aunque sea a cambio de objetos de valor—, entonces ¿por qué si hacerlo todos los días y a todas horas?

**

El mundo está tejido de complejos misterios, si quieres conocer más sobre ciencia y tecnología, descubre los mitos sobre la herencia genética que pensabas que eran verdaderos conoce estos otros sobre la NASA que siempre creíste ciertos.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: