NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Por qué cada vez estamos más lejos de encontrar vida en otra planeta y de llegar a las estrellas

11 de enero de 2018

Alejandro Rodríguez Castillo

Los viajes al espacio no son como en las películas de ciencia ficción, pero existen alternativas dignas de una.

¿Qué piensas cuando miras hacia el cielo por las noches? Tal vez en tu tierna infancia o incluso en una edad más avanzada, te preguntaste cómo llegar a las estrellas. ¿Qué hay más allá? Hoy, sabemos que el Sol es una estrella, es la más cercana a nuestro planeta, gracias a ella tenemos luz natural y la circundan ocho planetas —según la Unión Astronómica Internacional, Plutón es un planeta enano y por lo tanto no lo tomamos en cuenta en la nomenclatura—. Razón por la que no es difícil ver las cientos de estrellas que aparecen por las noches y teorizar que éstas a su vez tienen un par de planetas a su alrededor conocidos como exoplanetas.


El escritor británico Arthur C. Clarke dijo alguna vez: "O estamos solos en el Universo o no lo estamos. Las dos perspectivas son aterradoras". La ciencia ficción ha teorizado en diversas ocasiones con respecto a este tema. Al ser la luna el orbe más cercano a nosotros y del que tenemos una imagen más clara, muchos lo plantearon como un escenario probable en el que pudiera darse la vida. Los libros De la tierra a la Luna de Julio Verne; Los primeros hombres a la luna de H.G Wells; y la película Viaje a la luna de Gaston Méliès son un ejemplo de esto. Incluso existe un cuento mexicano precursor de la ciencia ficción llamado “Sizigias y cuadraturas lunares…”, escrito en el siglo XVIII por el yucateco Antonio de Rivas, quien ve a la Luna como un lugar propicio para fundar una nueva civilización.



En 1969, el Apolo 11 logra llegar a la Luna y se convierte en la primera nave tripulada por seres humanos en lograr esta proeza. Aunque se tenía la ilusión, alimentada por la fantasía y la ciencia ficción, de encontrar vida, en ese entonces ya se teorizaba que esto no era posible; con la llegada del Apolo 11 y las investigaciones posteriores la teoría se confirmó. El siguiente escenario propicio para hallar a nuestros vecinos interestelares era el planeta Marte; sin embargo, hoy sabemos que es posible que ningún planeta de nuestro sistema solar se encuentre habitado.


¿Y qué hay de los exoplanetas? Conforme los descubrimientos avanzan, las teorías de la ciencia ficción hacen lo mismo y nos presentan invasiones extraterrestres de seres provenientes de planetas cada vez más lejanos y desconocidos. Incluso no falta aquel que afirma la existencia de visitantes interplanetarios entre las calles de cualquier ciudad o en la construcción de civilizaciones antiguas. Pero, ¿qué tan posible es esto?


Para comenzar nuestro pequeño análisis, hablemos del ya mencionado Apolo 11. Esta nave tripulada por los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins tardó ocho días para llegar a la Luna y tuvo que viajar 384 mil 400 km. Pensemos en los siete exolplanetas que orbitan alrededor de Trappist-1, una enana roja del tamaño de Júpiter, y que tienen las condiciones necesarias para poder albergar vida. Hablo de estos exoplanetas porque son de los más cercanos a nuestro sistema solar, su distancia es 40 años luz, poca si nos referimos a viajes interplanetarios. Para poder llegar se tendría que construir una nave capaz de viajar a la velocidad de la luz, el tiempo estimado de traslado sería de 40 años.



Sí, el tiempo necesario resulta poco alentador, y existen más puntos negativos, pues según los avances físicos, tecnológicos y de ingeniería, es prácticamente imposible construir una nave con la capacidad de viajar a la velocidad de la luz, al menos en nuestros días. Quien lo logre no sólo ayudará a los viajes interestelares, sino que descubriría la forma de viajar en el tiempo —denle un Nobel a ese muchacho—. Una posible solución sería la de atravesar un agujero de gusano —hipótesis que también nos llevaría a lograr un viaje en el tiempo exitoso—, el problema radica en el funcionamiento de dichos agujeros, pues no sabríamos a dónde nos llevarían, cómo regresar y, lo peor, ni siquiera se sabe si existen, ya que hasta ahora se encuentran en el terrible cajón de las teorías sobre el Universo.


Hagamos lo mismo que hace la ciencia ficción: realicemos hipótesis. Imaginemos que se logra construir una nave capaz de viajar a la velocidad de la luz, así, el viaje hacía dichos planetas nos tomaría los 40 años antes mencionados. Neil Armstrong tenía 39 al momento de llegar a la Luna; si un astronauta con su experiencia pudiera realizar el viaje a los exoplanetas, llegaría a su destino con la avanzada edad de 79 años. Si logra mantenerse con buena salud, sólo podría realizar una investigación de reconocimiento y mandar la nave con el informe, ya que dudo que él —o ella— logre llegar con vida a casa.


Una de las ideas que más me gustan es la de una familia interestelar. Tomemos en cuenta la nave anterior, pero en vez de estar tripulada por un par de hombres o mujeres, está tripulado por un par de familias, todos los miembros están adiestrados para realizar viajes espaciales. Así, la primera generación podría realizar el viaje de reconocimiento y la segunda regresar a casa con el informe. Incluso esta idea nos ayudaría a llegar más lejos; las primeras dos generaciones podrían realizar un viaje más largo y el segundo par el informe de regreso.



Tal vez las estrellas quedan muy lejos, pero no todo está perdido, puede que existan civilizaciones futuras que descubran algún tipo de energía para realizar viajes más largos. Incluso resulta interesante el hecho de no conocer la anatomía de seres extraterrestres —si es que existen— o sus avances tecnológicos. ¿Quién sabe? Tal vez seres de otro planeta ya aprendieron a controlar los agujeros de gusano o a construir máquinas capaces de llegar a la Tierra, o puede ser que mañana nos llevemos una sorpresa caída del cielo. Por lo pronto, nos queda responder a la pregunta: ¿qué tan lejos estamos de las estrellas? No lo sé, a mí me gusta pensar que la llegada a las estrellas queda a un sueño de distancia.



**


Conoce cuáles son los 5 misterios del Universo que la ciencia aún no ha podido resolver.


**

 

Bibliografía:

“Agujeros de gusano” en Astromía, (revisado el 10/01/18 en http://www.astromia.com/universo/agujerosgusano.htm).

“¿Qué es un planeta?” en NASA Space Place, Estados Unidos, 1 de abril 2015 (revisado 10/01/18 en https://spaceplace.nasa.gov/planet-what-is/sp/).

“Voyager a las estrellas” en NASA Space Place, Estados Unidos, 13 de febrero 2013 (revisado 10/01/18 en https://spaceplace.nasa.gov/voyager-to-stars/sp/) .

“¿Hay vida en marte? En 2018 lo descubriremos” en Quo, México, 29 de agosto del 2017 (revisado 10/01/18 http://www.quo.es/ciencia/hay-vida-en-marte-en-2018-lo-descubriremos).

Kaku, Michio, Física de lo imposible, México, Debolsillo, 2013, p.p: 383.

Virgen, Lucy, “20 de julio de 1969 - Llegada del primer hombre a la luna” en Red universitaria de Jalisco, Guadalajara, 20 de Julio del 2012 (revisado 10/01/2018 http://www.udg.mx/es/efemerides/20-julio).

TAGS: Ciencia ficcion Universo
REFERENCIAS:

Alejandro Rodríguez Castillo


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Señales de que podrías tener problemas en la próstata Es tan lindo saber que ahí estarás todas mis noches "Las oscuras primaveras": La película que nos muestra lo que somos capaces de sacrificar por sexo Cómo coquetear con alguien la primera vez que lo conoces Para mi mejor amigo Rompiste corazones, quebraste almas, pero a mí me destruiste toda

  TE RECOMENDAMOS