INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

9 partes del cuerpo que no sirven para nada y su explicación científica

6 de abril de 2018

Diana Garrido

«Tus besos no me erizan la piel, sólo te quiero atacar»



Si pensabas que tus besos la enloquecían y provocaban en su piel un efecto extraño, pero placentero, es probable que sólo estés activando un mecanismo de defensa en los seres humanos presente desde la prehistoria.


En aquella época, los seres vivos tenían mucho más pelaje —como cualquier animal actual—. Éste les servía para protegerse del frío, de las bacterias y de otros depredadores. Por ello, cuando veían un ataque cercano o que su presa, campamento o manada estaban siendo violentados, erizaban su pelaje por medio de un músculo que se encontraba a lo largo de la piel capaz de erectar cada uno de los pelos en toda la anatomía con la finalidad de amenazar y protegerse de los ataques.



En la actualidad, conservamos esa cualidad; no obstante, no tenemos el pelaje suficiente para intimidar al enemigo o proteger nuestra piel. La dermis se eriza ante estímulos que parecieran no dañarnos como el frío o el contacto —ya sea consensuado o no— de otra persona. Es decir, este músculo no sirve de nada, salvo para dar señales equivocadas o evidenciar secretos.


Pero no es el único órgano en el cuerpo humano que resulta inservible. Sorprendentemente, hay una amplia variedad de vísceras y miembros que no aportan ni quitan nada a la anatomía, pero están presentes en cada persona... aunque no nos guste.



-

Pezones en los hombres


En realidad existen porque los seres humanos se forman primero como mujeres, por lo que es normal que existan en los hombres; sin embargo, no tienen sentido ya que en las mujeres tienen un flujo de hormonas que en conjunto ayudan en el embarazo y durante la lactancia. En los hombres no existe dicha función.



-

Cejas


Aunque se creía que ayudaban a los seres prehistóricos a detener la lluvia y el sudor de los ojos cuando salían de caza, estudios recientes aseguran que en realidad no eran un impedimento para que estos líquidos llegaran a la cavidad ocular. Es por esto que si te las quitas, no sucederá nada, al menos fisiológicamente; pero para la neurociencia sí tiene consecuencias, ya que está comprobado que ayudan a identificar los rostros y forman parte de las expresiones humanas.





-

Vello corporal


Aunque en algún momento el vello corporal fungió como protección contra el frío –como en los animales–, gracias a la evolución desapareció. En la actualidad sólo funge como estatus social y cómo símbolo de virilidad en el caso de las barbas, o para evitar la entrada de bacterias en los genitales con el vello púbico, pero el resto del cuerpo no tiene necesidad de tener ni un poco.



-

Apéndice


En algún momento este órgano sirvió como un recolector de bacterias, pero desde el momento en el que el ser humano dejó de comer alimentos crudos o de baja calidad como el pasto, ya no es funcional. Ahora sólo se mantiene ocupando un lugar; sin embargo, al llenarse de desechos —los cuales tardan mucho tiempo en acumularse— únicamente debe ser retirado para evitar malestares. Los científicos no descartan que en el futuro las personas ya no lo tengan.



-

Muelas del juicio


Al estar hechas de calcio son como el resto de la osamenta, son sumamente fuertes, por lo tanto este conjunto de molares está en el cuerpo para triturar los alimentos más duros como las pieles de animales y plantas. No obstante, no tenemos necesidad de hacerlo, por lo tanto, se generan molestias que sólo provocan que sean retiradas por los dolores.



-

Amígdalas


Al ser ganglios linfáticos parecerían indispensables para el organismo. No obstante, si son extirpados por alguna infección —como suele ocurrir— el ser humano puede vivir de manera normal. Es contradictorio porque el sistema linfático, es decir, al que pertenecen lo ganglios, es primordial en los seres vivos, pero está comprobado que no tienen una función realmente importante.



-

Los senos paransales


Por mucho tiempo se pensó que estas cavidades influían en la respiración y voz del ser humano; no obstante, sólo son huecos que acumulan aire y provocan dolores de cabeza, así como resequedad y mucosa. Por ello, es necesario mantener la nariz humectada con agua salina en todo momento.



-

El cóxis


¿Sabías que es la parte restante de una cola que tuvieron los antepasados? Al igual que los dinosaurios, los seres prehistóricos tenían una cola como los gatos que ayudaban a mantener el equilibrio. Sin embargo, el pequeño vestigio que queda no tiene mayor finalidad.



-

Músculo subclavio


Se sitúa debajo del hombro desde la costilla hasta la clavícula. Éste lo tienen los animales para poder moverse en cuatro patas, por lo tanto en el ser humano es innecesario. Al igual que la mayoría de los ejemplos anteriores, su permanencia se debe a la evolución. No obstante, este músculo no está en todas las anatomías actuales, muchas personas ya no lo desarrollaron y otros más lo tienen en una escala menor.



-

Los hombres y las mujeres poseemos órganos poco comunes que en realidad son inservibles. Sin embargo, no significa que en el pasado no hayan sido importantes o cruciales, pero en la actualidad podemos vivir sin ellos y continuar con la vida de la misma manera. Esto sólo quiere decir que la evolución continúa y nunca dejará de seguir su camino.


TAGS: Ciencia Datos curiosos cuerpo
REFERENCIAS: ABC El Confidencial

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

7 pasos para darte cuenta de que esa relación es imposible Cuál es el mejor estilo para el vello púbico según la ginecología 6 remedios naturales para dejar de roncar 30 diseños de tatuajes de animales fantásticos para hombres y su significado Pancho Villa: Things You Didn't Know About One Of The Most Wanted People In The US Cosas que debe saber una mujer antes de elegir un método anticonceptivo

  TE RECOMENDAMOS