Qué es el olor de la lluvia y por qué nos gusta tanto olerlo

Qué es el olor de la lluvia y por qué nos gusta tanto olerlo

Por: Beatriz Esquivel -

El olor de la lluvia tiene nombre: petricor y te explicamos qué es y a qué huele la lluvia.

Sea a tierra mojada, petricor o simplemente el olor de la lluvia, cada que se acerca este fenómeno o después de que llueve es posible percibir un peculiar olor en el ambiente y que suele ser mucho más intenso cuando no ha llovido en un largo tiempo. 

¿Qué es el olor a tierra mojada? 

El olor de la lluvia a ciencia cierta no corresponde a la lluvia misma, sino a la humedad del suelo. El petricor o el olor a lluvia se “encontró” en 1964 cuando el término apareció por primera vez en la revista científica Nature, pero casi medio siglo después los científicos aún están analizando qué ocurre específicamente para que percibamos ese olor que seguramente más de una persona ha ligado a recuerdos de infancia. 

  Artículos Relacionadosrenos-fallecen-noruega-por-lluvia-cambio-climaticohistoriaEl día que la lluvia provocó que más de 100 renos fallecieran y edificios se cayeran

  Artículos Relacionadosque-ropa-debes-usar-en-temporada-de-lluviasmoda8 Prendas que necesitas para sobrevivir esta temporada de lluvias

El olor de la lluvia proviene de los aceites de las plantas que se producen en los periodos de sequía —de ahí el olor de la lluvia sea más intenso cuando no ha llovido en mucho tiempo—. Pero en específico, este peculiar olor se origina en los procesos de químicos que resultan de la actividad de los microorganismos. 

por que nos gusta el olor de la lluviaEl proceso comienza con las actinobacterias, unos microorganismos que descomponen la materia orgánica muerta, creando un compuesto químico llamado geosmina. Entonces, los aceites de las plantas —que se ha demostrado que pueden ser un método para proteger las semillas y que no germinen en temporadas secas— reaccionan con la humedad en el ambiente y la lluvia misma que al caer en el suelo dispersan tanto la geosmina como otros compuestos que pueden estar atrapados tanto en plantas como la tierra o piedras, liberando entonces este característico olor. 

La intervención del ozono 

Además del proceso anterior, el ozono también colabora en la intensidad del olor de la lluvia, por lo que a mayor concentración, más olor. Las concentraciones de ozono son más comunes después de una tormenta eléctrica dado que la carga de los rayos divide las moléculas de nitrógeno y oxígeno, combinándolos en óxido nítrico que posteriormente al interactuar con otros componentes en la atmósfera resultan en el ozono —que se trata de una molécula de tres átomos de oxígeno—. olor a tierra mojada

Los largos periodos de sequía 

Además de lo anterior, la sequía también provoca que las actinobacterias trabajen más lento y la producción de geosmina disminuya, pero cuando la humedad vuelve tras el periodo de sequía, ésta ayuda a que las actinobacterias recobren su ritmo usual, por lo que aumenta la cantidad de geosmina, así que el olor es aún más fuerte. 

  Artículos Relacionadosaustralia-matara-a-10-mil-camellos-tras-la-sequiatecnologiaAustralia quiere sacrificar a sus camellos, pero ¿en verdad funcionará?

  Artículos Relacionadosfiesta-de-la-tigrada-ritual-prehispanico-atraer-lluviahistoriaEl violento ritual prehispánico para atraer la lluvia que aún se practica en México

El petricor más allá de la lluvia 

Después de la activación de los compuestos químicos que liberan el característico olor de la lluvia, también existen otras señales en la naturaleza que se desencadena, por ejemplo, que los camellos sepan dónde está el oasis más cercano o que los peces sepan cuándo poner sus huevos, de acuerdo con el microbiólogo Keith Charter. a que huele la lluvia

Por qué nos gusta tanto el olor de la lluvia

Desde una perspectiva antropológica, la lluvia y su olor están íntimamente asociados a la germinación de las plantas y por lo tanto de momentos más verdes y de cosecha. De tal forma, la primera lluvia y su peculiar olor es el preludio de una temporada de alimentos y hasta de la posibilidad de cazar. 

Si bien actualmente la industrialización en el campo de los alimentos ha alejado a la humanidad de estos procesos de la naturaleza y la dependencia alimenticia de acuerdo a las estaciones del año, la antropologa Diana Young de la Universidad de Queensland en Australia ha encontrado un nexo cultural que ella llama “sinestesia cultural”, es decir cuando una o varias experiencias sensoriales con la evolución misma de la humanidad. De esta forma, el gusto por el olor de la lluvia está enraizado en nuestro instinto gracias a nuestros ancestros. 

que es el petricor

Te podría interesar: 

5 efectos que no conocías de la lluvia ácida en el medio ambiente

Historias de la lluvia