Los problemas que tendrá la humanidad cuando pueda vivir para siempre

Jueves, 13 de julio de 2017 14:02

|Carolina Romero

 


Actualmente, la persona de la que se tiene registro de vida más longeva es Jeanne Louise Calment, una mujer de origen francés que vivió 122 años y 164 días. Ésta nació cuando aún era en el siglo XIX y murió en 1997. ¿Imaginas todo lo que vieron sus ojos? ¿Cuántas amistades ha visto morir? ¿Cuántos cambios vio pasar en el mundo?

Jeanne Louise Calment en su juventud

Estos casos han inspirado a la ciencia. Un reciente estudio publicado en la revista Nature asegura que, contrario a lo que se pensaba, es posible que la vida humana no tenga un límite definido. Según los investigadores, la esperanza de vida mundial ha aumentado en los últimos años y se espera que esta tendencia continúe hasta un tiempo indeterminado.

«Debido a que no podemos detectar ningún límite, es posible que de hecho no haya límite (…) El promedio de vida humana continúa aumentando dramáticamente y la máxima esperanza de vida humana parece seguir. No veo ninguna razón biológica estadística o demostrada de cómo sabríamos que esto debe detenerse» explicó Siegfried Hekimi de la Universidad McGill para USA Today.

Si la vida continuara extendiendo sus límites, podría llegar un momento en que rebasara varios cientos de años. Incluso podría suceder que en el futuro, se encontrara una manera de postergar la vida para siempre. A primera vista, esto podría parecer una buena idea, un "éxito" para la ciencia y para la humanidad, sin embargo, podría resultar ser más conflictivo de lo que crees. Si aún lo dudas, a continuación te presentamos algunos inconvenientes que tendrá la humanidad cuando pueda vivir para siempre:

-
Falta de alimentos y agua

La población mundial ha crecido exponencialmente en los últimos años. En 1800 habían aproximadamente 910 millones de habitantes humanos en el planeta tierra y apenas en 2015, sumaron más de 7 mil 300 millones. Según los cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) esta cifra aumentará a 9 mil 700 millones para 2050 y en el 2100, ascenderá hasta 11 mil 200. Estos números, naturalmente, contemplan la tasa de mortalidad. Entonces, ¿imaginas cuántos seríamos si sumáramos a todos los humanos presentes y futuros? La escasez de alimentos y de agua es ya un severo problema que azota a diversas partes del planeta. Es inimaginable cómo sería en unos años.

-
Contaminación
 

Basándonos en los datos anteriores, tratemos de imaginar cuál sería la magnitud de la contaminación. Claramente, todos los humanos existentes tendrían que consumir combustibles, desechables y de manera inevitable, dejarían una huella ecológica importante. Eso multiplicado por los miles de millones de habitantes lograría, con certeza, que el planeta colapsara. «Debido al cambio climático, están aumentando las temperaturas y las concentraciones de dióxido de carbono, factores que favorecen la producción de polen, que se ha asociado a un incremento de las tasas de asma en los niños», informó la OMS. Quizá estaríamos vivos, pero sumamente enfermos.

-
Sectarismo
 

Para hacer perdurar la vida sería necesario hacer modificaciones genéticas importantes. Es decir, para lograr no morir, sería obligatorio someternos a tratamientos médicos o tecnológicos. Pero, ¿esto sería accesible para todos? Al menos que así fuera, nos encontraríamos en un grave problema. ¿Cómo manejaríamos el hecho de que algunos sí tuvieran esa oportunidad y a otros les fuera negada?

-
No habría límites

Sí, es muy inspiradora y excitante la idea de ser totalmente libres. No tener que preocuparnos por la muerte nos daría, sin duda, una perspectiva existencial completamente distinta. ¿Temeríamos lastimar a alguien?, ¿procuraríamos los cuidados en la alimentación, ejercicio, o hábitos de sueño? Si no morimos, podríamos hacer cualquier cosa, sin medida ni precaución. Podríamos manejar a mil por hora, saltar desde edificios altos y consumir drogas y alcohol sin temor a “pasarnos”: ¿Sería eso óptimo para nuestra salud mental?

-
Mermaría el sentido de la vida

La muerte es nuestro motor. Nos levantamos todos los días teniendo mil planes en la cabeza sobre lo que queremos hacer en nuestra vida. “Quiero viajar”, “quiero terminar esta carrera”, “quiero aprender chino”, “quiero saltar del paracaídas”. Si lo piensas, todas esas expectativas sobre el futuro, están fundamentadas en nuestra consciencia de seres finitos. Sabemos que vamos a morir en algún tiempo, eso nos obliga a movernos, buscar, experimentar. Cuántos no hemos dicho: “¡No me quiero morir sin hacer esto!”. Si carecemos del horizonte de la mortalidad, ¿pondríamos el mismo empeño en nuestros días?

-
Obligación de vivir

Existen diferentes escenarios, pues la vida eterna es aún sólo una hipótesis. Pero imaginemos que tendremos la oportunidad de vivir y nuestra familia y amigos —todo el resto del mundo—también. ¿Podrías aguantar el hecho de pensar que “para siempre” vas a estar vivo? Aunque nunca sufrirás la perdida de un ser querido, los ajetreos propios de la existencia continuarán; conflictos emocionales, psicológicos, económicos, políticos seguirán en el mundo. Incluso, muy probablemente, aumenten dadas las permanentes condiciones. ¿Si decidieras que no quieres eso para la eternidad?

-

Aunque la investigación citada no puede ser del todo comprobable, es muy plausible que la esperanza de vida continúe aumentando con el paso del tiempo. Citando de nuevo a Siegfried Hekimi «Hace trescientos años, muchas personas vivieron sólo vidas cortas. Si les hubiéramos dicho que un día la mayoría de los seres humanos podrían vivir hasta 100, habrían dicho que estábamos locos».

A veces deseamos cosas sin saber lo que implican. La inmediatez nos hace dar por hecho miles de situaciones diarias sin poner un poco de empeño en repensarlas. La muerte es, sin embargo, esa clase de cosas que siempre merecen una segunda o tercera consideración. Es, sin duda alguna, un asunto que nos concierne todos los días.

**

¿Sabes cuántas civilizaciones extraterrestres viven en el Universo?, descúbrelo aquí. Además, conoce el Planeta X, una amenaza que podría terminar con la Tierra.

*

Referencias

Nature
Big Think
Usa Today
Mc Gill
La Vanguardia

 Fotos

Unsplash



REFERENCIAS:
Carolina Romero

Carolina Romero


  COMENTARIOS