INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

7 parásitos que controlan la mente y obligan a otros seres vivos a matarse

11 de mayo de 2018

Diego Cera

Quizá pienses que no hay nada más bello que la madre naturaleza, sin embargo, ella misma podría estar matándote ahora mismo sin que te des cuenta de ello.



Cuando hablamos de la naturaleza, generalmente viene a nosotros una imagen plagada de verde y tulipanes rosas; una estampa primaveral que nos hace pensar en ésta —efectivamente— como una cariñosa madre que nos da todo sin pedir nada a cambio, y a grandes rasgos, así es, al menos con los humanos. Sin embargo, lo que pocos vemos es que esta cariñosa protectora también es una especie de científica que a veces le gusta jugar a ser un poco cruel.



Probablemente una de sus creaciones más despiadadas sean los parásitos, esos seres a veces minúsculos que se albergan en el cuerpo de otros organismos para vivir a sus expensas. A algunas especies como los gatos quimera no les va del todo mal, desde antes de ser embriones, algunos óvulos deciden unirse a sus hermanos para formar un sólo espécimen que guarda dentro de sí mismo a su propio hermano creando mutaciones genéticas que pueden notarse a simple vista a través del pelaje de estos animales, los cuales suelen ser de dos colores completamente distintos que se unen justo a la mitad del individuo.



En un extremo mucho más doloroso están otros parásitos que se albergan en el cuerpo de especies completamente ajenas a ellos provocado cambios y conductas realmente extrañas. En un artículo realizado por investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev, en Israel y publicado en la página Frontiers in Psychology, destacan los nombres de algunas criaturas parasitarias que, más allá de alimentarse o simplemente alojarse dentro de otros animales, emplean una especie de control que podría llevar a sus anfitriones a cometer suicidio. A través de la alteración del sistema nervioso central, estos diminutos pero efectivos seres cumplen un ciclo de vida que, sin la existencia de otros desafortunados, ni siquiera tendría mucho sentido.


-

Dicrocoelium dendriticum



El ciclo de vida de este parásito inicia en el hígado de algunas ovejas que lo expulsan a través del excremento, el cual es ingerido por caracoles que, al morir, son devorados por hormigas. Lo que ocurre en el cuerpo de las hormiga es realmente fascinante, pues un par de estos seres viaja hasta el cerebro de la hormiga haciendo que ésta se cuelgue en la hierba para ser devorada por una oveja y que el parásito siga su ciclo. Si no es devorada, por las noches volverá a la misma planta hasta tener éxito.


-

Myrmeconema neotropicum



Cuando estos parásitos entran en el cuerpo de las hormigas cephalotes atratus, hacen que su cola se hinche tanto hasta el grado de lucir como una apetitosa baya a la que ningún ave podrá resistirse.


-

Glyptapanteles



Esta clase de avispa inyecta sus huevos por medio de un pinchazo en el cuerpo de una oruga. Al cabo de dos semanas, las larvas de la avispa comienzan a salir por el cuerpo del anfitrión quedando sólo dos dentro, mismas que controlan a la oruga para que proteja a sus demás hermanas que se encuentran indefensas.


-

Maculinea rebeli



No sólo es la química del cuerpo de las hormigas lo que esta oruga imita a la perfección, sino también a su reina. De hecho imita tan bien los sonidos de la líder que todo el hormiguero de repente le rinde tributo a esta intrusa y la trata como si fuese la mismísima jefa de la colonia.


-

Ichneumon eumerus



Esta abeja busca colonias de hormigas y al acercarse a ellas, en lugar de ser atacada es totalmente ignorada por sus atolondrados anfitriones que comienzan a matarse entre sí gracias al coctel de hormonas que cubre el cuerpo de la abeja. Ésta aprovecha el alboroto para ir a asesinar a la oruga Maculinea rebeli que se había hecho pasar por la reina.


-

Hymenoepimecis argyraphaga



Cuando esta avispa entra en etapa de reproducción, busca una araña de la especie plesiometa argyra exclusivamente para poner un huevo en su abdomen, cuya larva se alimentará de la sangre de la araña. Apenas alance la madurez suficiente, esta larva inyectará en la araña una sustancia química que "le ordena" hacer una red.


Una vez terminada la red, la araña muere y es devorada por la larva, quien aprovechará la red para hacer su propio capullo y convertirse en avispa.


-

Toxoplasma gondii



Normalmente los ratones al oler la orina de gato se alejan rápidamente de la zona. Sin embargo, cuando este virus parasitario entra en sus cuerpos, les hace cambiar de opinión y van directo hacia el felino que, al devorarlos, se convierten en portadores del virus.


-

Justo cuando pensabas que la naturaleza no era cruel con nadie y que protegía a todo ser viviente sobre la Tierra, aparecen estos animales para convencerte de que, a pesar de su belleza, todavía vivimos en un planeta hostil que podría matarnos en un abrir y cerrar de ojos. De hecho, es probable que ahora mismo esté acabando con nosotros y ni siquiera nos hemos dado cuenta de ello.


TAGS: Universidades Universidades Animales Naturaleza Naturaleza
REFERENCIAS: El País

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colores de cabello que te hacen ver mayor Trucos de maquillaje si tienes párpados caídos Fotografías de John Moore de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México 8 pasos para identificar si eres egoísta durante el sexo Fotografías de Omar Martínez Noyola de cómo viven los haitianos en Tijuana Las 10 ciudades con más infieles en México

  TE RECOMENDAMOS