Por qué lo monos siguen siendo monos y otras preguntas necesarias sobre la teoría de la evolución

jueves, 13 de julio de 2017 5:57

|alejandro lopez


En todo el mundo (excepto en Turquía), la teoría de la evolución forma parte del conjunto de conocimientos que a todo niño se imparten durante la
educación básica. A excepción de aquellos que se interesan en la ciencia y reciben educación superior sobre el tema, el adulto promedio crece con una vaga idea que, grosso modo, concibe a la evolución como un fenómeno cuyo mayor logro, y más acabada explicación, está en una ilustración poco precisa que presenta a hombres más o menos barbudos que se anteceden según lo erecto de su andar y el atractivo físico que cargan consigo.

Tal desinformación abre un abismo de dudas y malinterpretaciones sobre las cuestiones más básicas de la evolución, aun cuando se trata de la piedra angular de la biología moderna, una teoría sofisticada con un razonamiento poderoso que habría de cambiar de forma decisiva la forma en que se concibe la vida desde entonces. ¿Cuáles son las principales dudas que aquejan al gran público sobre uno de los pilares de la ciencia moderna? Aquí algunas consideraciones:

 

“¿Por qué la evolución no explica el origen de la vida?”

La teoría de la evolución es una explicación científica del devenir de la vida en la Tierra que describe la forma en que las especies cambian a través del tiempo y cuáles son los factores que influyen en tales transformaciones. A pesar de que la evolución está íntimamente relacionada con el estudio de los albores de la vida, no se trata de un intento por determinar el origen de la misma, sino la diversificación y multiplicidad de sus formas. La evolución no explica (ni pretende explicar) el origen de la vida.

-

“¿Por qué los monos siguen siendo monos y no evolucionan en humanos?”

Esta duda es una de las más frecuentes en el gran público y es frecuentemente utilizada como un “argumento” desde la religión y otros sectores escépticos de la evolución. El error argumentativo parte del malentendido de una premisa básica: los humanos no provenimos del mono. En realidad, ambas especies tenemos un ancestro común ‘reciente’, a tal grado, que compartimos más del 90 % de similitud genética con los chimpancés. Sin embargo, eso no significa de ningún modo que el proceso evolutivo de los simios siga el mismo curso que el humano.

-

“La evolución es sólo una teoría”

La teoría de la evolución –como el resto de teorías científicas– nació como un postulado que trataba de explicar la transformación y el origen de las especies a través del tiempo. El propio Darwin estructuró un conjunto ordenado de principios causales y relaciones que dieron cuerpo a la evolución darwinista, misma que se comprobó a través del estudio de cientos de especies vivas alrededor de la Tierra. Además de una teoría que explica de forma satisfactoria la realidad, con hipótesis demostradas una y otra vez, la evolución es un hecho histórico y biológico que de acuerdo con el razonamiento científico, hoy día resulta innegable.

-

“La evolución es aleatoria y siempre benéfica”

El intrincado proceso de evolución de una especie se basa en distintos mecanismos, como las mutaciones que proveen variación genética, la migración o la selección natural. A pesar de que las mutaciones son un proceso aleatorio, el mecanismo primigenio y principal motor de la evolución, la selección natural, no lo es: ésta se encarga de favorecer la reproducción de aquellos organismos cuyos rasgos responden mejor a su entorno, provocando a largo plazo adaptación al medio.

-

“¿Por qué los humanos no seguimos evolucionando?”

El objetivo de la evolución es la creación de organismos mejor adaptados al medio para su subsistencia. En el caso de los seres humanos, la capacidad de razonamiento y la conciencia han cambiado drásticamente las necesidades que hace 20 mil años aquejaban a nuestra especie. El uso de la tecnología y el conocimiento en áreas como la medicina, la agricultura o la ingeniería han facilitado nuestra vida, por tal motivo, el proceso evolutivo de los humanos es distinto al del resto de seres vivos y está influenciado por los factores anteriormente descritos, pero esto no significa que la evolución no está en marcha en nuestra especie.

*
Referencias

The Conversation
Berkeley.edu
Futurism

TAGS: Ciencia
REFERENCIAS:
alejandro lopez

alejandro lopez


  COMENTARIOS