Por qué Facebook se convirtió en una red social de "abuelitos"

Por qué Facebook se convirtió en una red social de "abuelitos"

Por: Cultura Colectiva -

Checa por qué los jóvenes dejan Facebook con más y más frecuencia, y por qué sus padres y abuelos han invadido este espacio.

Texto escrito por: Victoria Navicelli

En 2004 el mundo de varios dio un giro inesperado cuando Mark Zuckerberg se le ocurrió fundar una de las redes sociales más monstruosas de todas: Facebook. Pero, ¿sigue siendo tan “monstruosa”? Por aquel entonces, quien no estaba “en face”,  no tenía “visibilidad”. No era invitado a fiestas ni eventos importantes, mucho menos sabían de su existencia. Vaya a saber qué virus logró infectar Zuckerberg para que todos quieran ser parte de su mejor creación, la misma que lo llevó a ser uno de los jóvenes más ricos del planeta.

Por qué Facebook se convirtió en una red social de abuelitos 1

Desde que esta red social existe nadie quiso quedar afuera. Todos fuimos tentados por este mundo de fotos, videos, estados, gifs y emoticones que, con el paso del tiempo, se fue perfeccionando. “Lo que al principio se pensaba como un espacio dirigido a jóvenes, poco a poco comenzó a poblarse digitalmente por personas mayores”, dice la psicóloga Natalia Lafuerte. Durante un tiempo, no muy largo, la generación del milenio, dominó este espacio virtual más que nada “por ser un segmento poblacional que se crió en medio del entorno tecnológico. Para ellos, todo lo referido al mundo virtual es parte esencial de sus vidas”. Las redes democratizaron el acceso a la información y también, cambiaron rotundamente las formas de comunicarse. Volvieron adictos a los jóvenes al punto de no querer (o poder) despegarse de sus tablets o celulares con tal de seguir “conectados”.

Más allá del análisis que merece el seguir pensando -y repensando- la “vida virtual” de los jóvenes en las redes; hoy en día ocurre algo que llama la atención de varios y hasta de los propios millennials. Pues, aquellos que durante tiempo renegaron por la cantidad de horas que los jóvenes pasaban frente a la pantalla; ahora, se embarcaron en la misma realidad y “hasta suelen estar conectados más tiempo que los más chicos”, afirma la profesional. Hablamos de las generaciones mayores, aquellas que miraban con repulsión la idea de conectarse con otros a través de internet, aquellos que desconfiaban del mundo digital y hasta criticaban las nuevas formas de relacionarse con los demás. Las generaciones mayores ahora son parte de las redes pero, ¿comparten el mismo espacio que sus hijos o nietos?

Por qué Facebook se convirtió en una red social de abuelitos 2

Una gran pregunta y un gran dilema. “Muchas madres y muchos padres ingresaron a las redes sociales a la fuerza, ya que necesitaban ver qué publicaciones hacían sus hijos, con quién se conectaban, qué les gustaba y demás. Era una forma de controlar lo que sus hijos hacían en la vida virtual”, dice la psicóloga. Si bien esto fue de ayuda en algunos sistemas de crianza, lo cierto es que, poco a poco, estos papás y mamás se fueron familiarizando con la plataforma y, de revisar qué hacía o dejaba de hacer su hijo, pasaron a formar su propia red de amistades; “ocupando el espacio que -en un primer momento- le había pertenecido a la generación de jóvenes”.

Esta “invasión”, fue generando ciertos resquemores en los llamados millennials, ya que, “como siempre ocurre en edades tempranas, los jóvenes buscan distanciarse de los mayores. Antes se rebelaban encerrándose en sus cuartos; ahora, evitando tener contacto con adultos en las redes sociales, especialmente si son sus padres, tíos y ni hablar de abuelos”, añade la psicóloga Fabiana Granados. Esto, sumado a las tendencias en el uso de las diferentes plataformas, marcó una distancia entre las redes sociales al punto tal de pensar que existen redes exclusivas para “viejitos”, tal como lo manifiestan los propios millennials y generación Z.

Por qué Facebook se convirtió en una red social de abuelitos 3

¿A quién le hubiese gustado cruzarse con papá o mamá en pleno boliche un fin de semana? Seguro que a nadie; es muy común buscar ese espacio “donde poder vincularnos con nuestros pares, con aquellos con los que compartimos todo un cúmulo de intereses” y, obviamente, vamos a resistir a que otros invadan esos espacios. Pero, ¿qué pasa cuando los demás logran ingresar? Esto ha llevado a que los más jóvenes modifiquen sus conductas y dejen vacíos esos espacios invadidos por los adultos. Por ejemplo, es el caso de las redes sociales, “Facebook fue furor entre los jóvenes en sus primeros años pero, de un tiempo a esta parte, los millennials cedieron el espacio a los más grandes para ellos sembrar su vida en otras plataformas”, añade Granados. Y esto resulta muy evidente ya que, para la generación del milenio, quien usa Facebook, son “abuelitos”. "Sólo conservamos nuestros perfiles para poder estar en contacto con nuestros padres pero, es un espacio que ya no nos pertenece”, afirman Martín de 16 años y Joana de 17.

¿Y hacia dónde emigran los millennials? Hacia aquellas redes donde todo es más rápido, atractivo y fugaz, por ejemplo, Instagram. La tecnología evoluciona tan rápido que, cuando una persona mayor aprende -al fin- a usar una plataforma y cree manejarla a la perfección; el mundo digital le da un golpe dando vida a nuevas plataformas, que los jóvenes solo demoran minutos en aprender, y usar, obviamente. Si bien, Facebook fue el gran precursor del mundo de relaciones virtuales, hoy en día, “no es el elegido por los más jóvenes”, afirma Martín.

Por qué Facebook se convirtió en una red social de abuelitos 4

Cabe destacar que la instantaneidad de Instagram también nos habla de cómo es la generación del milenio: “mucho más veloces, más creativos y ansiosos. No demoran en entender el uso de las tecnologías, así como tampoco demoran en aburrirse de ellas”, dice Lafuerte. Según un estudio realizado por la Universidad de Oxford, cerca de 63% de los jóvenes de hoy tiene una cuenta en esta red social y sube contenido a diario. Mucho de ese contenido se pierde tras 24 horas de haber sido compartido por lo fugaz de su duración. “Es curioso pero, este es un dato interesante para pensar en las generaciones que se vienen ya que son mucho más sencillas y concretas. No dan tantas vueltas, como los adultos, sino que resuelven las situaciones con más practicidad”, añade la psicóloga.

Si bien no acceden con la misma frecuencia a estas redes donde sus antecesores están incursionando; afirman que no se desligan del todo ya que “es el medio por el que muchas veces nos comunicamos con ellos (además de WhatsApp)”, dice Joana. Comparten fotos, videos, momentos e, incluso, algunos comentarios; aunque no es en todos los casos ya que “hay muchos que tienen bloqueados a sus familiares o directamente no aceptan sus solicitudes de amistad. Lo hacen para permanecer separados o para demostrar su intimidad y que ese es su espacio”, añade Martín. 

Por qué Facebook se convirtió en una red social de abuelitos 5

Según una encuesta realizada por la Pennsylvania State University, los adultos mayores (ya hablamos de la generación de abuelos, no tanto de padres), se animan a meter mano en las redes sociales para contactarse con amigos de la infancia e incluso con familiares que no ven hace muchos años. “Esto pone en evidencia lo importante que es (en las personas mayores) el reforzar los vínculos. Es como una sensación de no estar solos ni lejos de los demás”, reflexiona Granados. Igualmente, lo jóvenes afirman que “muchas veces no nos vamos de Facebook porque sabemos que el ver nuestras fotos o saber lo que estamos haciendo les hace sentirse cerca nuestro e incluso los emociona o pone felices”, agrega Joana.

Este podría ser el motivo que lleva a los adultos mayores a incursionar en el mundo virtual: el sentirse cerca. Y, no sólo eso, sino que ayuda a mantener a los abuelos en actividad ya que “su cerebro se retroalimenta al tener que aprender algo nuevo y ponerlo en práctica con frecuencia, los invita a socializar y eso les devuelve una pizca de juventud”, añade Granados. 

Por qué Facebook se convirtió en una red social de abuelitos 6

Según las profesionales, otro elemento que puede ser la razón de que los adultos mayores quieran estar en Facebook es la “curiosidad”. O sea, el conocer qué es lo que ocurre en el mundo que tanto atrajo a los más jóvenes. ¿Quién no recibe saludos de su abuela o es etiquetado en alguna foto o publicación? Seguro son pocos porque, según el estudio de la Pennsylvania State University, cada vez son más los abuelos que se suman a las redes. Asimismo, dicho estudio afirma que este nuevo público irá -poco a poco- amoldándose cada vez más (y mejor) a las nuevas plataformas, lo que llevará a dichas plataformas a adaptarse a las necesidades de los mayores. 

Lo cierto es que las redes sociales ya no son exclusivas de una generación o sector poblacional. Sólo basta una pizca de curiosidad y voluntad para inmiscuirse en el entorno digital y vivir la experiencia que durante mucho tiempo se pensó que era exclusiva de los jóvenes. Si bien, los millennials quieren marcar distancia en el mundo virtual, los de mayor edad van recogiendo lo que aquellos dejan en el camino y, sin querer –o queriendo- van ocupando espacios en las llamadas redes sociales.

Si ya descubriste por qué los jóvenes dejan Facebook, también checa las redes sociales que sí valoran tu privacidad y por qué las parejas en Facebook pueden ser menos felices de lo que aparentan.

Referencias: